Prueba de la Honda Africa Twin 2016

Prueba Honda Africa Twin 2016

Probamos la nueva Honda Africa Twin. El mito vuelve 13 años después recuperando el espíritu de las trail de los 90. Una moto capaz de satisfacerte al máximo en carretera sin renunciar a unas magníficas cualidades off road. Te contamos todo sobre ella.

Autor:
Jorge Torrecillas
Foto:
Francesc Montero
Publicado el 11/02/2016
Prueba de la Honda Africa Twin 2016

ASPECTOS POSITIVOS

Electrónica muy precisa
Confort
Cualidades ruteras

ASPECTOS NEGATIVOS

Peso versión DCT+ABS (14 KG más)
Pantalla no regulable
Estirada de motor en asfalto

PRECIOS HONDA AFRICA TWIN:  12.700 € / 13.600 € ABS / 14.720 € DCT+ABS

Nunca antes el relanzamiento de un modelo había levantado tanta expectación. Desde que Honda anunciara hace un par de años el retorno de su Africa Twin todos los focos se pusieron sobre la marca. En Japón sabían que el listón estaba muy alto y que no podían defraudar a sus hordas de fans con una moto que no cumpliera las expectativas.

La tarea a la que se enfrentaban era muy complicada y había que partir de cero. La principal premisa era hacer una moto trail de verdad, con los pies en la tierra. Querían alejarse del concepto maxitrail con cifras de potencia desorbitadas y dimensiones demasiado voluminosas para una práctica real del off road.  Pero tampoco podían pecar de prudentes y renunciar a la tecnología y prestaciones actuales.

El equipo de desarrollo de la Honda Africa Twin inicialmente propuso que equipara un bicilíndrico en V como el modelo anterior (puedes consultar nuestra comparativa entre la Honda Africa Twin de 1991 y la actual). Sin embargo, la idea fue desestimada por los ingenieros que alegaron que si se quería hacer una moto compacta, con altura libre al suelo y un reparto de pesos equilibrado para un uso mixto deberían fabricar un nuevo motor de dos cilindros en paralelo. Podía sonar a sacrilegio para todos los puristas, pero cuando presentaron el propulsor todo el mundo quedó con la boca abierta.

Un motor de 1.000 cc con dimensiones ultracomapactas y con soluciones técnicas inéditas hasta la fecha como llevar en su interior integrados las bombas de agua y aceite, movidas por el eje de equilibrado.  Además, su calado a 270º, doble bujía, e intervalo de encendido irregular permitiría recuperar parte de la respuesta que se esperaba de un motor en V pero con la suavidad propia de esta configuración mecánica. ¿Potencia? Finalmente 95 caballos que, si bien sobre el papel parecen pocos, una vez en marcha están perfectamente repartidos.

Por supuesto no se renunciaría a la rueda de 21 pulgadas delante ni a una posición de conducción tan apta para ir de pie como sentado largas distancias. Tenía que ser una trail de verdad, capaz de satisfacer al usuario más aventurero y al que iba a emplear la moto para su día a día. Tratándose de Honda no faltaría ayuda electrónica de primer nivel y la posibilidad de escoger el cambio DCT de última generación.

Prueba de la Honda Africa Twin 2016

Misión cumplida

Pues bien , bajo todas estas premisas en un plazo de dos años de desarrollo ha llegado a las calles y las pistas la nueva Honda CRF100L Africa Twin.  La tarea era muy compleja pero el objetivo se ha cumplido con nota y estoy seguro de que nadie se sentirá defraudado.

La moto estéticamente es un 10 ya que aúna parte de la esencia noventera de los primeros modelos pero mezclada con las líneas de la innovadora CRF450 Rally. Una combinación muy seductura a la que pocas pegas podemos sacarle, excepto que la versión estándar no lleva intermitentes LED.  También se ha estudiado la postura de conducción al máximo. Es cómoda y erguida, y te permite un control enorme sobre la moto en cualquier posición. Todo se ha cuidado con detalle para que una vez sobre ella creas que eres capaz de recorrer el mundo si se te antojase. 

En carretera, puro equilibrio

A pesar de tener que pasar la restrictiva normativa Euro4 Honda ha dotado a su Africa Twin de un sonido cautivador (ver vídeo), bronco y poderoso. Es escape, de triple cámara y doble salida, es de grandes dimensiones pero está muy integrado en el conjunto. Solo escuchar su sonido ya te avecina que grandes cosas pueden pasar en marcha.

¿Cómo va? Es cierto que las expectativas estaban realmente altas y mi vara de medir iba a ser muy exigente. Nada más empezar la marcha percibes que su peso (228 kg versión estándar) no parece tal. La clave es el reparto de los mismos y el papel del nuevo motor, como apuntaba arriba. Además tiene una cintura muy estrecha que aumenta esta sensación. Meterla en las curvas es muy muy sencillo y los cambios de dirección son propios de una moto 50 kg más ligera. Puedes moverla con muchísima soltura sea cual sea tu estilo de conducción.

A pesar de incorporar muchísima electrónica Honda ha apostado por mantener el acelerador de cable. Se consigue una transmisión directa del puño a la rueda, detalle que los más puristas agradecerán y sobre todo los que hagan largos viajes de aventura en caso de avería. Esto no afecta al control de tracción –otras marcas ya montan Ride by wire- que actúa en tres niveles con una precisión fantástica. Además con apretar un botón podemos desconectarlo en marcha.

La versión con DCT también equipa de serie un pack electrónico de lujo que nos permitirá también escoger la entrega de potencia y su par en varios niveles. Un detalle que en condiciones adversas o para una conducción más deportiva se agradece mucho.

Como toda gran trail el recorrido de la suspensión es largo.  Las horquillas delanteras de Showa de 43 mm de diámetro trabajan de manera sobresaliente en carretera. Evidentemente se hunden mucho al frenar fuerte, pero siempre aportan una confianza enorme al piloto. La combinación con sus discos de 310 mm y pinzas radiales monobloque de 4 pistones es más que acertada.

El motor es alegre y tiene una respuesta contundente en sus bajos y medios. Sin embargo, es cierto, que se espera de él un poco más de estirada. Sus 95 CV se quedan un poco apagados en la franja alta de revoluciones y eso le resta chispa a las sensaciones de conducción. La moto corre mucho y su respuesta es fantástica, sin embargo me faltó ese empuje de adrenalina al que nos han acostumbrado las marcas. Honda es consciente de ello, pero para hacer una moto también sobresaliente en el campo debían renunciar a este último escalón, que sólo iba a apreciar el piloto más experto y con orientación más asfáltica. 

DCT,  espectacular

Si hay algo que te deja pasmado en la nueva Africa Twin es el funcionamiento de su transmisión DCT. El no llevar maneta de embrague ni de cambio te cambia mucho el chip en unos primeros instantes, pero es tan cómodo y va tan bien que pronto te olvidarás de ello. El altamente predictivo y analiza tu estilo de conducción para subir y cambiar de marcha cuando lo necesitas. Parece magia pero actúa con una precisión milimétrica. Es ajustable también en varios niveles en función de tu exigencia, pero si aún así prefieres conducir de manera manual puedes subir y bajar marchas con la mano izquierda actuando sobre dos cómodos botones. No te darás cuenta de cuándo entran las marchas, pero lo hacen. Me quito el sombrero ante este desarrollo que va más allá que el de las últimas VFR1200.

 

En campo, ¡grata sorpresa!

Si en carretera nos gustó en campo nos sedujo. El que tenga experiencia en conducción off road valorará realmente lo bien que se comporta fuera del asfalto. Pero lo más importante es que el que no la tenga se descubrirá yendo con mucha soltura desde los primeros km. Tuvimos la suerte de poder probar la moto con neumáticos de tacos y su carácter cambia radicalmente. Los Continental TKC 80 son puramente off road y nos dan una seguridad y agarre magníficos. Las ramblas de Almería nos esperaban para una jornada de pruebas en toda regla. Pistas rápidas, zonas de arena, pasos de agua, grava, piedra suelta. Varios tipos de terreno para someter a examen a la nueva Africa Twin y para descubrir de lo que es capaz.

Tienes mucho control sobre ella. La postura de pie es prácticamente perfecta y te permite jugar con la zaga de la moto para poder ir derrapando con control. El carácter suave del motor se agradece en este terreno y su linealidad nos ayuda a dominar la moto sin sobresaltos. Es preciso desconectar control de tracción y ABS, si lo llevan. Este último solo se desactiva de la rueda trasera, pero su actuación en la delantera es de agradecer ya que te da un plus de confianza en frenadas fuertes sobre terreno de poco agarre.

La moto va muy bien a velocidades medias y altas. Recupera el espíritu dakariano de las primeras XRV 650 haciéndote sentir sensaciones increíbles. Evidentemente es pesada y esto se nota en las frenadas y al moverla en parado, pero el conjunto se mueve con muchísima solvencia en el campo. Suspensiones blandas que se lo comen todo y una altura libre al suelo considerable que nos permitirá avanzar sin miedo a quedarnos “empanzados”.   

Si manejas la versión con DCT descubrirás que también es efectivo aquí. Dispone de un modo G (Gravel) que garantiza la conexión más directa entre el acelerador y la rueda trasera. En este modo es como si no trabajara doble embrague. Además, recomendamos escoger la opción de cambio secuencial (desde la piña izquierda)  pues la configuración más potente del software apura mucho las marchas en su modo automático. Es muy cómodo, eficaz,  y reduce tu trabajo sobre la moto simplificando la conducción. Si eres neófito este será tu cambio.

Si eres más experto y buscas unas sensaciones puras off road te recomendamos la versión STD (estándar). Solo estará disponible este año pues el que viene ya será obligatorio el ABS. Es 14 kg más ligera que la DCT+ABS y esto se nota en la pista. Además el tener embrague te da juego en determinados pasos complicados y cambiar a tu antojo con el pie sigue siendo más natural que hacerlo con la mano (también muy efectivo ¡ojo!). Es increíble la buena distribución de pesos que tiene. El centro de gravedad es bastante bajo y eso se nota en la estabilidad en pista y en las curvas más rápidas. La nueva Africa Twin es una auténtica trail pensada para un uso real fuera de la carretera, Honda lo tenía claro y así lo ha hecho. Los límites los pondrá la habilidad del piloto.

Conclusión

Honda ha trabajado mucho para dar vida a una moto capaz de satisfacer las ansias de aventura de miles de seguidores de la leyenda Africa Twin. El mito ha renacido rejuvenecido y adaptado a nuestros días sin renunciar a su esencia. La máquina está hecha con mimo y muchísimo detalle y su carácter suave la hará válida tanto para el día a día como para los momentos de ocio. Nuestra experiencia ha sido más que positiva y estamos seguros de que el usuario tendrá en sus manos una moto digna de lo que espera de su emblemático apellido. Sea cual sea su nivel y sus aspiraciones viajeras.

Volvimos a probar la Honda Africa Twin

Tuvimos la oportuidad de probar de nuevo la Honda Africa Twin con una unidad que contaba ya con 10.000 kilómetros en un viaje por las carreteras y pistas de Aragón. Estas fueron nuestras conclusiones de esta segunda prueba con una Honda CRF 1000 L Africa Twin.

Detalles de la moto

Honda Africa-Twin instrumentacion

Cómodo e intuitivo cuadro de instrumentos que nos proporciona de un vistazo toda la información de la moto. Desde el modo de control de tracción elegido, a la temperatura, consumo, distancia recorrido, nivel de gasolina, hora. Todo se controla  desde la piña izquierda, también el DCT. El ABS se desconecta desde un botón en la parte frontal, al igual que el modo G.

Confortable asiento pensado para las grandes distancias. Es estrecho más estrecho, pensado para llegar con los dos pies al suelo, y está a 870 mm del mismo. Puede colocarse en posición más baja a 850 mm. En opción hay asientos más bajos y más altos.  

Honda Africa Twin pantalla

Muy buena protección aerodinámica. La pantalla es lo suficientemente alta para quitarte el golpe del viento, pero se mira por encima de ella. No es regulable. Las formas del depósito protegen las rodillas.

Chasis Honda Africa Twin

Doble cuna de acero con subchasis también en acero. Es estrecho y perfectamente diseñado para ser efectivo tanto en carretera como en campo. 

Cambio DCT Africa Twin

La nueva transmisión de Honda es la más efectiva hasta la fecha. Muy inteligente escoge con precisión el momento exacto en el que cambiar prediciendo lo que hará el piloto. También puede manejarse de manera manual. Su accionamiento es muy simple, suave e intuitivo. En pocos km lo dominas. 

Motor Honda Africa Twin 2016

Bicilíndrico en paralelo de 998 CC y 95 CV. Calado a 270º es muy progresivo y contundente. Está preparado para alojar el nuevo DCT. El anclaje es por seis puntos con láminas muy estrechas para permitir las posibles torsiones. 

Frenos Africa Twin 2016

Doble disco delantero de 310 mordido por pinza Nissin de 4 pistones y anclaje radial. Detrás monta disco de 256 mm, pinza flotante.  El ABS es opcional en 2016 pero será de serie en 2017 por normativa.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Jorge Torrecillas

Fotos:

Francesc Montero

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #107: ¡Comparativa Scrambler!

En este nuevo número de Moto1pro enfrentamos la Husqvarna Svartpilen 701 contra la Ducati Scrambler Full Throttle y la Triumph Street Scrambler. Probamos a también a fondo la Kawasaki ZX-6R, toda una SuperSport de calle, y la Zontes V-310. Además, viajamos a Italia para tomar parte en el Rally Transitalia Marathon de la mano de T.ur, probamos cinco cascos réplica de pilotos de MotoGP y damos una vuelta por las cinco motos de película más impactantes. Además de nuestras secciones habituales…