Moto1pro

Vídeo: Phil Read, el mítico “número 0”

Publicado el 26/10/2022

En 1975 el Mundial de motos de 500 estaba al rojo vivo. Era la primera vez que una 2T podía ganar a una 4T. Y en el G.P. de Francia de ese año apareció Phil Read, el llamado “príncipe de la velocidad” con el número “0” en su moto.  No sé por qué, pero inmediatamente se convirtió en mi ídolo.

El pasado 6 de octubre hemos perdido a uno de los pilotos más carismáticos del Mundial de Motociclismo. “El príncipe de la velocidad”, también llamado “Rebel Read” o “Read el rebelde” fallecía a los 83 años el hombre que planto cara al grandísimo Giacomo Agostini, que defendió las motos de 4 tiempos hasta el final, que consiguió 7 mundiales y que destacó por su fuerte carácter y con sus enfrentamientos con otros pilotos, federación y organizadores. Un hombrer que representaba al piloto de “la clase obrera” frente a los “ricos” como Mike Hailwood.

Los que me escucháis en “Diálogos sobre ruedas” con Diego Lacave, sabéis que a menudo me quejo de la falta de carisma y de carácter de algunos de los actuales pilotos de MotoGP… ambas cosas le sobraban a Phil. Os pongo un ejemplo: Frente a los “remilgos” de los pilotos actuales con sus motos y su entrega de potencia Read contaba que los ingenieros de Yamaha siempre le preguntaban por qué le parecía el par motor y la entrega de potencia y él respondía lo mismo siempre: "Vosotros dadme más CV, que yo me ocupo del par motor y de la entrega de potencia". Eso en una época en la que las 2T gripaban como si no hubiese mañana y había que llevar siempre la mano en la maneta del embrague. Como veis, igualito que ahora.

Vamos a ver su trayectoria desde sus comienzos hasta llegar a ese mítico dorsal “0”.

Admirador de Geoff Duke

Phil Read nació en Luton en 1939 y desde niño fue un apasionado de las motos y admirador del gran Geoff Duke, hexacampeón del mundo y uno de los “Ases”, como se decía entonces, de los GG.PP. en los años 50. Y acabo corriendo en su equipo, con Gilera.

Phil empezó a ganar una tras otra carrera regionales hasta que en 1958 se fue al TT de la Isla de Man, en la categoría júnior, y consigue ganar. Eso la vale conseguir que le cedan motos para el mundial en calidad de “invitado” hasta 1961, cuando disputa el Mundial. Habría que decir “mundiales” en plural, pues participa hasta en tres categorías: 125, 350 y 500cc. Eso era algo habitual en esos años…

Pero volvamos a Phil, gana su primer GP en la isla de Man, en 350 pero tras pasar por Norton, EMC, Gilera y Yamaha, no acaba de triunfar…En esos primeros tiempos con Yamaha, él y dos mecánicos japoneses recorrían Europa en la furgoneta Bedford del piloto… eran otros tiempos.

La “era” Yamaha

En 1964, Read vuelve a Yamaha y por fin consigue su primer título cuando ganó la categoría en 250 cc., título que repite al siguiente año, consiguiendo 7 victorias en GG.PP. y la victoria en el Tourist Trophy de 125 entonces puntuable para el Mundial.

En 1967 sigue su particular “pique” con Hailwood, un pique tan igualado… que llegaron empatados a puntos. Pero Hailwood había ganado 5 carreras por 4 de Read, lo que dio el campeonato a Mike… y no gusto mucho a Phil.

Aquí repasamos la historia de Phil Read con Yamaha.

Ruptura con Yamaha

La temporada de 1968 fue muy animada debido a las órdenes de equipo: Yamaha quería que Read ganase el mundial de 125 cc. y que su compañero de equipo, Bill Ivy el de 250 cc. Read hizo su parte, y gano en 125, pero decidió desobedecer las órdenes de equipo y luchar con Ivy por el título de 250.

Otra vez finalizaron la temporada empatados a puntos, pero esta vez la suerte le sonrió a Read que ganó el título gracias a la diferencia de tiempos. Ganó dos mundiales, pero perdió un contrato, Yamaha prescindió de sus servicios. Se tomo dos años sabáticos y volvió en 1971 con una Yamaha… pero una Yamaha privada. Y consiguió ganar su quinto Mundial. A pesar del éxito en Yamaha no estaban muy contentos. Había que cambiar de aires.

MV Agusta y Agostini

En 1972, Phill ficha por el equipo más potente del Mundial en ese momento, el del conde Agusta, con sus preciosas MV Agusta, por supuesto rojas y plateadas y por supuesto, con potentes motores de 4 tiempos. Participa en el Mundial de 350 y queda quinto, pero en 1973 conquistó el campeonato del mundo de 500 cc.

Y comienzan las diferencias con Giacomo Agostini. Phil era muy maniático e insistente y según Giacomo lo suficientemente “pesado” como para tener siempre todas las piezas de mejor antes que su compañero. Agostini se enfada y se va a Yamaha.

En 1974 volvería a ganar el Mundial Phil y MV Agusta… sin sospechar que sería el último Mundial de Read y el último Mundial conseguido por una moto de 4 tiempos en la categoría de 500. 

El dorsal “0”

Y llega el GP de Francia de 1975 y su famoso dorsal número 0. A Phil Read le correspondía llevar el N.º 1 que le acreditaba como Campeón del Mundo, pero no estaba de acuerdo con las primas de salida y amenazó con no inscribirse.

Los organizadores, dieron por hecha su no participación y le dieron el N.º 1 a Lansivouri. Pero Read llegó a un acuerdo y decidió correr. El número 1 estaba ocupado y le ofrecieron el 59.

¡Por nada del Mundo! Entro en colera y exigió encabezar la lista de inscritos. Y a alguien en la FIM se le ocurrió una brillante idea: Le damos el dorsal “0” y de este modo la organización no tenía que rectificar números y, Read encabezaría la tabla. Dicho y hecho.

Ese campeonato quedó segundo tras Agostini y la Yamaha de 2T. Y Read se dio cuenta que comenzaba una nueva era. Abandonó la marca italiana y corrió con una Suzuki en 1976… para luego abandonar.

Conclusión

Geoff Duke, Bill Ivy, Mike Hailwood, Phil Read y luego, Barry Sheene… ¡vaya cosecha de pilotos! Y ahora, ¿dónde están los pilotos británicos?

La anécdota del día

Tenía gran amistad con César Agüi, para aquellos que no habéis tenido la fortuna de conocerle ni de leerle, en mi opinión uno de los mejores periodistas de motos que ha habido nunca en España. La anécdota que cuento tiene que ver con él.

También en formato podcast

Puedes escuchar el contenido de este vídeo también en formato Podcast a través de Ivoox, Spotify, Apple Podcast u otras plataformas.

Relacionados