Moto1pro
Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga

Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga

Probamos la nueva versión del casco modular de Shoei: tras el éxito del Neotec II, este Neotec 3 sigue la saga con homologación doble P/J y la segura ECE 22/06.

Facebook
Twitter
Whatsapp
Lluís Llurba
02/02/2024
Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga
Facebook
Twitter
Whatsapp
Lluís Llurba

02/02/2024


ASPECTOS POSITIVOS

Cómodo, poco ruidoso, bien acabado
Apertura, pantalla y visor solar “fáciles”
Homologación ECE 22/06 y P/J

ASPECTOS NEGATIVOS

Pesado
Cierre micrométrico (no doble anilla)
Ruido con la ventilación superior

El Shoei Neotec II se ha ganado una merecida reputación como muy buen casco modular, no solo entre los motoristas “aficionados” sino también entre profesionales que necesitan ese tipo de casco en su día a día (fuerzas de seguridad o asistencia). La marca japonesa ha lanzado su sucesor, el Neotec 3, y te adelanto que es un más que digno sucesor de la saga.

Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga

Casco modular Shoei Neotec 3

Es un casco modular con doble homologación P/J (seguro abierto y cerrado) y con visor solar interior. La calota exterior está fabricada en fibras de vidrio y orgánicas (Shoei no usa carbono sino su compuesto AIM) y el interior en EPS de varias densidades. Hay tres tamaños de calota para las tallas XS-M, L y XL-XXL y adopta cierre micrométrico.

La pantalla viene con Pinlock EVO (en la caja) y el visor solar QSV-2 llega filtro de rayos UV al 99% con estándar de gafas de sol (EN1836). Llega algo más abajo del anterior modelo (cubre más), es desmontable y su presencia no significa que calota ni EPS sea menos protector en esa zona. Por dentro, Shoei usa acolchado fácilmente desmontable para su limpieza en diferentes tejidos, incluyendo absorbentes de ruido en la zona de los oídos.

Se ventila por delante (toma con dos posiciones más cerrado) y arriba, y la toma frontal incluye un filtro que evita que entren insectos en caso de impacto (desmontable con un útil incluido para su limpieza). El flujo de aire tiene salida trasera por arriba. Más abajo, un discreto “spoiler” integrado reduce turbulencias. Su precio oscila de los 669 euros (color liso) a los 769 euros (decoración como la que hemos probado).

Lo probamos

Como siempre el casco viene en su caja protectora, metido en la ya típica funda de tela Shoei acolchada/suave por dentro, con un completo manual, una pequeña herramienta y botecito de silicona para articulaciones y gomas. Nada más sacarlo, aparte de apreciar la familiar calidad de acabado de la marca, me llama la atención su peso: los cascos homologados ECE 22/06 (ya obligatorio) han “engordado” bastante y la báscula confirma que son 1915 gramos (exactamente lo que ponía en la etiqueta del mío, talla XL). Será el casco más pesado que haya usado, y aunque la nueva homologación es una ganancia en seguridad, opino que el peso juega en contra (tanto en caso de golpe como a largo plazo por el cuello).

Ya que estoy con lo que menos me ha gustado, nada más sacarlo de la caja también aprecio otra cosa: cierre micrométrico. Soy partidario muy convencido de los cierres con doble hebilla “D” y tengo que puntuar mal a Shoei por esto, aunque sea un cierre que parece seguro por cómo encaja. Además de ese posible problema (soltarse) está el otro: la correa se va aflojando de donde la dejas a tu medida, ambas cosas imposibles con doble hebilla. Y una última cosa negativa: está pensado para su sistema Bluetooth (de Sena) pero si queremos montar otro (Cardo en mi caso)... en lugar de facilitarlo se complica más.

Y hasta aquí mis críticas a este casco: además de su buen acabado exterior, viene con Pinlock de calidad que monté ya de entrada (aunque como llevo gafas mis problemas de empañamiento no se quedan en la pantalla). El cierre micrométrico, que ya he dejado claro no es mi favorito, una vez ajustado me funcionó sin pegas durante el tiempo que lo he estado probando (y espero que más allá). Lo mismo digo del cierre de la mentonera o el mecanismo que acciona la pantalla solar: incluso con guantes de invierno no he tenido problemas en encontrar, y accionar, todo eso, ni la toma de aire frontal, que me gusta por su tamaño y ayuda a evitar ese empañamiento (gafas) que comenté antes.

Pantalla y mentonera

La pantalla se abre en varios “clics” como es habitual y tiene un cierre seguro con el que no se cuela nada de aire ni hay riesgo, si vas deprisa y giras la cabeza, de que se abra por el viento. Pero me hubiera gustado un primer clic o posición “entreabierta” más definido o cercano, porque es donde suelo llevar las pantallas (un puntito abiertas) y ésta se abre demasiado si busco ese punto, o se queda casi cerrada.

Apenas lo he probado en marcha abierto, como sabes no recomendamos (menos seguros) ni cascos abiertos ni modulares en esa posición por mucha doble homologación que tengan. Pero el viento no parece tirar mucho de la mentonera abierta, y si lo abres bien (hay un “clic” final más claro que la sujeta) no se cierra solo o si pisas un bache o algo así: bien, el mecanismo funciona y es seguro. Yo lo uso para ponérmelo y quitármelo, es la gran ventaja que les veo a los modulares, aparte de que para paradas (gasolinera, cajero, etc) basta levantarlo para “ser una persona”.

El visor solar no es muy oscuro, lo que me parece bien porque como yo necesito gafas de sol graduadas no me quedo a ciegas si lo uso, o en días de invierno con niebla y puntos despejados, me ha venido bien cuando aparecía el sol e iba con gafas normales. Me ha parecido bastante silencioso, y me confieso maniático del tema: con tapones, prácticamente silencioso (amortigua bien las frecuencias que los tapones no) y sin ellos no me resultaba molesto hasta velocidades legales o algo más allá. Ahora, si no quieres ruido, no abras la ventilación superior: me ha sorprendido porque hacía mucho (mucho) ruido, incluso con tapones se aprecia a partir de 100 km/h, una sorpresa negativa, aunque es verdad que entra un buen chorro de aire fresco que en verano puede merecer la pena.

En resumidas cuentas, el nuevo Shoei Neotec 3 ha venido a recoger los laureles que su predecesor sembró (por cierto creo que todavía en venta a precios interesantes). Salvo por su peso, demasiado elevado y cercano a los dos kilos, es un casco con el que puedo vivir para todo y disfrutarlo sintiéndome cómodo y bien equipado.

Galería de fotos

Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga
Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga
Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga
Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga
Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga
Prueba casco modular Shoei Neotec 3: sigue la saga
Josep Armengol

Apasionado de las motos, los aviones y la tecnología, llevo más de 30 años viviendo "desde dentro" la información del mundo de la moto en los mejores medios: ahora, en Moto1Pro.

Relacionados