VIDEO: El chasis de la moto ¿lo más importante?

Publicado el 21/07/2021

El chasis de una moto es algo tan importante, si no más, que su motor. Es el elemento que marca el comportamiento dinámico de nuestra moto, un elemento que debe tener la suficiente rigidiez y la suficiente flexibilidad para que podamos disfrutar en circuito, carretera o en ciudad.

En este vídeo, que parte de un artículo que se publicó también en Moto1Pro, aprenderás a diferenciar entre los diferentes tipos de chasis, desde los más simples como los monocuna o doble cuna, a los maravillosos chasis multitubulares tipo trellis, los monocasco como el del la Vespa, los doble viga y tipo Cobas o los que usan el motor como elemento portante.

¿El alma de una moto es el motor o es el chasis? Buena pregunta. Yo creo que la suma de ambas. Porque es cierto que la configuración del motor influye en la estética, en el sonido y en la entrega de potencia. Pero el chasis, al final, es lo que hace que la moto vaya bien o mal, sea estable o ingobernable.

Con este vídeo inauguramos los vídeos técnicos, que si os gustan, habrá más. Una moto es la suma de distintos componentes como por supuesto el motor, del que haremos otro vídeo, pero también las ruedas, frenos, suspensiones, depósito de combustible, carenado (no siempre) y, no nos olvidemos, el propio piloto. De que todo esto esté unido y funcione en conjunto se encarga el chasis.

Igual que el ser humano tiene un esqueleto o un edificio, una estructura, las motos tienen un chasis que “une” todo y al que, de una u otra forma, está todo unido. Es muy frecuente, al hablar de chasis, incluir la suspensiones e incluso los frenos. La típica foto de un chasis desnudo suele incorporar el basculante con su muelle amortiguador y la horquilla. Con más razón todavía en aquellos chasis con suspensiones delanteras “alternativas” que, hoy por hoy, siguen siendo la gran minoría (a pesar de que BMW utiliza en muchas de sus motos paralever y telelever).

Para no volverme loco y para no volverte loco a ti, hoy, en este vídeo, vamos a referirnos a los chasis en sí, incluyendo el basculante y dando por sentado que la horquilla es convencional. Ya hablaremos en otra ocasión de las suspensiones.

No hay muchos tipos de chasis… hay muchíiiisiiiimooooos, así que hablaremos de los más frecuentes. Pero antes, hagamos un poco de historia.

Cuando la moto nace, como poco más que una bici con motor, todos los chasis eran de tubos de acero. Cualquiera con una máquina de curvar tubos y un poco de habilidad soldando podía hacer un chasis.

Vamos a hacer trabajar a tus neuronas. Para entender muchas de las cosas que vamos a contarte a continuación es bueno que entiendas cómo “funciona” un chasis. No, no se trata simplemente de una estructura a la que se une o atornilla todo lo demás, sino que tiene una misión primordial: Unir el eje de la tija de dirección al eje del basculante trasero. A través de estos dos puntos llegan las fuerzas que se producen en la ruedas a la moto: La frenadas, aceleraciones, irregularidades del terreno, inclinaciones… ¡todo! llega a través de esos puntos.

El resto de las funciones del chasis, de cara al comportamiento de una moto, son secundarias: Unos buenos soportes para el motor (que en ocasiones refuerza el propio chasis y en otras, no), espacio para la gasolina y las tomas de aire y un subchasis, a veces mínimo para el piloto y, si lo hay, su acompañante.

Chasis tubular

Este tipo de chasis, el más simple, sigue siendo hoy día el más utilizado. En unos casos por precio y facilidad de fabricación, como es el caso de las motos modestas, ciclomotores o scooter.

Chasis multitubular

Un chasis se denomina multitubular cuando está formado por multitud de tubos de todos los tamaños y que, si está bien diseñado todos son rectos y trabajan a compresión y a extensión, nunca en flexión.

Chasis tipo Cobas

Antonio Cobas fue el primero que usó con éxito en competición lo que hoy día se conoce como chasis de viga o perimetral, en el que dos “vigas”, prácticamente siempre en aluminio, enlazan la tija de la dirección y el eje del basculante, rodeando al motor. Este chasis es el más utilizado en motos deportivas de asfalto y en muchas motos de motocross y enduro (todas las japonesas) y resulta ligero, rígido, relativamente barato de construir.

Chasis monocasco

En realidad un chasis monocasco es un chasis formado por “cajones” o elementos poliédricos o piezas con cierto volumen… como una carrocería de coche. La pieza con cierto volumen más obvia de una moto es el depósito; aún recuerdo la Piovaticci cuyo chasis monocasco partía en realidad del propio depósito, “alargado hacia atrás”. Un ejemplo más claro es el de las Vespa.

El motor como chasis

¿Forma el motor parte del chasis? A veces sí, a veces no. Porque es uno de los componentes de las motos más resistentes a la torsión es el propio motor. Y, sin llegar a tal extremo, tal y como comentábamos en los chasis tubulares, el motor puede ser parte del chasis o reforzar el chasis.

Las suspensiones también forman parte del chasis y, en el caso del basculante, muchas veces se fabrica con técnicas similares… pero eso, amigos míos, queda para otra ocasión.

Puedes escuchar El chasis de la moto, ¿lo más importante? en formato podcast

Relacionados

Te puede interesar

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #129: Vuelta al cole en moto

En el número 129 de Moto1Pro volvemos al cole. No solo te damos consejos para conducir con menores sino que te enseñamos cuáles son las mejores motos y scooter para hacerlo con y sin carnet. Te contamos qué dice la ley sobre menores en moto tanto en España como en UE y te revelamos todo lo que debéis saber sobre el equipamiento para niños. Además, probamos la KTM RC 390 2022 y la Yamaha Tracer 9 y nos damos una vuelta por la Rodibook 2021 ¿Quieres más? Mete 1ª que ¡Arrancamos!