Moto1pro

Hacienda pide 2 años y medio de cárcel para Sete Gibernau

El expiloto de MotoGP Sete Gibernau se enfrenta a una petición de dos años y medio de cárcel por evadir 774.000 euros en las declaraciones de IRPF y Patrimonio en 2006, su último año en activo. Hacienda está trás él.

Redacción Moto1pro
Moto1Pro
Foto
Archivo
Fecha20/06/2017

Hablamos de:

Redaccion Moto1pro
Moto1Pro
Foto
Archivo

fecha20/06/2017


Hacienda continúa imparable en su persecución a astros del deporte. Esta vez Sete Gibernau ha sido llamado a declarar hoy en Barcelona, por un supuesto fraude de 774.000 euros a la Hacienda Pública en su último año como piloto en activo, 2006.

La causa fue archivada en fase de instrucción y por ello la Fiscalía solicita la absolución de Sete Gibernau, pero dicho sobreseimiento fue revocado por la Audiencia de Barcelona.

Al parecer Sete Gibernau declaró tener domicilio domicilio fiscal en Chatel-Saint Denis, entre 2000 y 2006, y, según la Agencia Trinutaria, simuló seguir viviendo en esa localidad Suiza durante su último año como piloto profesional, con el objetivo de evadir impuestos. El expiloto afirma que sí vivió allí mientras que la acusación dice que residía en Esplugues de Llobregat (Barcelona).

Sete Gibernau: "Mi primo Miquel Umbert, que era quien gestionaba mi patrimonio, y mi 'manager' de entonces (Léo de Graffenried), que era el que negociaba todos mis contratos, vivían en Ginebra. Eran las dos personas en las que tenía más confianza cuando se trataba de manejar mi dinero, y me fui a vivir allí porque tenerlos cerca me daba tranquilidad.  Tenía, por ejemplo, una relación personal con el Síndico de Saint Denis y había venido a verme alguna vez a los circuitos, apadrinaba carreras allí e incluso tengo una felicitación oficial de su Ayuntamiento por haber ganado un Gran Premio".

En su declaración ha afirmado que todos los pagos y cobros se hacían desde las dos cuentas que tenía en Suiza, que a 31 de diciembre de 2006 arrojaban un saldo de 9,5 millones de euros. Sete ha recordado la inspección tributaria que tuvo hace unos años y que entonces se resolvió con un acta de conformidad. "Entendí que estaba todo bien y que ya no tenía nada de que preocuparme", ha declarado.