great 1

5 cosas que no sabías de la mítica escena motera de “La gran Evasión”

El salto de Steve McQueen en “La Gran Evasión” intentando escapar en moto del campo de prisioneros es -sin duda- la escena motera más famosa de la historia del cine. No importa cuántas veces la hayamos visto. Sigue impactando 55 años después de su rodaje...

Autor:
Gonzalo de Martorell
Foto:
Archivo Moto1Pro
Publicado el 19/02/2019
great 1

En el guión original el protagonista -interpretado por Steve McQueen en el papel de Virgil Hilts- intentaba escapar a Suiza saltando al techo de un tren pero fue el propio McQueen quien pidió que se cambiara la escena y el ferrocarril fuera sustituido por una moto. McQueen explicaba, años más tarde, que era su manera de mostrar al mundo que la moto es libertad.

-A pesar de que -como es sabido- McQueen era un excelente piloto, no realizó el acrobático salto final ya que la productora no se lo permitió tras una intentona de la que pudo salir muy malparado. El icónico salto fue ejecutado por el también piloto y mejor amigo de salidas moteras del actor, Bud Etkins. McQueen, sin embargo, no se resistió a no estar en la escena; es uno de los soldados alemanes que persiguen al fugado. El otro soldado alemán era Tim Gibbes, el campeón de Australia de motocross.

-McQueen logró que Etkins cobrara 100 dólares por salto, la cual era una cantidad muy elevada en comparación con lo que se le pagaba a un “stuntman” en la época. Además, para que su compañero de correrías se llevara algo más de dinero, McQueen se equivocaba a posta de modo que hubiera que repetir varias tomas.

-La moto elegida fue una Triumph TT 650 Special modificada y pintada en el gris-verde de camuflaje de la Werhmacht. McQueen quería utilizar una BMW o una Zundapp militar original pero desistió al darse cuenta de que no tenían apenas suspensión y no hubieran aguantado el castigo. La TT 650 empleada en el rodaje, por cierto, se exhibe en el museo Triumph de Hinckley.

 

-La escena se rodó en una pradera de Fussen, en Baviera. Para impulsar la carrera de Etkins se construyó una rampa de 3 metros de altura. El especialista logró el salto ya en la primera intentona y se pactó con el equipo de efectos especiales y producción que el salto de efectuaría a 80 km/h. Pero el día de la toma definitiva y sin decir nada a nadie, Atkins y McQueen decidieron que era poca velocidad para emular a alguien que intenta escapar y el piloto saltó a 100 km/h, alcanzando los 3,5 metros de altura y los 12 de distancia.

Relacionados

Texto:

Gonzalo de Martorell

Fotos:

Archivo Moto1Pro

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #118: Moda Retro

En el número 118 de Moto1Pro demostramos que lo vintage nunca ha pasado de moda. Probamos la Harley Davidson Iron 1200 y la BMW R18, unas motos que rompen cuellos a su paso. Os contamos la historia del motor R boxer de BMW y os enseñamos los 10 cascos vintages que están a la última. Y, para los más racing, traemos la Kawasaki Z H2 y un reportaje con las RR del siglo XX vs las RR del siglo XXI ¿Necesitas más? Equipamiento, tu opinión cuenta, el niño de la curva… ¿Depósito lleno? ¡Arrancamos!