Moto1pro

Vídeo: ¿Por qué las motos no se caen?

Publicado el 30/03/2022

Seguro que habéis oído alguna vez frases como éstas: “La moto derrapó, pero me hice con ella y no me caí”… probablemente tú no hiciste nada, fue la moto. O “es que no se hacer contra manillar”… si vas en moto, sabes hacer contra manillar, aunque no lo creas. Todo esto y mucho más te lo contamos en este vídeo…

Muchos hemos visto imágenes en las que el piloto cae y la moto sigue andando sola, tan campante… y no unas decenas de metros, sino cientos de metros, hasta chocar con algo o hasta perder velocidad. Y es que, creedme, nuestras motos no se quieren caer y en muchas de esas “salvadas”, incluso en las de Marc Márquez, la moto tiene mucho que ver.

Tanto es así que para hacer que una moto gire hay que intentar que se “caiga”, hacia el interior de la curva. ¿Cómo? A base de contra manillar, es decir, girando o más bien iniciando el giro hacia el lado contrario al que queremos ir. Y llegados a este punto muchos me decís: “Es que yo no se hacer contra manillar”. Las respuesta a este es una palabra que mi abuela decía que era muy “fea”… eso es mentira. Si vas en moto o en bici, sabes hacer contra manillar… aunque no sepas que lo haces o cómo lo haces. Te lo vamos a demostrar.

La prueba definitiva

Hay una prueba definitiva de que las motos, se por si, no se caen: Suelta las manos y verás como sigue tan tranquilamente en línea recta. Si la moto tiene control de crucero, puedes ir sin manos, recto, los kilómetros que quieras, sin problemas… salvo que haya imprevistos en forma de irregularidades, viento o cambio de peso por parte del piloto o acompañante.

¡Ojo! Como se dice en los anuncios, “no hagáis esto en casa”… Si hacéis estas pruebas hacedlas en lugar seguro, el más seguro, un circuito. Y desde luego no hace falta que te metas las manos en el bolsillo o te cruces de brazos, para probar basta que sueltes el manillar y la moto, obviamente, seguirá tan tranquila.

Un día hice una apuesta con mis hijos: Ir en bici sin manos desde mi casa a casa de mi cuñado, unos tres kilómetros con varios giros de 90 grados… y gané. Porque en la bici o en la moto, sin agarrar el manillar, solo desplazando el peso, puedes hacer que la moto gire… Porque la moto, insisto, ni se cae ni se quiere caer.

La pregunta clave

Para muchos la pregunta clave sería, ¿para qué sirve todo esto? ¿Nos estás invitando a ir sin manos? No, os estoy invitando a entender lo que pasa en vuestra moto para ser mejores moteros.

¿Por qué las motos no se caen? Sin duda el que las conduce tiene mucho que ver más cuando se caen que cuando no se caen. Como decía un buen amigo mío ingeniero hablando sobre motos de carreras: “Las motos no se caen, los pilotos las tiran”. Y por qué no se caen: Pues básicamente por el efecto giroscópico y por el lanzamiento de la horquilla. Vamos a verlo.

Efecto giroscópico

El llamado efecto giroscópico lo que hace es que cuando algo gira, por ejemplo, una rueda, estabiliza la posición de su eje y mover ese eje, requiere un esfuerzo. Este efecto aumenta con la velocidad de giro y con la masa que gira.

Cómo no sé si os lo creéis o si lo entendéis, vamos a hacer un experimento práctico y para ello hemos traído un mecanismo súper sofisticado para demostrarlo… ¡Una rueda de bicicleta!

El lanzamiento de la horquilla

Hablamos del ángulo de lanzamiento, del ángulo del avance o en inglés, del caster, que es todo lo mismo. ¿Y qué es exactamente? Pues es muy, muy sencillo de explicar ti tienes a mano una pizarra así que me he traído de nuestro canal amigo, “Garaje Hermético” la ya famosa…. ¡PIZARRA HERMÉTICA!

Una moto de lanzamiento cero sería ingobernable, una moto de carreras lleva poco lanzamiento y en el extremo están las motos diseñadas para ser estables en rectas, como es caso de las Custom, sobre todo las más radicales.

Nuestro amigo el contra manillar

¿Qué es el contra manillar? Yo os lo he dicho antes: Girar la moto al lado contario de donde queremos ir para que comience a "caerse" al lado al que queremos ir y, entonces sí, "recoger" la moto girando hacia ese lado.

Insisto: Muchos diréis que es muy complicado y que no hacéis eso… Pues lo hacéis, es imposible ir en moto o en bici sin hacerlo. Y hay otra prueba irrefutable que os invito a hacer.

En una recta ancha y despejada no agarréis el manillar, sino simplemente apoyar las palmas de las manos. Y así, intentad girar levemente, como si cambiaseis de carril. ¿Qué va a pasar? Que para ir a la derecha vais a empujar el manillar muy levemente con la mano derecha hacia delante, como si quisieras ir a la izquierda… pero la moto ira a la derecha.

Haced esta prueba y luego me escribís… Si hay uno solo que para girar a la derecha gire directamente a la derecha que mande un vídeo: Prometemos hacerle famoso.

El “otro” contra manillar

Hay otro contra manillar. Porque realmente la expresión contra manillar, que no recoge la RAE porque es un término muy motero, significa girar en el sentido contrario al que gira la moto.

Este se hace, como os he explicado, para ayudar a la moto a tumbar hacia el lado correcto. Pero también se hace cuando patina la rueda trasera, exactamente igual que se hace contra volante en un coche de propulsión trasera.

Hacer esto es una moto de off road es relativamente sencillo y muy frecuente. En una moto de asfalto, al menos en carretera, ni es sencillo ni es frecuente, pero sobre todo lo que no es recomendable. Otra cosa son los circuitos, pero ¡ojo! que tampoco es fácil… Sobre todo no es fácil llevar a la moto a ese limite, hacerlo… y que todo acabe bien…

Conclusión

Está claro que no es lo mismo una moto de competición que una de turismo, una de asfalto que una de campo, pero conocer la dinámica de una moto nos ayudará a disfrutar más de la moto y a ser mejores motoristas.

Lo digo siempre, ser mejor “piloto” y ¡ojo! ese “piloto” va entre comillas, nos puede servir para ir a más velocidad con el mismo margen de seguridad… O para ir más seguros a la misma velocidad, que es mi consejo en carretera, ser bueno para tener más margen.

También en Podcast

Puedes escuchar el texto íntegro de este vídeo también en formato podcast a través de Ivoox, Spotify, Google y Apple Podcast.

Relacionados

Te puede interesar