El niño de la curva

El factor Arbolino

Pipe Hinojosa
09/02/2021
Estamos a menos de dos meses para que empiece el mundial y se ha cancelado el test de Sepang. Eso significa que habrá cambios.

Si no fuera porque hemos podido disfrutar de la temporada 2020, estaría preocupado. Dentro de poco hará un año del inicio del confinamiento forzoso. Coincidió con el inicio del mundial y Dorna tuvo que adaptar el calendario a una nueva realidad. Visto ahora con perspectiva, es para quitarse el sombrero. Estoy seguro que a los integrantes del Continental Circus les habrá parecido agotador, pero era necesario para garantizar la supervivencia del paddock y no precisamente por el virus.

Para que podamos disfrutar de las carreras hay tantos universos paralelos como pilotos y equipos en el mundial. Cada uno con su historia, y con sus respectivos acuerdos comerciales con sus patrocinadores, que en muchos casos también habrán visto comprometidos sus ingresos de uno u otro modo. Lo mismo le ocurre al organizador, no solo con sus patrocinadores, que también, sino con los derechos de TV, negociados a lo largo y ancho del mundo. Aunque se haya llevado a cabo el mundial, los ingresos han sido inferiores: menos circuitos, ausencia de público, etc.

Las carreras pudieron tener lugar porque se creó una burbuja en torno a los integrantes del paddock y un calendario reducido que se ha podido cumplir gracias al compromiso de todos los integrantes. Y tenemos tres campeones bien merecidos que ya están en la historia del motociclismo. Pero algunos pilotos se han visto perjudicados por la aplicación estricta del protocolo. Me viene a la cabeza Tony Arbolino, subcampeón de Moto3 y que se perdió un GP por haberse sentado junto a alguien que dio positivo. Arbolino nunca dio positivo y nunca sabremos lo que hubiera pasado si llega a participar en aquella carrera y tampoco ese es el objetivo de esta columna.

Estamos acostumbrados al sistema de puntuación del mundial, pues permanece invariable desde 1993. Antes hubo multitud de sistemas, en los que puntuaban más o menos corredores, con más o menos puntos. También hubo años en los que se permitía descontar las peores carreras de los pilotos. En 1991 se permitió descontar a cada piloto sus dos peores resultados de cara a la clasificación general del campeonato. En esa época las motos de 500 cc eran salvajes y las lesiones frecuentes. Los pilotos forzaban las recuperaciones para volver a correr cuanto antes y a veces se hacían más daño. Posteriormente aumentó el peso mínimo de las 500 cc y se volvió al sistema de puntuación que conocemos.

Es cierto que descontar resultados desvirtúa la realidad, pero en el caso de la Covid 19, es el factor externo el que prostituye la competición. Al haber ahora más carreras que antes, es más difícil que un piloto puntúe en todas las carreras. De hecho, en las dos últimas temporadas no ha habido piloto de MotoGP que haya puntuado en todas las carreras. Parece que esta temporada va a ser tan difícil como la anterior en términos sanitarios. Sin pretender caer en el revisionismo, ¿Por qué no adaptar la puntuación a la nueva realidad y evitar casos como el de Arbolino?

Jefe de Pruebas

Pipe Hinojosa

Jefe de Pruebas

Pipe Hinojosa

En mi casa las motos estaban prohibidas, pero encontré un hueco para tirar a puerta en el trial y las carreras del mundial de velocidad hicieron el resto: el veneno estaba dentro. Trabajo en lo que más me gusta, por lo que no debí tirar tan mal esa falta...

Relacionados

Te puede interesar

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #122: Enamórate

Este número enamora. No solo te damos las claves para seducir a tu pareja para montar en moto sino que te mostramos las motos más cómodas para viajes a dos. Probamos la Honda X-Adv y la SYM Maxsym TL 500 y para nos enamoramos de la Triumph Thruxton RS y la Harley Davidson Far Bob. Te contamos por qué las motos enamoran utilizando el intercomunicador Cardo Packtalk Black. La historia de Yamaha en el Mundial, Tu opinión cuenta especial parejas moteras, MotoSpirit, El niño de la curva… ¡Arrancamos!