TZ Montjuic
Yamaha TZ: la preferida de los privados

La Yamaha TZ 250 es seguramente la “dos y medio” más popular de la historia pero la costó mucho a Yamaha ver a un piloto coronarse a lomos de su moto; de hecho hasta su décima temporada de vida no lo consiguió.

Autor:
Juan Pedro de la Torre
Foto:
M. Bula-FIM/Archivo Motoworld
Publicado el 22/08/2018
TZ Montjuic

Yamaha siempre tuvo una larga tradición en el desarrollo de modelos “carreras cliente” para pilotos privados. Desde 1962, un año después de su desembarco en el campeonato, la marca de Iwata ofrecía modelos de producción para 250, y a partir de 1969 amplió la cobertura a la categoría de 350. Entre 1964 y 1968 Yamaha estuvo presente de forma oficial en el Mundial de 250 con sus especialísimas RD05 –una “dos tiempos” con motor V-4-, pero la retirada del equipo de fábrica marcó un cambio de estrategia en Yamaha, y no supuso, ni mucho menos, la desaparición de la marca del Mundial. A partir de 1969 Yamaha desarrolla la TD2, una 250 “carreras cliente” más modesta, bicilíndrica en paralelo refrigerada por aire, que fue recibida con entusiasmo por los pilotos de la categoría. Y esa iniciativa se repitió en 350, desarrollando la TR2, construida a imagen y semejanza de su hermana menor. El resultado fue un éxito, porque ambas categorías se llenaron de blancas e inmaculadas Yamaha.

Las TD2 y TR2 fueron el anticipo de las modernas “dos tiempos” en las categorías intermedias, pero mientras que en 350 la TR2 tenía que medirse sin muchas opciones con un poderoso enemigo como era la MV Agusta tricilíndrica, en 250 la TD2 tenía muchas más posibilidades. De hecho, en 1969 Kent Andersson quedó subcampeón de 250. Y no sólo eso: no dio opción a ninguna otra moto desde entonces. Rodney Gould (1970), Phil Read (1971), Jarno Saarinen (1972), y Dieter Braun (1973) lograron el título de 250 con las siguientes evoluciones de la moto. En 1972 se producen las primeras pre-series de la TZ 250, que ya cuentan con refrigeración líquida.

Sería Jarno Saarinen quien demostraría la verdadera capacidad del prototipo, tanto con la TD2 como con la TR3, con la que apretó las clavijas a Giacomo Agostini y su MV Agusta, hasta el punto de que la marca de Gallarate tuvo que poner en pista una 350 cuatro cilindros para poder frenar a Saarinen y su Yamaha.

TZ2

Llegan las TZ

La producción de las esperadas TZ 250 y 350 se retrasó seis meses, así que las nuevas motos no aparecerían en escena hasta principios de 1973. Saarinen era el encargado de llevar la TZ 250 de fábrica y la OW19 -la primera 500 de Yamaha-, pero su muerte en el Gran Premio de las Naciones, en Monza, interrumpió la brillante andadura de las nuevas motos, provocando la retirada de Yamaha en señal de duelo. Ese año el campeón sería Braun, que inició la temporada con una TD3 pero la terminó a lomos de una TZ 250, ya que como muchos otros clientes de Yamaha, Braun procedió a una actualización de su material a mitad de temporada, cuando las nuevas motos estuvieron ya disponibles, por lo que no podemos decir que ese título fuera completamente imputable a la TZ.

Desde 1970, Yamaha reinó en la categoría con gran autoridad, siendo la marca empleada por la mayoría de los pilotos. En 1972, las TD y TZ ocupan casi el 90 por ciento de la parrilla de la categoría, y en 1973 sólo dos Harley-Davidson y dos MZ –pero no en todas las carreras- rompen el monopolio Yamaha.

Estaba cantado que el futuro de la categoría estaba en manos de la Yamaha, pero a pesar de su superioridad numérica, ningún piloto logró coronarse campeón a lomos de la TZ 250. Desde el título de Braun en 1973, tendrían que pasar nueve años hasta que por fin un piloto pudiera ganar el Mundial a lomos de una Yamaha TZ 250. Durante todo ese tiempo, primero Harley-Davidson (1974-1976) y posteriormente Kawasaki (1978-1981), acapararon todos los títulos. Incluso en 1977, una de las temporadas más extrañas e inciertas que se recuerdan, en la que se empleó por primera vez el sistema de puntuación de puntos brutos, Yamaha logró el éxito. Ni empleando el sistema de puntos netos habría cambiado el resultado: Mario Lega, con la Morbidelli, habría sido igualmente el campeonato.

En 1977 aparece con fuerza la que sería una gran rival de la TZ, la Kawasaki KR, con motor bicilíndrico en tándem, que tanto en su versión 250 como 350 terminó arrebatando protagonismo a la Yamaha. Las cuatro siguientes temporadas, de 1978 a 1981, la KR 250 se llevó las dos primeras plazas del campeonato, mientras que la TZ 250 se tenía que conformar con un segundo plano que no correspondía con su mayoritaria presencia en la parrilla. Seguía siendo la elección principal de los pilotos de 250, a pesar de que Kawasaki puso en pista una serie de motos “carreras cliente” muy competitivas. La TZ era una opción interesante, pero para hacerla suficientemente competitiva era necesario realizar una importante inversión en mejoras.

Ese periodo de hegemonía de la TZ 250 fueron años de gran riqueza en el apartado técnico, marcados por una incipiente creación de bastidores para los motores TZ. Muchos fabricantes como Spondon, Bimota, Nico Bakker o Maxton realizaron chasis para los motores TZ 250 y 350. Pero fue en la primera mitad de los ochenta cuando hubo mayor proliferación de artesanos, aunque en ese caso la mayoría se decantó por el motor Rotax en tándem, quedando reducido el TZ a un menor número de preparaciones.

Jean Louis Tournadre

Pero en 1982 llegó el momento de ganar, y fiel a la idea que lo engendró, la TZ 250 consiguió, por fin, su primera corona de la mano del piloto privado Jean Louis Tournadre, que en un agónico final de año se impuso por un solo punto a Mang y su Kawasaki KR oficial.

Fue ganar Tournadre, y la TZ comenzó a acumular títulos. Simplemente, la desaparición de los equipos de fábrica en la categoría –Kawasaki fue el último presente de modo oficial-, permitió a Yamaha campar a sus anchas en el campeonato, y en esa lucha entre iguales la TZ volvió a mostrar su eficacia. En 1983 Carlos Lavado se imponía con autoridad con la moto del equipo Venemotos.

 

Pero el tiempo de los privados había llegado a su fin. En 1985 Honda desembarcó con todo su potencial. Puso en pista varias motos oficiales, las NSR, desarrolladas por Freddie Spencer, y con varios pilotos recibiendo material privilegiado, como el incombustible Mang, Fausto Ricci, Alan Carter, o Jacques Cornu. Lavado y Martin Wimmer se convirtieron en los únicos capaces de sacar partido a la TZ, pero su rendimiento nunca estuvo a la altura de la NSR. Yamaha decidió contraatacar ese mismo año, y desarrolló una moto completamente nueva: la YZR 250, con motor en V y chasis Deltabox a imagen y semejanza de la 500. A partir de 1986 los pilotos oficiales de Yamaha comenzaron a utilizar la YZR, con la que Lavado lograría su segunda corona esa misma temporada.

Yamaha mantuvo en producción la TZ con cilindros en paralelo hasta 1990, y partir 1991 desarrolló una “carreras cliente” con motor en V, pero los tiempos en que los privados tenían alguna oportunidad habían llegado a su fin, y la reina de la parrilla terminó destronada, y con solo tres coronas en 1973 y 1990. cuando cesó la producción de este modelo.

Texto:

Juan Pedro de la Torre

Fotos:

M. Bula-FIM/Archivo Motoworld

Lo más visto

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #93: ¡Rommel contra Montgomery!

La Triumph Tiger 800 XCa y la BMW F850 GS protagonizan un duelo trail a la europea. Descubrimos el nuevo SYM Cruisym 125, un scooter GT de buena relación calidad/precio y probamos los deportivo Dunlop SportSmartTT. Además repasamos cómo han cambiado los sistemas de puntuación en el Mundial y conoceremos cómo es la Honda CBF 125 que ha llegado a Mongolia. Analizamos las claves del éxito del Yamaha T-Max y visitamos la edición renovada de los BMW Motorrad Days. Por último, los amigos de Powering Offroad nos acercan algunos consejos sobre entrenamiento.