Moto1pro
Métodos para evitar que nos roben la moto

Métodos para evitar que nos roben la moto

A la hora de luchar contra los ladrones, podemos usar métodos preventivos y métodos reactivos. ¿Quieres conocerlos?

Esther Rabadán
Archivo
26/10/2021

Hablamos de:

Métodos para evitar que nos roben la moto
Esther Rabadán
Archivo

26/10/2021


El aumento de robos de motos es incuestionable. Cada día podemos ver en RRSS el anuncio de una nueva moto robada con la esperanza de poder encontrarla cuanto antes. En pleno Siglo XXI a los amigos de lo ajeno no les importa si es de día, de noche o si tenemos la moto en un garaje o en la calle. Tienen todos los medios suficientes para, si quieren, robar una moto en menos de 1 minuto.

Y es por eso por lo que nosotros, esos enamorados de las dos ruedas, hacemos todo lo posible por ponérselo más difícil todavía. Como se suele decir, “ya está todo inventado” y entre los sistemas antirrobo tradicionales y los localizadores GPS, tenemos muchísimas opciones para asegurar nuestra moto ante los malos pensamientos de esa gente indeseable.

¿Cómo puedo evitar que roben mi moto?

Métodos para evitar que nos roben la moto

A priori, los medios que pueden ayudarte a que los ladrones no pierdan tiempo intentando robar tu moto y se vayan a por otro objetivo, son los antirrobos tradicionales. Es lo que llamamos los métodos de seguridad preventivos. En el mercado podemos encontrar sistemas para candar el disco, antirrobos de horquilla, cadenas con eslabones de alta resistencia y articulados, antirrobos de manillar… Algunos de ellos, como los candados de disco, cuentan con alarmas integradas que incorporan un sensor de movimiento, por lo que con tan solo un pequeño golpe alertan a todos los viandantes situados a muchos metros a la redonda. Todos estos sistemas vienen muy bien a modo disuasorio, para que el ladrón se piense dos veces si escoger tu moto u otra sin ningún tipo de sistema de seguridad. Pero… ¿Qué ocurre si esto no funciona y, al bajar al garaje, me encuentro con que mi moto no está?

¿Lo mejor? Un localizador GPS

Y es que, como ya hemos comentado un poco más arriba, tanto para bien como para mal “ya está todo inventado” y hay algunos ladrones que tienen la maña y la fuerza suficiente como para hacer desaparecer nuestra moto en un suspiro. Por eso tenemos los sistemas de localización. Esto es lo que llamamos sistemas de seguridad reactivos. Un ejemplo de ello es el Komobi, un pequeño localizador GPS que se instala de manera sencilla en nuestra moto y no solo la tiene localizada sino que nos avisa, tanto por una notificación en el móvil como por una llamada telefónica mediante su servicio Komobi Phone, de que nuestra moto está siendo manipulada o transportada sin nuestro consentimiento. Con ello, no solo tendremos controlada nuestra moto sino que, en caso de robo, podremos seguir en vivo dónde se encuentra y avisar a los servicios de emergencia.

Métodos para evitar que nos roben la moto

Localizadores como Komobi son el ejemplo perfecto de dispositivos reactivos en caso de robo. Cuenta con dos tipos de alarmas, una de área y otra de movimiento, ambas configurables por el usuario para que este sea avisado según sus necesidades. Si tienes la moto en la calle, por ejemplo, sería conveniente configurar la alarma de área para que el dispositivo te avise si tu moto sale de una zona en concreto. Si tienes la moto estacionada en un garaje, la alarma de movimiento te avisará, al momento, de cualquier golpe que reciba tu moto. De esta manera, la reacción ante el robo de tu moto puede ser instantánea, lo que aumentará las posibilidades de que, o bien el robo no termine siendo efectivo, o bien el proceso de recuperación de tu moto comience cuanto antes y con información en tiempo real de su situación.

Sin duda, ante un posible robo lo mejor es prevenir, por lo que lo ideal sería combinar un antirrobo clásico con un localizador GPS como Komobi. Como siempre, lo mejor para las reinas de nuestra casa, ¿no?

Esther Rabadán
Twitter Instagram Linkedin

Esther Rabadán

Moto1pro
Esther Rabadán

Esther Rabadán

Amante de las motos desde que tengo uso de razón, llevo toda la vida sobre dos ruedas. Tras realizar colaboraciones en distintos medios, en Moto1Pro he hecho de mi pasión, mi modo de vida. Curiosa, analítica y muy digital, además de probar motos, coordino la redacción con mano de hierro en guante de seda.

Twitter Instagram Linkedin