Kawa apertura

Prueba: Kawasaki H2 SX Special Edition

Los chicos de Kawasaki son más listos que un cazarecompensas imperial. Querían, de nuevo, tener en su catálogo la sport-turismo más potente... ¡y la fabricaron! Aquí está, todo su esplendor, la Kawasaki H2 SX Special Edition. Preparados para saltar al hiperespacio...

Autor:
David G. de Navarrete
Foto:
Javier Martínez
Publicado el 18/12/2018
Kawa apertura

ASPECTOS POSITIVOS

Motor MUY potente pero dosificable
Infinidad de ayudas electrónicas.
Diseño espectacular.

ASPECTOS NEGATIVOS

Precio elevado.
Peso algo elevado.
Poco adecuada para novatos.

Si Han Solo tuviera una moto en lugar del Halcón Milenario, hubiera escapado a través del hiperespacio de la persecución de las huestes de Darth Vader con una Kawasaki H2. (Querido lector: si no sabes qué es el Halcón Milenario es que no eres de este planeta... y si no has oído hablar de esta moto es que no eres de esta galaxia motorista ni básicamente de ninguna cercana. Como ya le explicó Han a Obi Wan Kenobi “¿Nunca has oído hablar del Halcón Milenario? Es la nave que completó la carrera de Kessel en menos de 12 parsecs.”)
Pues lo mismo te preguntaría yo: ¿nunca has oído hablar de la Kawasaki H2? ¡Es la moto que equipó un compresor y llegó a los 320 CV!
Efectivamente; en Kawasaki siempre han tenido como principal argumento de ventas fabricar la moto más potente y radical y para ello han aprovechado siempre que ha hecho falta los conocimientos y la tecnología de todo su grupo.
Y no es poca cosa;  Kawasaki es un supergrupo industrial que fabrica desde tuneladoras hasta grúas para puentes transoceánicos a trenes bala y componentes para la industria aerospacial. Así que si hace falta echar una mano a los compañeros de las motos... pues se echa.
Y en esas estaba la marca de Kobe cuando, con la llegada de las normativas anticontaminación como la Euro4, empezó a necesitar nuevos modelos que le permitieran cumplir la legislación sin dejar de ser “The fastest street bike… again” -”la moto más rápida de la carretera… otra vez”- como decía su publicidad cuando presentaron la legendaria GPZ 1000 RX. Así que decidieron una jugada maestra: sobrealimentarían el motor de forma que no solamente produjese mucha más potencia sino que, además, redujese espectacularmente la emisión de gases.
¿Y cómo lo hicieron?  Bueno... pues eso nos obliga, antes de hablar de la Kawasaki H2 SX, a aclarar qué es un motor sobrealimentado...

Sobrealimentar un motor...

El turbo es la forma más conocida y generalizada de sobrealimentar un motor. Lo inventaron los ingenieros de aviones en tiempos de la Primera Guerra Mundial.
Como en altura de vuelo había poco aire desarrollaron un sistema para “inyectar” al motor más aire y equilibrar así la potencia con la que conseguiría a nivel de tierra. No tardaron mucho en llegar a la lógica conclusión de que también podía servir para aumentar la potencia de los coches. Desde entonces se ha usado para motores de altas prestaciones y en la moto tuvieron su mejor momento a principios de los 80 con varios modelos famosos como la  Honda CBX 500 Turbo o la Kawasaki GPZ 1100.
Lo que pasaba es que, en aquel momento, estos propulsores dieron problemas tanto de fiabilidad como de dosificación porque la potencia entraba a un régimen fijo y las consecuencias para el agarre de las ruedas y la estabilidad eran -digamos con benevolencia- complicadas.

En el 2014 Kawasaki aceptó el desafío tecnológico y decidió equipar una moto con un compresor Hypercharger, bastante habitual en las preparaciones de grandes coches americanos clásicos. Si con el turbo la inyección de potencia llega de forma abrupta, con el compresor el aumento de caballos es mucho más progresivo porque gira junto con el motor aumentando las revoluciones de la turbina e inyectando aire a la admisión. De este modo se optimizando la combustión, ganando potencia y limpiando los gases de escape. ¿Resultado?: aparecieron las impresionantes Kawasaki H2 con 230 caballos y la hiperbólica H2R sólo para circuito con ¡320 CV!
Dejando al margen su precio, estos modelos alucinaron a los locos de la ingeniería y de hecho mucho soñamos con ellas... pero tienen poco espectro de uso porque, entre otras cosas, son monoplaza. El gran público ansiaba, por tanto, una H2 que fuera más cómoda y utilizable para ir por la calle e incluso viajar pero que no perdiese ni un ápice de su diseño agresivo ni de sus prestaciones.
Y así es como nació la Kawasaki H2 SX que hoy probamos...

Kawasaki 2

Hay otros mundos... pero están en Kawasaki

Siguiendo la filosofía sport-turismo de otro excepcional modelo de la gama Kawasaki -la Z 1000 SX- se adaptaron las formas afiladas y agresivas de todas las deportivas de Kobe, se le colocaron un buen par de maletas perfectamente integradas y se montó el cuatro en línea Hypercharged... como con orgullo permite leer en su lateral. En este caso la potencia se rebajó a 200 CV ofreciendo más progresividad y menos explosividad tras interminables estudios de todas las variables. Se llegaron a probar más de 20 perfiles de las aspas de la turbina y se instaló un difusor en la caja del filtro para reducir turbulencias y ganar bajos y medios, algo fundamental en una moto en la que se van a hacer muchos kilómetros muy rápido. Hay que tener en cuenta que esta H2 SX tiene un depósito de 19 l, con lo que se pueden hacer teóricamente más de 300 km sin repostar.
También se reforzó el chasis multitubular -algo raro en Kawasaki, la fábrica más defensora del doble viga- para dejar pasar el aire y refrigerar el compresor y al mismo tiempo soportar el mayor peso del equipaje y el acompañante. Las maletas se integran perfectamente en el conjunto para evitar sobresalir demasiado por los lados y que puedan provocar turbulencias a alta velocidad…

Por supuesto el frontal es mayor y la cúpula más alta, de forma que para el conductor es fácil acomodarse bien detrás sin que la moto pierda la aerodinámica. En cuanto a ayudas electrónicas... pues no le falta ninguna. Además, nuestra unidad de pruebas era la versión SE (Special Edition) que tiene unos cuantos extras respecto a la versión básica. Por ejemplo dispone de un completo cuadro digital TFT a todo color donde se informa absolutamente de todas las variables -temperatura del motor, ambiente y compresor... ¡incluso del ángulo de inclinación!- y encontramos también un cambio semiautomático bidireccional KQS (Kawasaki Quick Shift), el KLCM (Kawasaki Launch Control), pantalla más alta (pero bonita, no como otras…), puños calefactables y nuevas llantas. Y por si todo esto fuera poco, nuestra unidad tenía además un precioso escape Akrapovic mixto metal-carbono con un sonido legal pero… mmmm... ¡mucho mejor que el de serie!
Pero esto aún no es todo porque de serie la Kawa ya equipa mucha más electrónica; por ejemplo tres niveles de control de tracción y tres de entrega de potencia -Low, Medium y Full- y por supuesto, todo esto controlado por una unidad IMU que permite incluso adaptar ese control de tracción según la inclinación en las curvas.
Lo dicho... mucha tecnología y todo lo que tú quieras pero vayamos a lo que importa: ¿cómo va la moto sport-turismo más potente de la historia?

No son sólo 200 CV… ¡son 210!

Bueno... entre los datos que os he dado hasta ahora hay una verdad a medias.
Es cierto que este motor es más suave y progresivo que el anterior y que su potencia son unos demoledores 200 CV… pero en parado. Porque, realmente, en marcha entra un funcionamiento un invento del que Kawasaki es verdadera pionera en el mundo de la moto y que se llama Ram Air. Aprovechando el aire producido al avanzar se presuriza la caja del filtro del aire y se ganan caballos. Tantos que, de hecho, en el caso que nos ocupa llegan hasta los ¡210!

El caso es que el buen trabajo de Kawasaki logra un motor rápido, tremendamente rápido, pero tan dosificable como uno atmosférico convencional. La turbina gira solidaria con las revoluciones del motor pero 10 veces más rápido. O sea, que si tú vas a 10.000 revoluciones... la turbina gira a ¡100.000!
Puede llegar a alcanzar, literalmente, la velocidad del sonido.

A pesar de estas espectaculares cifras, lo cierto es que el tacto es prácticamente de motor convencional grande y potente... sólo que arriba estira mucho más. En el modo Full notas como empieza a estirar con potencia y una fuerza demoledoras a partir de las 6. 500 revoluciones, algo que se agradece cuando vas a plena carga y con pasajero. Además esta versión Special Edition tiene mejor amortiguación que la de serie, por lo que es fácil de adaptar los hidráulicos y la precarga de muelle al aumento de peso para que mantenga una estabilidad ya no sólo sorprendente, sino de calidad. La horquilla KYB -de tipo Big Piston Fork- mantiene su tarado sin desfallecer a pesar de los kilómetros e incluso en conducción deportiva con mil frenadas y aceleraciones.
En cualquier caso -desde luego- esta H2 SX se nota pesada porque declara 256 kilos, que son muchos kilos si los consideras para una deportiva o una sport-turismo más ligera. Para que te hagas una idea, su estilizada compañera Z1000 SX pesa 235 kg. (con “sólo” 142 CV) mientras que la gran turística GTR 1400 declara 305. Vamos, que nuestra protagonista se sitúa en un buen punto medio. No obstante es algo más larga y notas que cuesta más de cambiar de dirección, por lo que si te decides por un pilotaje sport terminas decantándote más por aprovechar su fabuloso motor con potencia y empuje a cualquier régimen que su parte ciclo.
Por otro lado, también frena muy bien y casi sin hundimiento por mucho que le exijas gracias a  unas fenomenales pinzas y bomba radiales con latiguillos metálicos, detalle remarcable en una moto japonesa.

Lo suyo es el hiperespacio, no las atiborradas calles de Mos Eisley

Sirva este otro guiño “galáctico” para dejar claro que, por esta cuestión del peso, no es una buena elección urbana ya que terminas notando todas las inercias. Obviamente no estamos hablando de una moto diseñada para girar a baja velocidad entre los recovecos de los coches y las esquinas… aunque, en ese brete, termina cumpliendo y consumiendo poco con la curva de potencia L.
En cualquier caso, la ergonomía se cuida de forma especial. Los semi-manillares ligeramente elevados permiten cargar peso delante sin excesos, por lo que -de nuevo- se sitúa en un inteligente punto medio entre sport y turismo, contando además con la buena desviación del aire que consigue el carenado y la pantalla. Además el asiento es especialmente cómodo y acolchado tanto para el conductor como para el pasajero, que cuenta con un buen par de asideros laterales.


Si buscas el lado turismo, con pasajero y las maletas puedes llegar al fin del mundo de una forma rápida, efectiva y espectacular... porque nunca olvidemos tampoco que uno de los grandes atractivos de esta moto es su alucinante diseño, con los clásicos verde y negro de Kawasaki combinados con elegancia. Además, consume poco porque las excelencias de la electrónica y la estudiada sobrealimentación consiguen una combustión perfecta y resulta fácil mantenerse por debajo de los 6 litros en carretera. Pero si quieres adentrarte en el lado más deportivo, no tienes más que quitar las maletas y rodar solo para disfrutar de un demoledor motor (no sólo por lo potente, sino por lo dosificable y efectivo... que es lo difícil) y una excelente parte ciclo para demostrar de lo que son capaces 210 CV impecablemente integrados en un conjunto perfecto.
Por supuesto, estás ante una moto hiperbólica en todos sus parámetros... y también el de la velocidad máxima que puede rozar perfectamente los 300 km/h... aunque esto lo escribo porque me lo han dicho los ingenieros... que en la redacción no sabemos nada somos muy prudentes en estas cosas...
Vamos... que es muy, muy rápida.
Tanto como el Halcón Milenario, que completó la carrera de Kessel en menos de 12 pársecs. No lo olvideis.

Detalles de la moto

motor kawa

Poco más hay que decir del motor. Que se hayan conseguido 210 cv en marcha con una dosificación casi de moto normal, es todo un éxito para los ingenieros de Kawasaki. Y además, consume poco y tiene menos emisiones. ¿Qué más quieres?

Amort. Kawa

En nuestra unidad de pruebas Special Edition tanto la horquilla como el amortiguador son KYB de calidad y se puede regular la precarga, algo importante en un modelo que permite muchas variables: solo, con pasajero, con equipaje, a plena carga…

maletas kawa

Son pocas las motos japonesas que tienen buenas maletas y bien integradas en el conjunto. Este es uno de esos casos, con cierres y fijaciones cuidadas y además un perfil bien estudiado para que el ancho se integre bien y no sobresalga, evitando turbulencias a alta velocidad.

Cupula kawa

Buena protección, aerodinámica y estética deportiva no suelen ser buenas compañeras pero en Kawasaki lo han conseguido. El agresivo frontal con la pantalla curva consigue desviar bien el aire y las piernas se integran bien detrás del depósito y el carenado.

cuadro

Tendrás que pasar un buen rato estudiándote el libro de usuario... porque aprender las funciones y la regulación de toda la electrónica (no tienes más que mirar las piñas saturadas de botones) no es fácil... aunque sí necesario para disfrutar de esta bestia verde con seguridad.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

David G. de Navarrete

Fotos:

Javier Martínez

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #106: HD CVO Limited, un coche de dos ruedas

En este nuevo número de Moto1pro probamos la nueva Triumph Speed Triple RS, una naked con carácter, mucho carácter. Viajamos a California para probar la Harley Davidson CVO Limited repleta de tecnología, exclusividad y confort. Convivimos con la Benelli 502 C, única en su especie y por último la Honda X-ADV, un concepto diferente. Además, conocemos las motos de la Guardia Real, estamos presentes en la Distinguished Gentleman’s Ride y todas nuestras secciones habituales.