Moto1pro
Te tienes que reír

Te tienes que reír

De todas las conclusiones que saco con el arranque de MotoGP en 2022, la de que nunca aprenderé a no hacer apuestas, es la más importante de todas.

Redacción Moto1pro
Diego Lacave
Foto
MotoGP
Fecha06/03/2022

Hablamos de:

Te tienes que reír
Redaccion Moto1pro
Diego Lacave
Foto
MotoGP

fecha06/03/2022


Un triplete italiano en el Gran Premio de Qatar, en el estreno de la temporada 2022 de MotoGP, hubiera sido una apuesta audaz. Pero un dólar sobre este triplete (Migno, Vietti, Bastianini) habría rentado más que una primitiva.

Las sanciones (y las que no hubo) influyeron en la carrera de Moto3 y todo apunta que decidirán el título de este año. Pero esto es algo que debe quedar en el territorio de prensa y aficionados: los pilotos tienen más motivos que razones para tragarse su orgullo y dar gas con la cabeza puesta en Dirección de Carrera.

En Moto2 estábamos todos tan obsesionados con Pedro Acosta que la tele seguía pendiente de su remontada después de ponerse último en la primera curva. Ganó un italiano del que están muy bien informados los que sí saben de esta categoría.

Resulta inquietante que Vietti, en Moto2, le dedicara su victoria a una niña (de apellido Rossi) recién nacida; mientras que el ganador de MotoGP homenajeara, con la suya, a alguien (Fausto Gresini) que el Covid se llevó antes de tiempo.

Enea Bastianini. Con la Ducati del año pasado. Pecco llevándose a Jorge a la grava: las versiones de 2022, por los suelos. Y la foto que traigo, al pelo: porque te tienes que reír. De uno mismo, de lo que creemos que sabemos; y sobre todo de lo que nos cuentan.

La temporada de MotoGP más larga de la historia ya apunta a la más incierta. En todas las categorías. Qatar apaga sus luces y Foggia o Masiá dejan de ser favoritos, Acosta deja de ser un tiburón y Marc Márquez ya no es un marciano intocable.

Porque si hay un momento clave de este domingo en el Circuito de Losail, parroquia, es el hachazo que Aleix y su Aprilia le pegan al que no ha sido el mejor de Honda, ganado también hoy (a pesar de irse largo) por el otro Espargaró que lleva la misma moto.

O sea: que los pilotos de la parrilla de MotoGP no sólo le han perdido definitivamente el respeto a Marc Márquez. Es que ahora todos (¡todos!) tienen herramientas suficientes para “meterle cuello” sin complejos.

Lo ha dicho Pol: “sí: esta es la moto que quería”. Fin de la cita. La sensación que flotaba en algunos ambientes sobre que Marc arrasaría se ha diluido hasta dentro de quince días por lo menos.

Siempre dejo en segundo plano los detalles técnicos, pero este es absolutamente determinante: esta carrera ha sido escandalosamente más rápida que las dos del año pasado. Marc Márquez lo ha señalado como un detalle importante; y no sólo lo es: lo seguirá siendo el resto del año.

Esto significa más incertidumbre. Esto supone más pilotos jóvenes apretando. Esto obliga a todos a hacer un esfuerzo extra. No sólo Marc o Pecco, líderes con contrato: también los pilotos que buscan firmar uno nuevo, muy pronto. Y prensa y aficionados, en fila de a uno, agachando la cabeza. Si haces apuestas, te tienes que reír.