Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

El SYM Maxsym TL es la punta de lanza tecnológica de SYM en su gama de maxiscooter. Tiene argumentos sólidos para pelear por la cabeza de la lista de ventas y no solo es el precio.

Autor:
Pipe Hinojosa
Foto:
Lluís Llurba
Publicado el 08/02/2021
Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

ASPECTOS POSITIVOS

Comportamiento dinámico
Posición de conducción
Relación calidad-precio

ASPECTOS NEGATIVOS

Transmisión por cadena
Altura (y anchura) al suelo
Solo cabe un casco integral

Cilindrada

465cc

Motor

2 cil. EFI DOHC

Potencia

40 CV a 7.750 rpm

Peso

178kg

Carnet

A2

Precio

7.999 €

Desde su llegada a nuestro mercado hace ya tiempo, SYM ha venido jugando la baza calidad-precio. La cosecha de éxitos ha dado la razón a una estrategia que mira al cliente, porque es quien le hace mejor publicidad. Pocas marcas confían tanto en su producto como para que disfruten de 5 años de garantía; es el caso de nuestra protagonista de hoy.

Teníamos ganas de poner las manos encima del SYM Maxsym TL 500. Su aparición en los diversos salones ha causado expectación justificada, porque su propuesta es de lo más inteligente. La aparición de la T-Max 500 hace 20 años supuso la creación de un nuevo segmento, los maxiscooters. Lo que parecía un ejercicio de Yamaha pasó a ser tendencia y son numerosos los rivales con los que cuenta. Pero no es aquí donde pelea el SYM Maxsym, porque en SYM han tenido la audacia de posicionar su producto un escalón por debajo de la pelea de las cinco cifras.

Motor

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Sí es verdad que la estética se inspira en el T-Max, no se puede negar y de hecho su arquitectura también es similar. Cuenta con un bicilíndrico paralelo de 465 cc DOHC con un tercer cilindro vacío a modo de eje antivibraciones. Desarrolla 40 CV a 7.500 rpm lo que queda por debajo de los otros bicilíndricos, pero por encima de los monocilíndricos de 400 cc, a los que se parece en volumen pero supera en prestaciones.

La jugada es muy eficaz, porque por 7.999 € es capaz de jugar en dos ligas. Abusa de sus cualidades dinámicas respecto a los monocilíndricos de 400, pero no se ve arrasado por los grandes bicilíndricos de Yamaha, BMW o Kymco, porque pocas veces se le exigirá el máximo de sus capacidades, al menos en velocidad punta, que es donde el SYM Maxsym podría verse superado. Es evidente que no es tan brillante en aceleraciones y recuperaciones, pero si sus rivales están en el sobresaliente, el SYM accede al notable.

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Al fin y al cabo es un vehículo práctico destinado a desenvolverse con soltura en el tráfico urbano, con capacidad para rodar en vías rápidas bastante más allá de las velocidades legales. ¿Y lo consigue? Con creces. Los 5.000€ de diferencia con respecto a sus rivales te ponen a pensar rápidamente qué es lo que se paga por adquirir un producto premium, porque la sensación de calidad y robustez acompañan al SYM Maxsym no solo estéticamente, sino también en terminación y acabados.

Parte ciclo

No recurre a materiales exóticos, por supuesto. El chasis es tubular de acero, que desempeña su función perfectamente. De hecho, el scooter arroja en la báscula 211 kilos, por debajo de sus rivales de clase alta. La sensación de aplomo en vías rápidas también responde a una distancia entre ejes de 1.543 mm que combina a la perfección con las llantas de 15´ que equipa. Esa será su limitación en el eslálom entre coches en tráfico cerrado. Las suspensiones pueden parecer algo duras al principio, pero contribuyen a la sensación de solidez del conjunto y ayudan a que los cambios de dirección sean instintivos. El aspecto del amortiguador trasero tumbado, a la vista con el depósito de gas separado es sencillamente espectacular.

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

El frenado se encomienda a dos discos de 275 mm con pinza de anclaje radial de cuatro pistones, a la altura de motocicletas de corte deportivo. El tacto es bastante duro, y aunque ambas manetas son regulables, la diferencia entre los 4 puntos de regulación es prácticamente inapreciable, pero la potencia de frenado está ahí.

Ergonomía

La posición de conducción es cómoda, pero precisamente por eso el asiento es un poco ancho y, aunque esté a solo 795 mm del suelo, me cuesta llegar con las dos plantas de los pies con mi 1,78 m. En marcha las piernas van relajadas y hay espacio de sobra para las rodillas, muy de agradecer en un scooter de corte deportivo. El asiento dispone de un apéndice en la zona lumbar que siempre viene bien, mientras que el pasajero dispone de un asiento mullido, estriberas escamoteables de aluminio y unas asideras dignas de tal nombre. Aunque vaya protegido con una placa, el escape está demasiado cerca del pie derecho del acompañante, por lo que habrá de ser cuidadoso en la maniobra de subir y bajar para no quemarse.

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

La capacidad de carga no es uno de sus fuertes. Debajo del asiento cabe un casco integral, pero no en cualquier posición, dependiendo del casco. Hay más espacio disponible, pero queda la sensación de que podría haber más. Si quieres guardar dos cascos integrales, no tienes más remedio que acudir a la industria auxiliar para instalar un baúl. Sí dispone de dos prácticas guanteras a ambos lados del escudo, una de ellas con conexión USB. La calidad de ajuste de los plásticos es buena, pero la tapa de plástico que hay entre el asiento y el manillar se ralla con facilidad con el subir y bajar al scooter. Lo mismo ocurre con el plástico que tapa el panel de instrumentos, que por otro lado es de lo más completo. Permite multitud de opciones de visualización de la información, incluyendo un cuentarrevoluciones que es a la vez “de aguja” y digital. En cualquier caso, en todo momento podrás observar en la pantalla de la derecha la velocidad, odómetro y combustible restante.

El tapón de llenado se sitúa entre las piernas y dispone de cerradura en el tapón. Está oculto bajo una tapa que se abre desde el clausor, que también acciona el bloqueo de dirección. A su lado se sitúa un botón para abrir el asiento, que no podrá activarse si no está la llave insertada. Una vez que se gira el contacto y el motor arranca, el sonido es a la vez ronco y deportivo, de lo más sugerente. La respuesta al gas es enérgica y el sonido invita a roscar el gas, momento en el que el rugido mecánico se torna en una leve ronquera eléctrica, hasta que con el sonido del viento se pierden los matices y te concentras en lo suave que va.

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Conclusión

Una vez a los mandos y haciendo los recorridos habituales por la jungla urbana, no deja de asaltarme el pensamiento de cómo puede ser que sus rivales cuesten 5.000 o 6.000€ más. Está claro que el producto no es tan refinado como aquéllos. Hay puntos un tanto toscos, como el aspecto a la vista del sistema mecánico del freno de mano en la pinza trasera. Su funcionamiento es impecable, útil e ingenioso, activándose con la pata de cabra. No va a la última en tecnología, pero es un hecho que está mucho más cerca de sus rivales de lo que la distancia monetaria indica. Como dicen los anglosajones, es un Best Buy; y si no, está muy cerca de serlo, porque lo que sí es, es dinero bien invertido.

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Detalles de la moto

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Tiene un sonido de lo más sugerente, que pierde personalidad con el aumento de revoluciones.

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Buena terminación. Ambos frenos son regulables.

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Dispone de mucha información, pero se ralla con facilidad el plástico que lo cubre.

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Dispone de dos guanteras, una de ellas con carga USB.

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Solo cabe un casco integral y algo más. Para aumentar la capacidad hará que acudir a la industria auxiliar.

Galería de fotos

Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional
Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional
Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional
Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional
Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional
Prueba SYM Maxsym TL 500: Decisión racional

Video recomendado

Relacionados

Texto:

Pipe Hinojosa

Fotos:

Lluís Llurba

Publicado el 08/02/2021

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #122: Enamórate

Este número enamora. No solo te damos las claves para seducir a tu pareja para montar en moto sino que te mostramos las motos más cómodas para viajes a dos. Probamos la Honda X-Adv y la SYM Maxsym TL 500 y para nos enamoramos de la Triumph Thruxton RS y la Harley Davidson Far Bob. Te contamos por qué las motos enamoran utilizando el intercomunicador Cardo Packtalk Black. La historia de Yamaha en el Mundial, Tu opinión cuenta especial parejas moteras, MotoSpirit, El niño de la curva… ¡Arrancamos!