Editorial

Conocer lo malo

Gonzalo de Martorell
28/02/2019
Se aprende más de lo que no funciona que de lo que funciona. No lo digo yo. Lo dice Jorge Lorenzo de su nueva Honda...

Hace unos días coincidí con Jorge Lorenzo en un acto particular. Debe de hacer algo así como 25 años que nos conocemos -de hecho ya cubrí su primera carrera en la Copa Aprilia Caja Madrid- y además hemos compartido algunos temas periodísticos muy divertidos... así que nos une una relación de cierto afecto.
El caso es que cuando Jorge no está “en modo piloto” es un tipo mucho más abierto y simpático de lo muchas veces él mismo se encarga de transmitir y obviamente charlamos distendidamente un buen rato. Y como es lógico los dos principales temas fueron el estado de su lesión y sus primeras impresiones con la Honda.

Algunas de las opiniones y comentarios del mallorquín no puedo transmitirlos por el debido respeto a la confidencialidad de una conversación amistosa privada... pero hay algo que sí puedo explicar porque se que no le va a molestar y es que a Jorge le “preocupaba” -entiéndase las comillas- que “la Honda va demasiado bien”.
Y me hizo una reflexión al respecto realmente interesante: “Verás Gonzalo, cuando te subes a una MotoGP por primera vez -da igual de la marca que sea y del equipo que sea- ya das por supuesto que el 98% de la moto  va a ir de maravilla. Estamos hablando de las motos más tecnológicas del mundo, desarrolladas por los mejores ingenieros del mundo y con los mejores componentes del mundo. ¡El 98% de la moto ya va bien de entrada! Pero eso no es lo importante. Lo importante es descubrir a tiempo ese 2% que no va tan bien. Ahora estoy todavía en esa fase, intentando aprender qué es lo que no va tan bien en la Honda... y me está costando porque todo ¡va demasiado bien! En ese 2% está la clave de todo”.

Los límites de discrecionalidad en los que se mueven los ases de MotoGP son -por tanto- muy estrechos. No solamente Lorenzo. Y Márquez y Rossi y Dovi y Rins y todos... su temporada acaba dependiendo de ese 2% que puede llegar a ser -en ocasiones- tan sutil como unos milímetros de avance de la estribera o tan catastróficos como unos gramos de más en un cigüeñal. Y eso nos lleva a pensar que, con la impermeabilidad técnica del actual MotoGP, es relativamente poco lo que ya pueden hacer los pilotos para mejorar una montura. Y quizás por eso aquel fantasma llamado “adaptación” al que -en tantas ocasiones- culpamos de determinados fracasos, a lo peor no es tan culpable de todo como creíamos.

De hecho, todos recordamos casos en los que los pilotos se han hartado de pedir una y otra vez determinados cambios... que nunca han llegado simplemente porque los ingenieros no podían. Quedan ya lejos, muy lejos por tanto, aquellos días -puede que menos glamourosos pero probablemente mucho más humanos- en los que el piloto se encerraba en su box y los mecanicos montaban y desmontaban hasta el último tornillo a su gusto.
En el Mundial 2019 ese 2% hay que solucionarlo en pretemporada... porque después ya será tarde.

Director de Moto1pro

Gonzalo de Martorell

Director de Moto1pro

Gonzalo de Martorell

Siempre periodista y siempre motero. Y a ambas cosas me dedico desde hace casi 30 años. También viajo, hago radio, me defiendo con la cámara de fotos, soy un apasionado del RCD Espanyol... y tengo un gato que se llama Palpatine.

Relacionados

Te puede interesar

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #105: ¡Nueva Yamaha YZF R1 2020!

En este nuevo número de Moto1pro probamos las nuevas Yamaha YZF R1, Harley-Davidson Low Rider S y BMW R 1250 RS. Además analizamos los cambios que ha tenido la BMW F 650 GS hasta convertirse 10 años después en la BMW F 750 GS y asistimos a los BMW Motorrad Days y a la Rodibook Offroad. Además os presentamos una serie de chaquetas de moto en nuestra sección de Lifestyle, analizamos la historia del motociclismo suizo y, para finalizar, probamos la KTM Freeride 250 F en nuestra sección Offroad.