Moto1pro
Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995

Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995

La marca de Noale puso a la venta una moto de carreras matriculable, que fue la base con la que Max Biaggi conquistó tres Mundiales de 250 cc.

Ildefonso García
Ildefonso García
Foto
iconicmotorbikeauctions.com
Fecha04/08/2022
Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995
Ildefonso García
Ildefonso García
Foto
iconicmotorbikeauctions.com

fecha04/08/2022


Las bicilíndricas deportivas de 2T y 250 cc son una de las esencias del motociclismo. Un tipo de moto que, de alguna manera, resume el placer del “equilibrio dinámico”, en parte gracias a un paquete en el que todo funciona casi a la perfección: estabilidad, potencia, peso, manejabilidad… Las “dos y medio” de 2T se han convertido en verdaderos unicornios, todo el mundo habla de ellas pero pocos han visto una y se cuentan con los dedos de la mano aquellos que tienen en su garaje una montura como la que ves aquí.

La Aprilia RS 250 Loris Reggiani Réplica fue una de las mejores motos deportivas de 2T de la historia. El inteligente piloto italiano (que aprendió mucho en sus comienzos junto al maestro Nieto en Minarelli) tuvo el honor de ser el primero en ganar un Gran Premio a lomos de una Aprilia en 1987…

Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995

Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995

La marca italiana diseñó la RS250 a imagen y semejanza de su moto de carreras que competía en el Mundial de 250 cc. El motor del modelo de calle utilizaba un bicilíndrico de procedencia Suzuki RGV 250 (VJ22), aunque modificado por la casa de Noale. La potencia de esta pequeña bestia llegaba hasta los 70 CV a 11 900 rpm. El chasis era un doble viga de aluminio que empleaba al motor como elemento portante y se complementaba con un basculante tipo banana, muy de la época. Este último tenía esa forma para permitir que los tubarros se alojasen de manera que se mejorase la distancia libre al suelo. Un detalle importante en una moto que aspiraba a conquistar la corona en el Mundial del “cuarto de litro”.

La horquilla invertida era de procedencia Showa con un diámetro de 41 mm, y se podía ajustar tanto en compresión como extensión. Sachs se encargaba del monoamortiguador trasero, donde se podía trabajar con la precarga, compresión y extensión. Los frenos eran Brembo Oro con dos discos anteriores de 298 mm mordidos por pinzas de cuatro pistones y uno trasero de 220 mm con pinza de dos pistones.

Tras unos humildes comienzos llegarían los años dorados del binomio Aprilia-Max Biaggi, una asociación imbatible que triunfó en el Campeonato del Mundo en 1994, 1995 y 1996. Incluso hoy en día, el inescrutable Max continúa unido a la marca de Noale y se le puede ver en el box de la marca en MotoGP. A pesar de que también posee su propio equipo en Moto3.

La ficha técnica de la RS250 es espectacular con un peso en seco de 141 kg, una velocidad máxima de 210 km/h y una aceleración en el “cuarto de milla” (402 metros) de 12,5 segundos. La unidad que ves aquí se importó a EEUU desde los Países Bajos y en la actualidad se encuentra en Texas. Si nos atenemos al panel de instrumentos, la Aprilia solo ha recorrido 9195 km. El propietario asegura haber rehecho por completo el motor. Esta unidad la subasta iconicmotorbikeauctions.com. En el momento de escribir estas líneas la puja iba por 10600 dólares (10318 euros). ¿Quieres sentirte Max Biaggi? Nosotros ni siquiera nos atrevemos a intentar emular al gran Loris Reggiani…

Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995
Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995
Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995
Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995
Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995
Moto de ensueño: Aprilia RS250 Loris Reggiani Réplica 1995
Ildefonso García

Ildefonso García

Moto1pro
Ildefonso García

Ildefonso García

Tras estudiar periodismo e inglés, en los 80 me publicaron una entrevista con Kenny Roberts y desde entonces estoy en este mundo. Dispuesto a aprender hasta la caída de la bandera ajedrezada.