Moto1pro
Descuentos en gasolineras: cómo ahorrar en el combustible

Descuentos en gasolineras: cómo ahorrar en el combustible

Muchas gasolineras cuentan con promociones y descuentos que pueden ayudarte a ahorrar bastante dinero en tus repostajes. Descubre cómo sacar el mejor provecho.

Facebook
Twitter
Whatsapp
Redaccion Moto1pro
Redacción
Foto
Archivo
Fecha03/02/2024

Hablamos de:

Descuentos en gasolineras: cómo ahorrar en el combustible
Facebook
Twitter
Whatsapp
Redaccion Moto1pro
Redacción
Foto
Archivo

fecha03/02/2024


El precio de la gasolina sigue fluctuando, pero está claro que es uno de los gastos más importantes cuando usamos nuestra moto. Por eso es bueno saber cómo localizar gasolineras con descuentos porque en muchos casos sus promociones permiten acabar ahorrando bastante dinero. 

Ahorrar al echar gasolina

Seguramente conoces alguna gasolinera cercana a tu casa o trabajo que ofrece promociones al repostar, y que frecuentas. Pero es posible que pases cerca de alguna otra gasolinera que tenga mejores precios, o más rebajas, y te lo estás perdiendo… Aquí es donde un portal como Gasogenio puede ser de gran ayuda, porque te puedes informar de cómo ahorrar en combustible, ya sea con descuentos, cupones o usando alguna aplicación de pago concreta.  

Algunos ejemplos son bastante llamativos: en las gasolineras de los centros Carrefour, por ejemplo, se acumula un 8 por ciento de lo repostado que podremos usar en compras. Las gasolineras Galp tienen diferentes promociones: pagando con tarjeta de Abanca, un 5 % de descuento, con la de ING un 3 %, o con la tarjeta de pago Evo o CaixaBank, un 2 %. Repsol descuenta 5 céntimos de euro por litro usando su medio de pago Waylet, que además ofrece un 3% en compras online o recargas de vehículos eléctricos.

A estos descuentos hay que añadir otras promociones tanto para particulares como para empresas o autónomos. En Gasogenio tienes un excelente compendio de todas estas posibles rebajas que te ayudarán a usar más la moto gastando menos.

Ahorrar con la conducción

Además de conocer qué gasolineras nos ofrecen mejores descuentos, por supuesto que nuestra conducción influye mucho en cuánto combustible gasta nuestra moto. No dejarla calentar tras los arranques en frío o estirar las marchas por sistema pueden aumentar el consumo notablemente, ¡incluso al doble! Para lo primero, recomendamos siempre arrancarla en parado mientras terminamos de ajustar el equipamiento (cerrar chaqueta, poner casco y guantes), así el motor ya lleva unos minutos en marcha antes de salir.

La conducción “eficiente” de mínimo consumo consiste en aprovechar el empuje del motor cambiando a la marcha superior cuando el motor entre en su zona buena de par, sin buscar acercarnos a la zona de potencia máxima. Generalizando podemos decir que si cambiamos antes del primer tercio del cuentavueltas estaremos ahorrando gasolina, y si lo hacemos a partir de la mitad o segundo tercio, será lo contrario, aunque primaremos las prestaciones (puede ser necesario en caso de adelantamiento por ejemplo).

En los scooters o motos automáticas, aunque no tenemos control directo sobre las marchas, sí podemos (debemos) asegurarnos de un buen calentamiento inicial y rodar los primeros kilómetros con más calma (a punta de gas). Una vez caliente el motor, también conducir sin buscar grandes aperturas de gas hace que la transmisión automática busque desarrollos largos (el equivalente a “una marcha más” en moto) ayudando a mantener un bajo consumo de gasolina.

¿Cómo sabremos si somos conductores eficientes? Poniendo a cero el cuentakilómetros parcial en cada repostaje, llenando siempre hasta arriba, y tomando nota (foto) de cuánto llevábamos recorrido y cuánta gasolina ha entrado. Los litros divididos por los kilómetros nos dan el consumo real: por ejemplo, 10 litros entre 250 kilómetros sería un consumo de 0,04 litros por kilómetro, o 4 litros cada 100 kilómetros.