Chaleco refrigerante moto

Chalecos refrigerantes para moto: qué son, cómo funcionan y cómo elegirlos

Igual que hay ropa térmica para el motorista también hay ropa refrigerante que nos puede ayudar a pasar menos calor. Pero ¿Merece la pena? Así son y así funcionan los chalecos refrigerantes para moto.

Autor:
R. Ruiz
Foto:
Marcas
Publicado el 15/07/2020
Chaleco refrigerante moto

Cuando aprieta el calor parece que nos sobran todas las capas de ropa, pero eso en moto nunca es buena idea. Nunca debemos descuidar nuestra protección y si crees que el calor sigue siendo asfixiante incluso cuando utilizas ropa ventilada, siempre puedes recurrir a un chaleco refrigerante para que tu cuerpo baje unos cuantos grados. Una solución que puede darnos un pequeño respiro en los peores días de verano.

Aunque parezca que ponernos más capas hará aumentar el calor, en este caso el resultado es justamente el contrario. Igual que hay ropa térmica confeccionada en avanzados materiales para calentarnos en invierno, también la hay pensada, desarrollada y diseñada para conseguir el efecto contrario y refrigerar nuestro cuerpo.

Chaleco refrigerante moto

Qué son los chalecos refrigerantes para moto

Los chalecos refrigerantes son una prenda interior que está pensada para ser vestida debajo de una chaqueta protectora, en este caso una chaqueta ventilada, que será la que mayor nos ayudará a regular la temperatura del cuerpo cuando hace calor. Es decir, el chaleco no sustituye a ninguna otra prenda de las que debemos utilizar cuando circulamos en moto, sino que es un complemento que añadimos a nuestro atuendo.

Según los fabricantes, un chaleco refrigerante para moto puede hacer descender la temperatura de nuestro cuerpo entre 10 y 15 grados, lo que suena realmente interesante cuando empezamos a sudar dentro del caso. 

Chaleco refrigerante moto

Tipos de chalecos refrigerantes y cómo funcionan

Eso sí, todo depende del tipo de chaleco que estemos utilizando, y podemos en el actual mercado de equipamiento específico para el motorista podemos diferenciar tres:

  • Chalecos refrigerantes que emplean nuestro sudor

Son los más sencillos de todos. Están confeccionados en materiales como poliamida, polímero, celulosa y elastano y se sirven de nuestro propio sudor para refrescarnos. El inconveniente de estos chalecos es que, para cuando entran en funcionamiento, ya hemos pasado calor. Son los más económicos de todos.

  • Chalecos refrigerantes que se empapan

Estos chalecos se sirven de materiales absorbentes para que una vez que han sido sumergidos en agua, y tras ser debidamente escurridos, nos los pongamos y durante plazos que van de las 5 a las 10 horas se libere lentamente el agua restante para mantenernos refrigerados. Son muy frescos, pero el inconveniente de estos chalecos es que nosotros mismos nos mojamos. La teoría dice que el chaleco se debe de secar por completo antes de usarlo y que incluso así las fibras se mantienen frescas, pero si buscas una mayor efectividad el efecto es siempre mayor si aprovechamos su humedad. Su precio no es elevado.

  • Chalecos refrigerantes de líquido interno

Son los más avanzados y los últimos que han hecho su aparición. Son chalecos que pueden ser rellenados con agua. La temperatura de nuestro cuerpo y la temperatura ambiente hacen que el agua de su interior se evapore lentamente para así bajar nuestra temperatura corporal, entrando en acción antes de que rompamos a sudar. Sus fabricantes aseguran rangos de funcionamiento de hasta 8 horas, por lo que si se usan en trayectos cortos se pueden usar durante varios días. Una vez evaporada toda el agua de su interior podemos rellenarlo de nuevo y, a diferencia de los anteriores, no tenemos sensación de humedad en nuestro cuerpo. Son los de precio más alto.

Chaleco refrigerante moto

Cómo elegir un chaleco refrigerante para moto

A la hora de elegir un chaleco refrigerante para moto entran en juego varios factores. Por un lado, el uso que le vayas a dar ¿te lo vas a poner todos los días o solo esporádicamente en algún viaje en moto?. Por otro, la efectividad que le vayas a exigir ¿pasas realmente mucho calor cuando vas en moto o es solo una pequeña molestia? Y por otro el presupuesto ¿estás dispuesto a invertir más de 100 euros en esto?

Si la respuesta es sí en todas estas preguntas, la conclusión es que el chaleco que más te merece la pena es un chaleco refrigerante de líquido interno. Los refrigerantes que se empapan pueden ser útiles en viajes o rutas cortas, pero no en el día a día. Serían una buena opción si tu presupuesto no es muy alto y el uso va a ser esporádico. Pero si realmente pasas mucho calor, vas a utilizarlo todos los días y el dinero no es un problema para ti, entonces sin duda el más indicado un chaleco refrigerante de líquido interno. Como ves, los chalecos que se sirven de nuestro propio sudor ni los contemplamos.

¿Merece la pena la ropa refrigerante para moto?

Si te molesta pasar calor en moto… Definitivamente sí, sí merece la pena utilizar ropa refrigerante en moto. En Moto1Pro hemos probado diferentes chalecos refrigerantes y hemos de decir que los chalecos refrigerantes con líquido interno cumplen efectivamente con su función. Son capaces de rebajar nuestra temperatura corporal unos cuantos grados y la sensación es agradable, pueden ser usados con chaquetas de verano y con espalderas y no interfieren ni en nuestra libertad de movimientos ni en nuestra seguridad. Para ir un paso más allá hemos probado a rellenarnos con agua fría del frigorífico, en vez de con agua del grifo, y evidentemente la sensación en un principio es mucho más refrescante.

Relacionados

Te puede interesar

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #117: La Moto, la solución

En el 117 la Moto es la Solución. Te enseñamos sus beneficios y tras probar la Peugeot Metropolis nos preguntamos: ¿Qué es mejor, 3 o 2? Pero sois vosotros los que nos contáis por qué habéis elegido un Scooter en “Tu opinión cuenta”. Y nos ponemos el casco, un HJC RPHA 11, para probar la precisión de la KTM Duke 890 R y la deportividad de la Ducati Panigale V2, con la que no sé si podríamos haber hecho la RodiBook 2020. Lifestyle, El niño de la curva, MotoSpirit... ¿Depósito lleno? ¡Arrancamos!