Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa

Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa

La BMW S 1000 XR es una moto cómoda y dócil para el día a día pero con carácter de Superbike cuando queremos sensaciones. Puede que sea ¿La moto definitiva?

Alfredo Partida
Lluis Llurba
01/08/2021
Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa
Alfredo Partida
Lluis Llurba

01/08/2021


ASPECTOS POSITIVOS

Comportamiento dinámico
Motor potente y elástico
Equipamiento (de serie y opcional)

ASPECTOS NEGATIVOS

Protección parabrisas (versión sport)
Preinstalación de navegador
Precio

Cilindrada

999cc

Motor

4 cil. EFI DOHC

Potencia

165 cv

Peso

226kg

Carnet

A

Precio

20.748 €

Ver ficha técnica completa

El segmento de motos crossover cada vez está más de moda y la BMW S 1000 XR es una de las integrantes más destacadas de este concepto. Una corriente que se inició en el año 1990 con la Gilera Nordwest a la que siguió la Yamaha TDM, motos cómodas pensadas para el disfrute máximo con un amplio radio de utilización por carretera y que cada día van ganando más adeptos. BMW engloba en su catálogo este modelo en su gama Adventure pero junto con la BMW F 900 XR son las motos crossover de la marca de Múnich.

Renovada y actualizada

La BMW S 1000 XR que hoy nos ocupa recibió una profunda actualización en 2020 que consiguió pulir ciertos detalles de un producto ya muy elaborado. Fueron rediseñados tanto el chasis como el motor, carrocería y detalles en equipamiento que consiguieron hacerla más ligera -nada menos que 10 kg- respecto a su antecesora dejando el peso en la báscula sin accesorios en 226 kg.

El nuevo chasis se denomina Flex Frame y es ahora más estrecho también se han variado las cotas de geometría para hacerla más ágil. La distancia entre ejes aumenta de 1.548 mm a 1.552 mm, pero el avance se reduce de 117 mm a 116 mm. El piloto se encuentra ahora 20 mm más hacia delante, con un manillar 30 mm más estrecho. Eso sí, respecto a la potencia y el par, los 165 cv y 114 Nm que declaraba antes se mantienen pero siendo ya un motor Euro 5.

La versión que hoy probamos -denominada Sport- fue lanzada en 2021 e incorpora ciertos detalles para posicionarse como la versión más deportiva dentro de la gama S 1000 XR. El parabrisas ahumado es más corto, regulable en dos alturas (de modo mecánico y se puede regular en marcha) pero aun llevándolo en la posición más alta nos parece pequeño. Estéticamente queda muy bien pero no protege del aire para largos viajes ni para tallas a partir de 170 cm.

También incluye los colores exclusivos de competición BMW M Motorsport -Blanco sólido / Azul racing metalizado / Rojo racing sólido- escape Akrapovic de titanio, cadena con mayor duración M endurance y display adicional sport en la pantalla TFT.

Sin duda es la versión más apetecible de la gama, con el hándicap del parabrisas, por lo que si el uso que le vas a dar es más viajero, quizás la versión estándar sea la adecuada o tendrás que incluir como equipamiento opcional una pantalla más alta.

Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa

Deportiva y cómoda

La BMW S 100 XR Sport destila los colores corporativos de BMW y hay que decir que le sientan de fábula. Estéticamente es una moto muy llamativa, impactante y que sus angulosas y agresivas formas no dejan indiferente a nadie.

La postura de conducción es muy cómoda, una vez que te pones a los mandos parece que llevaras toda la vida con ella. La altura del asiento se encuentra a 840 mm pero con un ancho depósito por lo que tallas por debajo de 170 cm quizás tengan algún problema para llegar bien con los dos pies al suelo. No hay problema porque BMW comercializa dos tipos de asientos adicionales, para adaptar la moto a 860 mm o el asiento bajo a 820 mm.

La posición a los mandos es relajada aunque cargando peso en la zona delantera, no tan erguida como podría ser una moto trail y con las estriberas en una posición adecuada. El manillar es ancho y la disposición de las botoneras es la habitual de BMW, con la típica ruleta para pasar por los menús del display TFT.

Esta pantalla es de 6,5” y goza de una gran visibilidad en todo uso, incluso en días con mucho sol. Su funcionamiento una vez que le coges el truco es sencillo y podrás moverte por los menús de forma rápida. Eso sí, tienes ante ti gran cantidad de datos (Presiones de los neumáticos, dos trips parciales, consumos, autonomía restante...etc.) y regulaciones de la electrónica disponible así que al principio tendrás que dedicarle tiempo para ponerlo todo a tu gusto.

Además, podrás conectar tu smartphone a la moto para mostrar instrucciones de navegación, gestionar música y llamadas en la moto así como disponer en el teléfono móvil de la cantidad de combustible restante, las rutas que has realizado y en las que incluso podrás obtener grados de inclinación, si ha entrado el ABS, el control de tracción...etc. La verdad que la conectividad de esta moto para los más techies es un gran valor añadido.

En mi caso, me sentí más cómodo con el modo de visualización Sport en el que un gran cuentavueltas preside el cuadro de instrumentos teniendo visibles el control de tracción y la fuerza de frenada. Hay que tener cuidado de no estar visionando estos datos continuamente en marcha, pero son datos de interés y que podrás comprobar sus valores máximos una vez que estés parado.

Equipamiento: Todo y más

Normalmente las versiones que nos ceden las marcas para probar suelen llevar bastante equipamiento y BMW no es una excepción poniendo a nuestra disposición la BMW S 1000 XR Sport con casi todos los paquetes de opciones disponibles en catálogo.

De serie ya dispone de faros led, tanto en la parte delantera -con faros simétricos con un gran haz de luz- así como en la parte trasera. Las luces de posición y frenada de la parte posterior se integran en los intermitentes, una decisión que no comparto porque hay espacio en el colin para haber incluido un faro trasero, bien es cierto que al ser luces de led se ven muy bien, pero me sorprende este recurso estilístico más propio de motos custom.

Como hemos comentado los 4 modos de conducción están disponibles en el equipamiento de serie pudiendo elegir e incluso personalizar control de tracción, entrega de potencia del motor, ABS… Las suspensiones incorporan el sistema ESA de fábrica, pudiendo regular desde la pantalla TFT para adaptar la moto a las condiciones de la carretera, si llevas pasajero o comodidad de marcha. Otros detalles de equipamiento que incluye de serie la moto es el sistema de ayuda al arranque en pendiente y un sistema anti wheelie configurable.

Un pero sobre el equipamiento es la preinstalación del navegador que se incluye en el paquete Touring. Se encuentra ubicado encima de la pantalla TFT y molesta la visión sino vas a instalar o usar navegador. Sin duda que para viajes está en una posición excelente pero si no va a ser utilizado en todo momento -como sería mi caso- supone un elemento plástico en un espacio de visión.

Y como elementos opcionales que equipa nuestra unidad y que pudimos probar: El asistente de cambio PRO -una auténtica maravilla y muy recomendable- arranque sin llave, llamada electrónica de seguridad, faros led auxiliares, control de crucero, puños calefactables, caballete central y un Top case -en el que cabe un casco integral-.

En movimiento

Arrancamos y el sonido que brama del escape Akrapovic es música celestial para los oídos... Además, no es un sonido incómodo, realmente tiene el compromiso entre ser un sonido grave pero para nada molesto, así que estética y rendimiento en este caso van de la mano.

Engranamos primera y soltamos el embrague, el tacto de los mandos es muy suave, la moto sale sin problemas. El motor a bajas vueltas es bastante utilizable. Me esperaba una moto con rabiosa potencia arriba y más brusca en la parte baja del cuentavueltas pero no es el caso, la moto puede ser utilizada para recados, pequeños desplazamientos de una manera controlada aunque en ciudad el corto radio de giro del manillar puede penalizar algo al moverte entre coches.

Seguimos metiendo marchas pero esta vez sin embragar, gracias al “quickshifter” bidireccional de BMW. Si me has leído otras veces, para mi es de los mejores cambios que han pasado por la redacción de moto1pro. Es suave, preciso, muy rápido y te permitirá engranar marchas sin desacelerar e incluso bajar marchas sin cortar gas. Es opcional pero más que recomendable para esta moto ya que subir marchas sin tocar el embrague se vuelve adictivo.

Bajo el semicarenado se esconde un motor de cuatro cilindros en línea con 1.000cc y 165 cv muy utilizables, siendo una moto muy dócil y manejable para el día a día pero que a partir de 6.000 rpm cambia de registro y se convierte en una potente Superbike. Es un motor eterno, parece que no tiene fin, aceleras y sigue empujando hasta más allá de las 11.000 rpm ya que incluso cuando entras en la zona roja…¡Sigue estirando!. La patada es muy contundente, se notan los genes SBK de este propulsor.

La parte ciclo acompaña aportando unas suspensiones regulables de calidad. Incluso con las regulaciones estándar el rendimiento es espectacular, son unas suspensiones firmes que aportan estabilidad en todo tipo de situaciones.

Los frenos con pinzas de anclaje radial son de fabricación propia y de funcionamiento exquisito teniendo siempre a tu disposición tanto potencia como modularidad en la frenada. Con esta moto llegarás muy rápido a la curva pero siempre tienes potencia para parar la moto. El ABS pro también funciona de forma exquisita y es toda una seguridad con firmes con peor adherencia.

La electrónica disponible de esta moto hace todo más fácil y sobre todo que puedas disfrutar de una moto “deportiva” de una forma segura. Dispone de plataforma IMU de 6 ejes así como el sistema de suspensiones BMW Dynamic ESA regulando hidráulico y precarga.

Las configuraciones son múltiples para adaptar la moto al estado de la carretera o porque no, a tu estado de ánimo. Suspensiones, control de tracción, frenos, modos de motor… todo es configurable de una manera sencilla a través del panel TFT y los controles del manillar. Incluso algunos ajustes podrás hacerlo en marcha. De serie los parámetros RAIN, ROAD y DYNAMIC ya están muy afinados pero si quieres “hilar aún más fino” tienes la posibilidad de ajustar los parámetros con el modo DYNAMIC PRO de modo independiente y guardar un setting personalizado.

Montaña rusa de sensaciones

Por tanto, dinámicamente es una moto muy competente. Motor, chasis, frenos todo funciona a las mil maravillas y en carreteras de montaña con firme en buen estado puedes disfrutar una barbaridad, en mi caso incluso diría que incluso más que con una deportiva al uso ya que la postura de conducción es mucho más agradecida. La BMW S 1000 XR es firme, entra en curva con solo pensarlo y muy estable, es una moto en la que puedes predecir su comportamiento.

La BMW S 1000 XR es muy ágil (aunque por volumen y peso no da esa impresión) y se mueve con facilidad entre curvas. La conducción es siempre muy divertida ya que es una moto preparada para fuertes frenadas, fuertes inclinaciones y con la que puedes rodar a un ritmo rápido en un entorno controlado y seguro… y con una sonrisa bajo el casco de oreja a oreja.

Pero si la carretera ya no está en tan buen estado, entonces la BMW tiene muy pocos rivales ya que gracias a la posibilidad de regular suspensiones, a su cómoda postura de conducción y a los neumáticos Dunlop Mutant podrás seguir manteniendo ritmos altos con total seguridad en firmes bacheados.

Estos neumáticos (tienes un análisis a fondo en este video) ponen su granito de arena también para que el comportamiento de la moto sea excelente. Con un gran agarre en cualquier situación, el funcionamiento de los Dunlop Mutant ha sido intachable. Nos quedamos con ganas de haber podido haber hecho más kilómetros para comprobar el desgaste porque esta moto entendemos que será exigente con los neumáticos, sobre todo con el trasero.

Rodando por autopista, como imaginaras el parabrisas no cubre como nos gustaría y notamos mayor presión de aire en el casco. Pero las manos y piernas si van bien protegidas y el resto del conjunto funciona perfectamente. A destacar la elasticidad del motor, en marchas largas puedes acelerar de forma contundente y salir catapultado para por ejemplo adelantamientos. También la estabilidad, se nota una moto con aplomo y a ritmo constante hemos notado algunas vibraciones, que no llegan a ser molestas sobre todo si estás acostumbrado a un bicilíndrico como es mi caso.

Nos ha faltado haber podido rodar en circuito, la verdad que ha sido una pena porque hubiéramos podido disfrutar aún más, con este paquete dinámico y este portentoso motor hubiera sido una combinación explosiva. Lo dejamos como una tarea a completar, para una próxima ocasión.

Conclusión

Mucho me ha costado tener que devolver esta BMW S 1000 XR, es una moto que aúna una alta dosis de deportividad pero con una postura de conducción amigable, una efectiva electrónica y un equipamiento de moto Touring. Una moto nacida para el disfrute máximo, para mí lo tiene todo, sin duda que le haría un sitio en mi garaje.

La moto al detalle...

Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa
Conectividad

La pantalla TFT de 6,5 pulgadas en color con BMW Motorrad Connectivity sustituye al panel de instrumentos y es común para el resto de los modelos BMW. Además de los habituales datos de distancia, consumos, velocidad...etc. podrás conectar tu smartphone por bluetooth a la moto e incluso el casco si dispone de esa opción. Así visionarás las indicaciones de GPS, tu música preferida o gestionar llamadas. Su funcionamiento es sencillo a través de los mandos y ruleta del manillar.

Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa
Motor

Poderoso motor actualizado de la antigua BMW S 1000 RR pero con homologación EURO 5. Es un motor dócil en la primera fase del cuentavueltas y poderoso en cuanto superas las 6.000 rpm. Su banda de utilización parece infinita, puedes seguir estirando hasta casi las 13.000 rpm. Gracias a la posibilidad de cambiar los mapas de conducción podrás modificar el carácter de la entrega e incluso un modo “Rain” adaptado para asfalto mojado o con poca adherencia.

Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa
Equipamiento

El equipamiento de serie de la moto es muy extenso incluyendo luces de led, modos de conducción, soporte para maletas integrado, suspensiones electrónicas dynamic ESA, pantalla led de 6,5”, parabrisas regulable, escape Akrapovic… También dispone de 3 años de garantía así como un compartimento para tarjetas de peaje en el frontal del depósito y compartimento portaobjetos bajo el asiento del acompañante. Como elementos opcionales dispones de una amplia gama de accesorios para personalizar a tus necesidades, bien más viajera o deportiva, tu BMW S 1000 XR.

Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa
Tubo de Escape

Firmado por la prestigiosa marca Akrapovic, el escape está fabricado en titanio y logra ahorrar unos kilogramos en las báscula así como dotar de un sonido celestial a la BMW S 1000 XR. Este equipamiento viene de serie en la versión Sport.

Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa
Asiento

Con dos alturas, lleva el logo serigrafiado de XR dando un aspecto de gran calidad. En marcha, es ancho y cómodo, hemos realizado largas tiradas sin resentirse nuestras posaderas. El espacio para el acompañante es correcto así como su mullido y zonas de agarre, siendo una moto apta para viajes largos en pareja.

Prueba BMW S 1000 XR: una trail crossover superlativa
Neumáticos

No viene como equipamiento de serie, pero para esta prueba hemos montado los neumáticos crossover por excelencia, los Dunlop Mutant. Con un diseño rompedor nos ha gustado su agarre en todo tipo de situaciones, tanto en frío como con mucho calor y en todo tipo de carreteras. El particular diseño de la carcasa de Dunlop lo hace muy manejable, entrando en curva con una facilidad pasmosa. Además son muy progresivos y con gran rendimiento en mojado. Sin duda una gran elección para las características de esta moto.

Galería de fotos

BMW S 1000 XR
BMW S 1000 XR
BMW S 1000 XR

Alfredo Partida

Alfredo Partida

Motero desde la cuna, he pasado muchos kilómetros como pasajero antes de ponerme a los mandos. Mi evolución motera ha sido: Motocross, Ciclomotor, Enduro, Deportiva R, Naked, Scooter y ahora llevo una Trail, para mi la moto definitiva. Con más de 10 años de experiencia en el sector, disfruto colaborando con el área editorial de Moto1Pro y EnduroPro

Relacionados

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #129: Vuelta al cole en moto

En el número 129 de Moto1Pro volvemos al cole. No solo te damos consejos para conducir con menores sino que te enseñamos cuáles son las mejores motos y scooter para hacerlo con y sin carnet. Te contamos qué dice la ley sobre menores en moto tanto en España como en UE y te revelamos todo lo que debéis saber sobre el equipamiento para niños. Además, probamos la KTM RC 390 2022 y la Yamaha Tracer 9 y nos damos una vuelta por la Rodibook 2021 ¿Quieres más? Mete 1ª que ¡Arrancamos!