Adolescentes y ciclomotores

Aquellos maravillosos años: ¿Vespino o Derbi Variant?

Hasta los años 80, en España la oferta de motocicletas era escasa debido al proteccionismo estéril que imperaba, pero en las cilindradas menores, y concretamente en los ciclomotores, no nos podíamos quejar.

Pipe Hinojosa
Archivo
07/08/2020
Adolescentes y ciclomotores
Pipe Hinojosa
Archivo

07/08/2020


La inmensa mayoría de los motoristas comenzamos nuestra relación con las dos ruedas en la adolescencia, y casi todos con un ciclomotor de 2T. Algunos lo heredaron de sus hermanos mayores, a otros les fue regalado tras un buen curso escolar, y no pocos lo tuvieron a escondidas de sus padres después de haber ahorrado secretamente.
Muchos eran los modelos de las diferentes marcas, pero dos de ellos sobresalieron sobre el resto: el Vespino en Madrid y la Derbi Variant (una Derbi siempre lleva artículo femenino) en Barcelona. Se vendían por miríadas, pero curiosamente pocas Derbi Variant se veían por Madrid, y menos Vespinos aun en Barcelona. El éxito de ambos modelos fue tal que pasaron a formar parte de la idiosincrasia urbana de ambas ciudades.

Raro era, fuese Vespino o Variant, que mantuviese su configuración de serie. Según salían de la tienda se retiraban los pedales (nunca se vio a nadie pedaleando en un ciclomotor).  Escape, chiclé y variador eran los cambios mínimos para mejorar las prestaciones. Los más osados también cambiaban carburador y cilindro (subidos a 74cc) con el objeto de tener el ciclomotor más veloz de su pandilla.
Si tienes uno al fondo de tu garaje y te planteas ponerlo en funcionamiento, es importante saber que para ello es necesario matricular el ciclomotor, y no en todos los casos será posible.

Vespino

Gama Vespino

Se fabricó en Madrid desde 1968 en la fábrica de Moto Vespa, fundada por Enrico Piaggio, en las instalaciones de la calle Julián Camarillo, hoy Centro Cultural José Luis López Vázquez. Su diseño es completamente español, a cargo del salmantino Vicente Carranza, y no cambió en lo sustancial a lo largo de su producción. Constaba de un monocilíndrico de 2 tiempos de 49,77 centímetros cúbicos. Al principio la admisión era por válvula rotativa (después por láminas) y el cigüeñal actuaba como leva. Dentro del cárter estaba la transmisión automática por correa y variador centrífugo y la cadena de arrastre de los pedales.
Hasta su desaparición en 1999, contó con innumerables versiones, la primera de ellas, la denominada L (1968), de Lujo (reminiscencia cañí). Disponía de faro redondo y llantas de radios de 18 pulgadas. Por supuesto, su versión mejorada no podía ser otra que la GL (1973), de Gran Lujo, con faro rectangular. Hubo otras versiones que no eran una evolución, sino una simplificación del modelo, como la Vale, con lo mínimamente imprescindible, pero más moderna: las llantas habían pasado a ser de aleación ligera y de 17 pulgadas. La SC (1980), de Súper Confort, también tenía el faro rectangular, y es la última "versión metálica", referida al material de la carrocería, porque la siguiente, si bien más moderna AL (1985), de Admisión por Láminas, contaba con carrocería de plástico y volvía al faro redondo original. La ALX era una AL con intermitentes, y la XE (1988) una ALX con arranque eléctrico y llantas de 7 palos (8 en la AL y ALX). Eran finales de los 80, y los ciclomotores de rueda alta estaban en su apogeo. A partir de aquí, los  pujantes scooter empezaron a comerle el terreno. Las siguientes versiones no fueron sino cambios en la decoración y adhesivos que evidenciaban la decadencia del modelo: al NL (1990), de New Look, le siguió el F9 (1992), que se desdobló también en el Fast Rider, con freno de disco. El Velofax (1995) y el F18 (1999) fueron las últimas versiones, y apenas se vendieron. Es por esa razón que son los más buscados por los coleccionistas. Su historia termina con la última unidad, entregada para reparto comercial de Telepizza.

 

Derbi Variant

Derbi llegó tarde al mercado de los ciclomotores de rueda alta. O más bien, tardó en hacerse hueco, porque en los años 60 y 70 fabricaron ciclomotores automáticos, concretamente el Derbimatic y el Scotmatic, pero no funcionaron en el mercado de entonces, copado por las Mobylette de GAC (Gárate, Anitúa y Cía), también en el ámbito rural, y las Vespino de Motovespa en las urbes. Eso le da a Derbi la oportunidad de analizar el mercado y diseñar un producto que desde el principio tuvo la impronta de calidad de fabricación. Si la Derbi Variant fue presentada en 1977, ya en 1978 había una versión denominada TT que montaba ruedas de tacos y suspensiones más largas. Derbi quería (y consiguió) gran parte de la cuota de mercado de sus competidores con una gama de versiones muy amplia. Además contaban con la impronta de ser una marca española campeona del mundo varias ceces, y nada menos que con Ángel Nieto. En 1980 (hace 40 años) fueron pioneros en instalar el arraque eléctrico en un ciclomotor en la versión llamada "Botón Rojo". Nunca funcionó como se esperaba, pero ahí estaban los pedales, o empujar, para arrancarla. Las siguientes versiones fueron la Variant América (1981), Variant Start (1984, con cesta de transporte), Variant Sport (1986) y culmina con la Variant Sport R de 1992, auténtica máquina de carreras con refuerzo central y unicornio para coleccionistas.
Derbi pertenece ahora al Grupo Piaggio.

Pipe Hinojosa

Pipe Hinojosa

Después de muchos años en el sector audiovisual y trabajando como freelance para distintas marcas y medios, ahora disfruto de mis dos pasiones, las motos y la comunicación, en un solo medio: Moto1pro, la primera web de motociclismo digital en español, en la que desarrollo mi experiencia profesional como jefe de pruebas.

Número #124: Bicilíndricas de ayer y de hoy

En el 124 hablamos de las bicilíndricas de ayer y de hoy. Probamos la Ducati Monster y la BMW R 1250 RT 2021 y te contamos cuántos tipos de bicilíndricas existen. Te mostramos en primicia cómo va la Aprilia RSV4 1100 Factory en el circuito de Misano y nos subimos a dos novedades: Triumph Trident y Yamaha MT-09 2021. Hablamos del primer motor en V y nos ponemos los pantalones Levior Meraki WP mientras probamos los aditivos Shooter de Liqui Moly. MotoSpirit, El niño de la curva… ¡Arrancamos!