Moto1pro
Yamaha R7: Una deportiva para el día a día

Yamaha R7: Una deportiva para el día a día

La Yamaha R7 hereda la fiable mecánica de la superventas MT07 y le añade un carácter deportivo y polivalente: destaca en el día a día, de viaje o ¡hasta en circuito!

Facebook
Twitter
Whatsapp
Redaccion Moto1pro
Redacción
Foto
Yamaha
Fecha26/06/2023
Yamaha R7: Una deportiva para el día a día
Facebook
Twitter
Whatsapp
Redaccion Moto1pro
Redacción
Foto
Yamaha

fecha26/06/2023


Yamaha ha rescatado las siglas “R7” de su mítica deportiva de edición limitada dedicada a la competición, para lanzar una moto deportiva pero mucho más polivalente y en línea con el mercado de pleno siglo XXI. El punto de partida de esta R7 es la popular naked MT07, una superventas de la que toma el bastidor y motor, adaptando ambos a un uso más deportivo y dotándola de un completo carenado que además del aspecto más agresivo propio de una “Yamaha R” también mejora sus cualidades ruteras amén de ofrecer superior velocidad máxima.

La Yamaha R7 ofrece una destacada polivalencia gracias a esta combinación: su agradable motor hace fáciles los desplazamientos urbanos o extraurbanos del día a día, manteniendo un bajo consumo y poco mantenimiento. Si el fin de semana decidimos hacer una salida turística, saca a relucir su carácter sport permitiendo llegar más lejos y andando más confortables en vías rápidas gracias a su aerodinámico carenado. Y si queremos quemar adrenalina, en carreteras de curvas o mejor todavía en circuito, sale a relucir el ADN deportivo de Yamaha con el que podremos divertirnos a fondo… e incluso competir, en la cada vez más popular Copa Yamaha R7 de bajo coste.

Yamaha R7: Una deportiva para el día a día

Yamaha R7: así es

El chasis original de la MT07 se ha reforzado en algunos puntos y monta diferentes suspensiones: nueva horquilla invertida Kayaba, regulable en todos los parámetros. Detrás monta un amortiguador trasero también Kayaba (regulable en la pre-carga del muelle e hidráulico en extensión). Los frenos mejoran con un doble disco delantero de 298 mm mordidos por pinzas monobloque de anclaje radial de 4 pistones opuestos y accionados por una bomba radial Brembo, un toque exclusivo en este segmento. Las llantas son de aleación ligera de diez palos, de bonito diseño y bajo peso, calzadas de serie con unos excelentes neumáticos Bidgestone Battlax Hypersport S22 de estilo deportivo aunque uso polivalente.

El motor es el fiable y probado CP2 de dos cilindros en línea con orden de encendido “CrossPlane” (de ahí sus siglas) propio de Yamaha. Sus 698 centímetros cúbicos ofrecen 73,4 CV a 8750 rpm (también existe versión limitada a 35 kW para carnet A2) y 67 Nm de par a 6500 rpm. Es un motor de buen rendimiento y mucha facilidad de uso, con buena respuesta desde bajo régimen, y del que sacan provecho actualmente hasta cinco modelos de la marca: las trail Tracer y Ténéré 700, la retro XSR 700 y esta R7 además de la MT07. En la R7 se han mejorado las tomas de admisión y cambiado escape, monta un radiador diferente (todo orientado a mejorar el uso intensivo) y se ha alargado el desarrollo final para aprovechar la optimizada aerodinámica de su carenado deportivo (que permite ganar casi un 10 por ciento en velocidad máxima).

El acelerador es también más suave y directo, y el embrague equipa un sistema anti-bloqueo para evitar rebotes de la rueda trasera en retención; como opción hay un sistema de cambio semi-automático (quickshifter). Toda la iluminación es de LED, con un agresivo frontal donde el faro delantero queda escondido en la entrada del “airbox” y lleva dos líneas de luz diurna en los extremos del carenado. La instrumentación es digital con una pantalla sobre fondo negro, y hablando de ergonomía destaca una posición de pilotaje menos erguida que en la naked MT07: asiento ligeramente más alto (835 mm) como consecuencia de la geometría más rápida que hace la moto más ágil, con una distancia entre ejes ligeramente más corta también. Monta semimanillares sobre robustas tijas de dirección en una posición más deportiva que la naked MT07 o por supuesto las trail, sin llegar a ser incómoda y ofreciendo sensaciones más directas.

Unas cosas con otras Yamaha ha sabido aprovechar con esta R7 la excelente base mecánica de la superventas MT07 y adaptarla a un uso más deportivo, de conducción más exigente y activa, pero manteniendo sus virtudes de fiabilidad o facilidad de pilotaje, y ofreciendo todavía notable polivalencia.

Yamaha R7: Una deportiva para el día a día
Yamaha R7: Una deportiva para el día a día
Yamaha R7: Una deportiva para el día a día
Yamaha R7: Una deportiva para el día a día
Yamaha R7: Una deportiva para el día a día
Yamaha R7: Una deportiva para el día a día