Speed Twin 1

Triumph Speed Twin 1200: "It must be love"

Fue una bonita historia: Mr. Thruxton y Mrs. Bonneville se enamoraron paseando por las verdes colinas de Hinckley y fruto de ese amor nació la perfecta conjunción de las dos: la Speed Twin...

Autor:
Gonzalo de Martorell
Foto:
Triumph Press
Publicado el 17/01/2019
Speed Twin 1

ASPECTOS POSITIVOS

Prestaciones motor
Estilo y acabados
Ergonomía

ASPECTOS NEGATIVOS

Claridad cuadro instrumentos
Ergonomía caballete lateral
Visibilidad retrovisores

Cilindrada

1200cc

Motor

2 cil. EFI DOHC

Potencia

97 CV a 6.750 rpm

Peso

196kg

Carnet

A2

Precio

13.100

Ver ficha técnica completa

Quizás hubiera bastado con decir que la flamante Speed Twin recoge el carácter sport del motor Thruxton con la ergonomía y estilo clásico de la Bonnie T120... pero aunque hubiera sido esencialmente cierto para hacer comprensible la esencia del nuevo modelo de Triumph, la descripción le hubiera restado romanticismo a un modelo que lo merece. Porque la Speed Twin -como la mayoría de propuestas de Hinckley, en realidad- es una moto que va a elegir a sus dueños, no al revés.
Triumph nos citó en Mallorca para “estrenarnos” con su novedad y disfrutar con ella de las reviradísimas carreteras de la impresionante Sierra de Tramuntana. Desafortunadamente el asfalto no estaba en las mejores condiciones de agarre y fue una jornada de esas en las que agradecimos especialmente que nuestra montura equipara un ABS y un control de tracción de funcionamiento impecable. (Un control de tracción, por cierto, desconectable). Pese a eso, la Speed dejó huellas de su potencial precisamente porque nos permitió afrontar unas condiciones tan delicadas con toda solvencia y seguridad.

Conceptos claros

Pero vayamos a lo que interesa... que es el saber qué podemos esperar exactamente de la Speed Twin.
De entrada, su nombre ya es una declaración de intenciones. Triumph se toma muy en serio este tema y si a una de sus motos la llama “Speed... lo que sea” es porque ésta tiene un carácter sport muy definido. La otra parte del nombre es “Twin”... y todos sabemos cómo son y en qué destacan los bicilíndricos ingleses: bajos y par... además de por una estética muy reconocible, claro. Juntemos los términos y el resultado es una moto de carácter sport, con un motor bicilíndrico que destaca por su rendimiento en bajos y que mantiene las líneas clásicas de la casa.
¡Pues eso justamente es la Speed Twin 1200!
Pero como supongo que los lectores esperarán algo más de concreción en determinados aspectos, digamos que la mezcla funciona incluso ergonómicamente. Recuerdo que la primera vez que probé una Thruxton quedé tan impactado por su estética y por su motor como por la fatiga que me provocó el ir conduciendo tanto tiempo cargando peso en los brazos. La Speed, obviamente, es mucho menos radical y la flexión de las piernas también resulta menos forzada. Sin duda, en este aspecto, ha heredado los genes de mamá Bonnie y se enfoca claramente a un uso más sport-turismo.

¡¡¡Qué motor!!!

No suelo ser amigo de afirmaciones maximalistas en materia de motos... pero por una vez me voy a dejar llevar y decir que el motor de la Speed es pro-di-gio-so. De lo mejorcito que he probado entre los de su clase. Deriva directamente del de la Thruxton aunque 2'5 kilos más ligero y optimizado internamente. De hecho tanto el motor como la parte ciclo de la Speed se han aligerado tanto que el conjunto pesa la friolera de 10 kilos menos respecto a la Thruxton.
Lo mejor de este twin es que no decae en ningún momento; alrededor de las 2.000 vueltas ya “tira” con alegría aunque alcanza su mejor momento un poco más arriba de las 3.000. En la práctica la Speed puede conducirse prácticamente siempre y en cualquier situación normal entre las 3.000 y las 4.000 vueltas. En esa franja es divertida, potente... brillante incluso. Tiene tantos bajos que el propulsor recupera hasta lo inverosímil y casi te acabas preguntado para qué necesitas 6 velocidades en la caja de cambios si con 4 podrías funcionar perfectamente. Quizás por esa razón la sexta se me antojó un poco corta de desarrollo aunque, al final, esto es siempre una cuestión de gustos. Por otra parte -aunque su motorazo lo soporta más que holgadamente- tampoco me pareció la 1200 moto que se vaya a mover siempre en los registros de la zona roja del cuentarevoluciones. 

Speed 1

 

Un buen compromiso

La amortiguación es siempre la parte más complicada de las sport-turismo; no puede ser demasiado blanda -se resiente la parte “sport”- ni demasiado dura porque entonces resulta cansada en uso turístico. Por eso los fabricantes se devanan los sesos buscando buenos compromisos... y por eso  el tarado de la suspensión suele ser casi lo primero en lo que  nos fijamos ante un nuevo modelo.
La de la Speed me pareció bien resuelta; algo más blanda la anterior que la posterior pero, en general, efectiva también a ritmos altos. Para ser honestos hay que decir que -como ya hemos comentado- el estado del pavimento de la ruta elegida era poco menos que una pista de patinaje ¡con musgo incluido en los virajes en la sombra! y la preciosa Triumph tampoco se vio muy exigida... aunque fue suficiente para evidenciar que es poco amiga de enlazar curvas muy cerradas a baja velocidad, circunstancia en la que el tren delantero se muestra algo perezoso probablemente por un lanzamiento muy corto que, en cambio, destaca más enlazando virajes rápidos

En mi opinión, más que las horquillas infernales de Sa Calobra, el hábitat natural de esta moto son las curvas rápidas y abiertas donde muestra un aplomo envidiable y puede conducirse prácticamente sólo desde el puño del gas.

 

Debe ser amor...

Nunca he ocultado mi debilidad por las neo-retro de cualquier marca y estilo así que no resultará extraño que diga que es difícil encontrarle defectos a la Speed Twin más allá de que te pueda gustar o no el concepto... y yo mismo he tenido alguna duda con ello, lo admito. Había momentos en los que me preguntaba si realmente a esa moto le hacía falta un motorazo así y si no sería igual de buena y divertida con un 900 -¡oh... espera... eso ya existe dentro de la gama Triumph- y al cabo de un rato pensaba absolutamente lo contrario y simplemente me dejaba acariciar el oído abriendo gas a pocas vueltas para regodearme con el bramido de un bicilíndrico fabuloso cobrando vida pistonada a pistonada.
Más allá de algunos detalles, por tanto, no me veo capaz de enmendarle la plana en nada a los de Hinckley. Los retrovisores, por ejemplo, no me gustaron ni por visibilidad ni por ubicación. Supongo que, al anclarlos en los puños, se ha tratado de buscar ese “toque” diferenciador con el resto de la familia -algo así como el gemelo que se pone un piercing para dejar claro cuál es el rebelde de los dos hermanos- pero yo sigo prefiriendo la ubicación clásica. El cuadro de instrumentos me pareció precioso en cuanto a diseño pero pasado el primer momento, en la carretera, me pareció menos legible de lo que esperaba. Pero, al final, ambas cosas tienen más que ver con gustos particulares que con defectos en si mismos así que me pregunto si estoy siendo algo injusto con un conjunto en el que -por otra parte- la calidad de finición roza el notable.


Es la Speed, repito, una moto de concepto y como tal de esas que o te llegan al corazón o no te llegan. Sin términos medios.
A mi me ha llegado tanto que no hago más que pensar en ella y sí, lo admito: con deseo.
Debe ser amor.
O como decían los Madness “It must be love”

Detalles de la moto

selector modos

La nueva moto inglesa dispone de tres mapeados diferentes -sport, rain y road- que cambian tanto la suavidad de la entrega de la potencia como la facilidad del motor de “estirarse” en la franja de arriba. Todos los mandos son "Ride by Wire".

motor speed

El bicilíndrico de 1.200 cc es de origen Thruxton aunque monta nueva tapa de levas de magnesio, embrague revisado y tapas más ligeras. Ofrece una potencia de 97 CV a 6.750 rpm, con una cifra máxima de par de 112 Nm a 4.950 rpm. Triumph establece períodos de mantenimiento cada 16.000 kms.

deposito

La Speed Twin llegará a los concesionarios el 21 de febrero a un precio de 13.100 euros la versión “Black”. Estará disponible también en “Silver” y “Red” con un sobrecoste de 300 euros.

frenos

Las pinzas de freno Brembo de 4 pistones que muerden el doble disco delantero, junto con la pinza flotante trasera de dos pistones, ofrecen una excelente potencia de frenada y dosificabilidad claramente sport-turismo.

bastidor

El chasis ha sido desarrollado a partir del de la Thruxton R y prima la ergonomía y confort pero sin perder la conexión sport. La amortiguación busca también la máxima agilidad y aplomo en virajes rápidos. Desaca también el doble silenciador deportivo de color negro con la salida ligeramente elevada

asiento

El generoso asiento de la Speed Twin estrena acolchado y se encuentra a una altura muy baja (807mm de distancia al suelo) resultando accesible para conductores de cualquier estatura. 

Cuadro

Todas la iluminación de la nueva Triumph es a base de leds. La moto incorpora tambié una toma USB y el cuadro de instrumentos, exclusivo del modelo, incorpora un menú digital que se maneja fácilmente desde los botones ubicados en el manillar.

piloto trasero

Todas la iluminación de la nueva Triumph es a base de leds, incluido el DLR del faro delantero y los intermitentes. Su diseño es minimalista e inspirados en las formas de los modelos clásicos de la casa de Hinckley.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Gonzalo de Martorell

Fotos:

Triumph Press

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #107: ¡Comparativa Scrambler!

En este nuevo número de Moto1pro enfrentamos la Husqvarna Svartpilen 701 contra la Ducati Scrambler Full Throttle y la Triumph Street Scrambler. Probamos a también a fondo la Kawasaki ZX-6R, toda una SuperSport de calle, y la Zontes V-310. Además, viajamos a Italia para tomar parte en el Rally Transitalia Marathon de la mano de T.ur, probamos cinco cascos réplica de pilotos de MotoGP y damos una vuelta por las cinco motos de película más impactantes. Además de nuestras secciones habituales…