Rieju Tango 2.0

Prueba Rieju Tango 2.0: Una moto-escuela fácil y polivalente

Probamos la Rieju Tango 2.0, el buque insignia de Rieju demuestra, en su última versión, que sigue siendo una máquina de iniciación casi perfecta. Lo hace todo bien, lo hace todo divertido y lo hace todo fácil... ¿qué más se puede pedir?

Autor:
Gonzalo de Martorell
Foto:
Rieju/J.C.Orengo
Publicado el 16/06/2019
Rieju Tango 2.0

ASPECTOS POSITIVOS

Ligereza
Facilidad de uso
Concepto polivalente

ASPECTOS NEGATIVOS

Tren delantero peculiar
Espacio pasajero
Tacto frenada

Cilindrada

125cc

Motor

1 cil. EFI SOHC

Potencia

14 CV

Peso

114kg

Carnet

A1

Precio

3.149

Rieju ha acabado siendo la última marca 100% española que nos queda; una situación triste y anómala en un país que fue una de las cunas del motociclismo mundial y que demuestra hasta qué punto se maltrató y descuidó en su momento a nuestra industria. Quizás por eso y por fabricar unos productos de excelente relación calidad/precio a los que no siempre se hace justicia confieso que siempre he sentido por Rieju mucha simpatía; me la inspiran de modo natural los supervivientes y sin duda los gerundenses lo son.

Y la clave de esa supervivencia ha sido, precisamente, especializarse en nichos minoritarios dentro de las pequeñas cilindradas.

La letra con tango entra

La Tango siempre me ha parecido una primera moto escuela increíble -probablemente la mejor- y nunca he comprendido porque más marcas no han apostado por ese mismo concepto. Puestos a buscarle alguna competidora, quizás puedo serlo la Suzuki VanVan aunque esto tampoco era exactamente así ya que la japonesa era más una opción “Fun” que una moto para principiantes. La Beta Alp o la Honda 4Ride, con las que podría compartir algunas intenciones, son apuestas totalmente off-road... así que la Tango siempre ha estado sola en su parcelita.

En Rieju lo saben muy bien y esa es la razón por la cual la casa gerundense tiene en ella su “buque insignia”. Porque aunque la Tango nunca haya sido su modelo más popular, sí es el más personal y el que mejor representa la imagen de marca.

Y esa es justamente la razón por la cual Rieju nos reunió en la Costa Brava para presentarnos la evolución de su Tango; mostrarnos hasta qué punto el concepto se mantiene actual y divertido. Un concepto que a los de mi generación -ahora nos llaman “cincuenters”- nos retrotrae directamente a nuestra juventud, cuando aprendíamos a ir en moto con máquinas sencillas con las que tanto nos atrevíamos a hacer un poco de todoterreno como a ir por ciudad o con bienintencionadas salidas a carretera.

La Rieju Tango 2.0 es exactamente eso; una ligerísima moto de iniciación que se mueve con soltura en estos tres medios sin ser específicamente producto para ninguno de ellos.

Rieju Tango 2.0

¡Sorpresa!

Rieju dejó muy claras sus intenciones con el recorrido que preparó para nosotros; se trataba de un trazado esencialmente asfáltico, el 80% del cual lo formaban carreteras reviradas de la zona y travesías urbanas. El restante 20% era un recorrido por pista de tierra que pretendía justificar, en cierto modo, el origen off-road del modelo. Así pues la Tango -eso nos estaba pidiendo implícitamente la marca- debía ser valorada como una joven moto de ciudad y carretera que eventualmente haría cortas incursiones fuera del asfalto. Y aquí viene un spoiler: a mí, que soy un negado fuera del asfalto y me pongo extraordinariamente tenso si mi rueda delantera pisa un parterre... ¡me encantó por pista!

Pero vayamos por partes... porque la cosa tiene miga.

En la primera parada que hicimos tras salir del hotel de reunión, el grupo de prensa comenzamos a mirarnos entre nosotros poniendo caras raras. El tren delantero era tan ligero y la distancia entre ejes era tan corta que tendía a sobrevirar y en un par de ocasiones casi nos caemos a baja velocidad porque la moto caía hacia el interior del viraje. ¡Era exactamente como llevar una moto de cross por asfalto!

El problema estaba en que intentábamos conducir la Tango como si fuera una 125 asfáltica 100%... y obviamente la cosa no marchaba. No era culpa suya; de hecho todos habíamos probado el modelo anterior y sabíamos que necesitaba una cierta adaptación. En cuanto “cambiamos el chip” y tratamos a la Rieju como una trail ligera, la cosa mejoró notablemente.

Y esa es la primera conclusión: la Tango necesita que te adaptes continuamente a ella. A veces quiere ser tratada como una asfáltica, en otras como una trail, en otras como una enduro... y eso -lejos de ser un defecto- es precisamente lo que la hace tan divertida y tan formativa.

Comportamiento Rieju Tango 2.0: Ligereza y elasticidad

Si estuviéramos hablando de una máquina caprichosa de altas prestaciones y mucho peso quizás no resultaría tan divertido pero como la catalana es tan ligerita y tan accesible en su potencia esa cualidad cambiante acaba formando parte de su encanto. En las reviradas curvas que recorren las calas del Ampurdán entre Roses y Cadaquñes y pese a sus “convalidados” 13 CV la moto no desfalleció en ningún momento.

Evidentemente estamos hablando de una 125 de paseo y eso significa que las aceleraciones y velocidades son eso... de paseo... -el encendido se cortaba al rozar los 100 km/h- pero jugando con el cambio de cinco velocidades y llevando al pequeño monocilíndrico siempre en su gama de giro medio/alto la Tango puede con todo. De todo modos y sin desmerecer lo anterior, conviene dejar muy claro que el mérito de la polivalencia de la Rieju está, con diferencia, en su parte ciclo. Su compromiso es excelente y supera con creces a lo que se esperaría de un bastidor y una amortiguación de una 125 tranquilita. De hecho una de las conclusiones a las que llegamos prácticamente todos los presentes es que esa parte ciclo estaba pidiendo a gritos un motor más potente. Podría con un 250 sin problemas...  con unos frenos más potentes y el preceptivo ABS y una amortiguación algo mejor... algo hay por parte de Rieju... aunque probablemente estemos hablando más de un 300..

Opinión Rieju Tango 2.0

Ya he adelantado que la nueva Tango me sorprendió muy gratamente en pista. Era tan ligera -114 kg en seco- y el motor entregaba su potencia de un modo tan tranquilo que te transmitía confianza desde el primer metro. No es la Tango una moto para endureros aventureros ni lo pretende; solamente busca enseñar los rudimentos del conducir una moto sobre tierra con docilidad y seguridad... y lo hace a la perfección. Esa parte off-road quizás la penaliza con un tacto general de la suspensión algo blando, sobre todo en el tren delantero -el trasero es regulable en dos posiciones, una “off” y una “on”- pero resulta también imprescindible para mantener su carácter de escuela.

También es de compromiso el tacto de la frenada combinada; detiene sin problema la moto pero tiene un tacto tan peculiar y un mordiente tan poco agresivo que acaba siendo un “todo o nada”. Insisto en que hay que entender todo esto en el conjunto de una moto para principiantes, en una máquina sencilla y económica sin más pretensiones que ser funcional y divertida.

En Rieju asumen que la suya será siempre la moto “breve”, en el sentido de que será aquella desde la que se dará el salto a mayores prestaciones y exigencias. Y es magnífico que sigan existiendo modelos así en un mercado que, demasiado a menudo, tiende a una hiperespecialización ridícula.

La Tango 2.0, en resumen, sigue siendo la magnífica idea que siempre ha sido. Una moto-escuela económica -3.149 euros- ideal para excursiones tranquilas y esa moto que sigues guardando en el garaje aunque ya seas un motorista experto y de la cual te sabe mal desprenderte porque sabes que siempre puede sacarte de un apuro... a ti o a tu hijo.

Detalles de la moto

Motor Rieju Tango 2.0

El propulsor es el mismo Zongshen refrigerado por aire de la generación anterior pero adaptado a la normativa Euro 4 y con inyección electrónica. Se ha mejorado también el eje de equilibrado con lo que las vibraciones y la rumorosidad son mínimas

Rieju Tango 2.0

Está situado a 830 mm de altura pero es tan estrecho en su parte central que se llega al suelo sin ningún problema y con cualquier estatura. La plaza destinada al pasajero, en cambio es algo escasa y en su mayor parte la ocupa una asa porta-objetos.

Rieju Tango 2.0

El amortiguador Ollé se ajusta soltando el anclaje inferior y situándolo en la posición deseada en el basculante. Una posición es más blanda y todoterrenera mientras que la otra es adecuada para asfalto o viajar con pasajero.

Rieju Tango 2.0

La marca gerundense sigue siendo fiel a su característico bastidor perimetral doble tubo de acero que, en el caso de la nueva Tango, se complementa con un subchasis trasero atornillado.

Frenos

La Tango equipa sistema CBS pero accionado por la leva del freno delantero ya que el pedal sólo actúa sobre el disco trasero. Está pensado para que al circular por pista permita bloquear la rueda trasera sin que afecte a la delantera.

cuadro

Una de las grandes mejoras de la Tango 2.0 es precisamente la incorporación de un nuevo cuadro de instrumentos digital que, pese a su pequeño tamaño, ofrece una muy buena visibilidad de la información básica de marcha.

piloto

Tanto los intermitentes como el piloto trasero son leds de bajo consumo. La luz principal es una halógena convencional de larga duración.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Gonzalo de Martorell

Fotos:

Rieju/J.C.Orengo

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #104: ¡KTM vs Triumph, comparativa Touring de altas prestaciones!

En este nuevo número de Moto1pro probamos dos de las motos Touring más tecnológicas del mercado, la KTM 1290 Super Duke GT y la Triumph Tiger 1200 XRt. Además, probamos la Macbor Johnny Be Good, rodamos de la calle al circuito con Continental y volvemos a poner a la Yamaha Niken a prueba, en un recorrido de 400km desde sierra Nevada hasta el Cabo de Gata. También entrevistamos a José Rovira, CEO de Corver y comparamos a las dos Trail medias del momento.