Kawasaki Z H2 2020

Prueba Kawasaki Z H2 2020: Dulce bestialidad

Nos ponemos a los mandos de la hiper naked de la firma verde, la nueva Kawasaki ZH2, una bestia sobrealimentada que viene a reinar la categoría con brazo de hierro.

Autor:
Pedro García
Foto:
Alex Varo
Publicado el 04/09/2020
Kawasaki Z H2 2020

ASPECTOS POSITIVOS

Motor
Frenos
Suavidad

ASPECTOS NEGATIVOS

Consumo
Diseño
Horquilla

Ver ficha técnica completa

Kawasaki no nació ayer, su fundación data de 1896 y a lo largo de su dilatada historia ha hecho mucho más que motos. Maquinaria pesada, aeroespacial, ferroviaria, embarcaciones, aviones e incluso coches están en su haber. Aunque todo el mundo la reconoce por ser una marca de motos y es que su groso en tiempo dedicado es el mundo de las dos ruedas.

Una firma con este historial y saber hacer tiene mucho que decir cuando decide sorprender al mercado dando un golpe sobre la mesa. Esto ocurrió cuando decidieron volver a usar el nombre de la H2, famosa tricilíndrica de 2T y 750cc de la década de los setenta.

De ahí nació la familia “H2”, con cuatro modelos (H2, H2 Carbon, H2 R y Z H2) que no dejan indiferente a nadie. Todas ellas cuentan con compresor volumétrico desmultiplicado y con cifras escalofriantes que superan los 300 cv y los 50.000€ en el caso de la H2R.

Para esta familia Kawasaki ha decidido utilizar un logo diferente albergando las iniciales de Kawasaki Heavy Industries. Ahora esta familia está firmada por ese KHI que rescata el nombre original y real de la empresa motriz. Debemos tener en cuenta que para el desarrollo de esta familia Kawasaki ha tenido que tirar de otros departamentos más allá de las dedicadas a la moto.

El pasado marzo la firma verde presentó la moto que nos trae aquí hoy. La nueva Kawasaki Z H2 es la versión Naked de la familia más radical de Kawasaki. Un escaparate tecnológico y la Z más radical jamás construida con una estética del tipo “Sugomi design”  que nos deja un diseño agresivo, radical y muy diferente al resto de motos del mercado con ADN 100% Kawasaki.

Motor de la nueva Kawasaki Z H2

Una de las partes a destacar en la nueva Hiper Naked de Kawasaki es su motor. Con cuatro cilindros en línea, 998cc y 197cv arroja un par motor de 137 Nm con tecnología Supercharged. Cifras de escándalo conseguidas gracias al desarrollo del conjunto de la mano con el departamento aeroespacial de la empresa motriz de Kawasaki, la Kawasaki Heavy Industries (KHI).

Además el bloque cuenta con embrague anti-rebote y un cambio quickshifter tipo “dog ring” que permite bajar y subir marcha sin el uso del embrague ahorrando tiempo en todo momento.

La suavidad de este tetracilíndrico está a la par de la facilidad en su conducción. Y es que aunque es una moto que hará las delicias de los usuarios más experimentados contando con un empuje enérgico que pocas motos del mercado pueden igualar, deja la puerta abierta a usuarios menos experimentados.

En una palabra podríamos decir que este motor es supremo, siempre está lleno y si decidimos visitar la zona alta del marcador de revoluciones sentiremos el empuje del colín sobre nuestras posaderas de una manera radical y superlativa. Si decides apurar las primeras marchas, tendrás una invitación constante a despegar la rueda delantera del suelo.

Para la potencia que desprende, el motor es muy silencioso y aunque el sonido/zumbido del compresor nos acompaña en todo momento, la moto hace muy poco ruido, demasiado poco tal vez.

Kawasaki Z H2 2020

Parte ciclo de la nueva Kawasaki Z H2

Si el motor es supremo la parte ciclo tiene, debe y está a la par. Los casi 200 cv de potencia no valdrían de nada si su chasis, frenos o suspensiones no fueran top.

Al igual que en el resto de la familia H2 cuenta con un chasis multitubular tipo Trellis. Éste es totalmente nuevo y aporta mucha estabilidad en altas velocidades pero también agilidad en bajas y medias velocidades para poder usar y disfrutar el conjunto en carreteras reviradas o incluso a la hora de moverse por ciudad.

En el caso de la nueva Z H2 y a diferencia con sus hermanas carenadas, el basculante de doble brazo hace presencia en este modelo aportando rigidez al conjunto en las aceleraciones más fuertes. Es el mismo basculante que utiliza la ZX-10R.

En cuanto a suspensiones, la parte delantera luce una horquilla Showa SFF-BP del tipo “big piston” que aunque se comporta de manera digna tal vez hablemos de la parte a mejorar del conjunto. En una moto de estas características y con este peso la horquilla se queda un poco justa. En cuanto al amortiguador, también firmado por Showa y anclado en el basculante deja sentir su dureza en los traslados del día a día. De todos modos, con la mano de un experto y tiempo para poder ajustar ambos trenes, estamos seguros que todo hubiera mejorado.

En el apartado de frenos no encontramos pega alguna. Firmados por Brembo, los M 4.32 radiales con dos discos de 300 mm detienen el conjunto de manera eficiente y radical si así lo necesitamos. Muy potentes pero a la vez con un tacto agradable y directo.

Su ABS con intervención en curva está perfectamente conseguido y no es nada intrusivo pudiendo contar con él cuando realmente es necesario. Sin duda, en el apartado de frenos volvemos a  encontrar la excelencia.

Tecnología de la nueva Kawasaki Z H2

En este apartado Kawasaki Heavy Industries (KHI) ha echado el resto. Gracias a su tecnología nos encontramos que un usuario de medio nivel puede disfrutar de una moto de 200cv. Da al conjunto ese extraño binomio de dulce bestialidad.

Si nos hubieran dicho hace unos años que íbamos a poder ajustar nuestra moto desde nuestro teléfono nos hubiera sonado a ciencia ficción. Pero esta Kawasaki Z H2 lo hace con tecnología Bluetooth y desde la APP Rideology. Además de acceder a todos los datos que arroja la moto en cuanto a consumo, ángulos de inclinación, etc puedes también ajustarla a tu medida.

Gracias a la unidad IMU firmada por Bosh, la Z H2 cuenta con cuatro diferentes modos de conducción. Street, Road, Sport y Rider, este último personalizable. Además, dentro de cada modo encontramos la opción de ajustar la entrega de potencia del motor. Full para los más atrevidos, middle y low para ir con más calma.

Por si todo esto fuera poco, encontramos también una pantalla de última generación TFT a todo color, control de crucero y luces LED en faro, piloto e intermitentes.

A los mandos de la nueva Kawasaki Z H2

Cuando vas a recoger una moto así días antes, o incluso semanas empiezas a pensar cómo será y qué sensaciones te brindará. Así que cuando llegó el día estábamos deseosos y con cierta ansiedad.

Al montarnos por primera vez nos encontramos con una posición agradable que nos hace permanecer erguidos y que rápidamente sientes que apoya sobremanera en el tren delantero.

Pero a decir verdad y desde los primeros metros sabemos cómo se va a titular la prueba en el momento de ser escrita. “Dulce bestialidad” nos transmite desde el primer momento. Dulce porque todo es suave y fácil. Bestial porque no cualquiera es capaz de llevarla arriba en el cuenta vueltas y resistir ese empuje mientras enlazas marchas. Como podéis imaginar, con una moto de estas características tienes que ir muy atento para no acabar con una receta en cada una de tus salidas.

Los primeros kilómetros los hacemos en carretera de circunvalación. Su suavidad del tetracilíndrico nos hace sentir que a bajas velocidades y en sexta marcha tenemos unas recuperaciones de infarto. Si reducimos dos marchas nos encontramos con un avión sin alas.

En carretera abierta tipo autovía podemos destacar la rigidez y estabilidad del conjunto chasis-basculante que hace trazar los curvones rápidos con la precisión de un compás. Además las aceleraciones desde el carril de incorporación son de vértigo, si decides apurar las marchas tendrás que sujetarte con fuerza a su manillar. Su pequeña pantalla se queda corta si pretendemos excedernos de velocidad.

En cuanto a carretera de montaña con curvas enlazadas la moto se siente ágil teniendo en cuenta que tenemos 238 kg de peso. Aún así, vemos el trabajo a destacar de Kawasaki con este chasis que da el do de pecho en tramos rápidos con su rigidez pero que no descuida los giros a bajas velocidades. En este tipo de carretera nos sobra motor, al salir de una curva abriendo gas tienes encima la siguiente en un abrir y cerrar de ojos. Sin duda su manejo con el manillar hace sentirnos cómodos pero podemos decir que sobra potencia, un apunte que pensamos que jamás íbamos a hacer en una moto.

El testigo de control de tracción se enciende constantemente cuando disfrutamos y no hay que ser muy astuto para saber que sin la electrónica no podríamos estar haciendo nada parecido. Bienvenidos al futuro.

En ciudad, aunque no es una moto urbana, el alto par motor, la cómoda posición y su suavidad en todo rango de revoluciones nos sorprende para bien. En cuanto al pasajero, su pequeño espacio en las alturas queda para los más sufridos.

Conclusiones de la nueva Kawasaki Z H2

Después de haber consumido dos depósitos de gasolina podemos decir que esta moto está reservada para unos pocos y que lamentablemente, si quieres estar dentro de la legalidad, no podrás disfrutar lo que encierra para ti en carretera abierta. El circuito será tu aliado para hacerte sonreír.

Si decides “sacarle los colores” la moto consume, pero claro, si tienes que dar de beber a 200 cv es lógico que el marcador de gasolina baje en sintonía. Todavía está por inventar el motor que empuje de manera radical, le saques todo lo que lleva dentro y consuma en modo ECO.

Y aunque esto es subjetivo, cuenta con un diseño que no deja impasible a nadie y esto hace que pensemos que no va en gusto de todos.

Por 17.350€ sentirás pura energía y podrás elegir entre tres esquemas de color diferentes. Chasis verde con carrocería negra como es el caso de la unidad probada, chasis rojo con carrocería negra y negro completo.

Detalles de la moto

Kawasaki Z H2 2020

Nada menos que 197 cv para este motor tetracilíndrico en línea de 998 cc que cuenta con 137 Nm de par y presume de ser de los pocos motores que monta un compresor volumétrico desmultiplicado tipo turbo.

Kawasaki Z H2 2020

Este apartado es uno de los mejores junto al motor. Brembo se ocupa de firmar el conjunto con una poderosa frenada gracias a los M 4.32 de anclaje radial que hará las delicias de los más exigentes.

Kawasaki Z H2 2020

En ambos trenes es Showa quien está al frente de las suspensiones. La horquilla invertida SFF-BP tipo “big piston” está por debajo del nivel del conjunto y su amortiguador se siente duro.

Kawasaki Z H2 2020

Pantalla TFT de última generación a todo color donde podremos encontrar toda la información de manera clara y concisa. Desde ambas piñas podremos hacer los cambios oportunos o también desde la APP Rideology en nuestro Smartphone.

Kawasaki Z H2 2020

El diseño Sugomi muy futurista no esconde ese ADN de Kawasaki más radical. Sin parecerse a ninguna de su competencia se sale de la normalidad.

Galería de fotos

Kawasaki H2 1970
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020
Kawasaki Z H2 2020

Relacionados

Texto:

Pedro García

Fotos:

Alex Varo

Publicado el 04/09/2020

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #117: La Moto, la solución

En el 117 la Moto es la Solución. Te enseñamos sus beneficios y tras probar la Peugeot Metropolis nos preguntamos: ¿Qué es mejor, 3 o 2? Pero sois vosotros los que nos contáis por qué habéis elegido un Scooter en “Tu opinión cuenta”. Y nos ponemos el casco, un HJC RPHA 11, para probar la precisión de la KTM Duke 890 R y la deportividad de la Ducati Panigale V2, con la que no sé si podríamos haber hecho la RodiBook 2020. Lifestyle, El niño de la curva, MotoSpirit... ¿Depósito lleno? ¡Arrancamos!