SYM HD 300

Prueba SYM HD 300, un “Rueda Alta” de verdad

Probamos el SYM HD 300, un “Rueda Alta” de verdad. Uno de los principales argumentos -si no el principal- con el que siempre se justifica la rueda alta en los scooters es el de su mejor comportamiento dinámico en curvas y sus sensaciones más “motociclistas” frente a los más ratoneros de rueda pequeña, y en este scooter se plasma a la perfección.

Autor:
Gonzalo de Martorell
Foto:
J.C. Orengo/SYM España
Publicado el 25/06/2019
SYM HD 300

ASPECTOS POSITIVOS

Prestaciones a alto régimen
Estabilidad en curva
Tarado suspensión

ASPECTOS NEGATIVOS

Equipamiento
Mordiente frenada
Ausencia plataforma

Cilindrada

278cc

Motor

1 cil. EFI SOHC

Potencia

27 CV

Peso

174kg

Carnet

A2

Precio

4.499

Ver ficha técnica completa

En realidad ni una cosa ni otra dependen solamente del tamaño de las ruedas; influyen también otros factores como la rigidez del chasis, la distancia entre ejes, el peso total del conjunto o el reparto de pesos... así que, más allá del mero argumento comercial, esto es efectivamente así en algunos casos, menos en otros... y muchísimo en el que nos ocupa.

SYM insistió desde el primer minuto de la presentación de su nuevo HD 300 en que se trataba de un scooter “para motoristas”. Con ese objetivo lo ha diseñado y a ese objetivo ha supeditado incluso uno de los elementos más distintivos de un “rueda alta”: la plataforma plana. El nuevo bastidor es ahora más ligero respecto a la generación anterior y cuenta con un robusto refuerzo central que ha obligado a situar el depósito de gasolina en el centro; de ahí que ya no disponga de la plataforma.

Ante la relativa decepción por la falta de ella, los responsables de la marca nos dejaron muy claro que se trataba del precio a pagar por tener más rigidez de bastidor y que le diéramos una oportunidad en una carretera de curvas antes de decidir si realmente era tan necesaria en un conjunto que pretende ofrecer otro tipo de atractivos.

Normalmente, quienes nos dedicamos a esto de probar motos, mantenemos siempre, por sistema, una distancia prudencial con las máquinas que montamos. En caso contrario estaríamos enamorándonos de una moto diferente cada 15 días. Sin embargo tenemos perfectamente claro si lo que pruebas -da igual cilindrada o tipo- responde a las expectativas que te habían planteado a priori sus creadores.

Debo decir que ha sido el caso por completo del SYM HD 300. Al llegar a nuestro destino, tras casi 200 kilómetros por algunas de las carreteras más reviradas de la Garrotxa gerundense, todos coincidíamos en que nos habíamos divertido muuuuucho con él. Y en que, efectivamente, transmitía sensaciones -dentro de un orden- de moto ligera. La cuestión clave será, para SYM, si con eso basta para enfrentarse a rivales tan temibles como el Honda SH 300 o el Piaggio Beverly.

En la marca taiwanesa están convencidos de que sí gracias a mantener la fórmula de excelente relación calidad/precio de sus scooters, una estrategia que, hasta la fecha, ha funcionado a la perfección; no en vano ha sido SYM una de las marcas que más ha crecido el año pasado en nuestro mercado dentro del “Top Five”, con un 21%.

SYM HD 300

Dureza y aplomo

Para la ocasión, los amigos del Grupo Bordoy nos reunieron -como ya hemos comentado- en el corazón de Gerona. La elección no era baladí; además de la belleza de los paisajes, la ruta permitía testear el HD prácticamente en todos los escenarios en los que se va a mover, desde la ciudad a la carretera de montaña pasando por tramos rápidos de autovía.

El modelo ha sido concebido claramente como un “conmuter” de cercanías. Se desenvuelve bien en el atasco urbanita puro y duro pero su hábitat natural es el desplazamiento diario por las vías rápidas de entrada y salida a la ciudad. En ese sentido su mejor argumento es, sin duda, la excelente parte ciclo. El bastidor es extraordinariamente rígido; en conjunto con el motor ahorra la friolera de 15 kilos respecto al modelo anterior y eso explica que, incluso en las curvas rápidas más exigentes, el HD va sobre railes sin un meneo, sin un flaneo y transmitiendo aplomo y confianza. Claro que, un chasis rígido no sirve de mucho si no cuenta con la complicidad de una suspensión que esté a su altura, y la del taiwanés es, sin concesiones, dura. Me encantó el compromiso del bastidor y la amortiguación.

No nos han engañado en SYM, sin duda uno de los mejores de su segmento... aunque para ello el HD haya tenido que prescindir del suelo plano. Al final será elección de cada cliente el decidir qué aspecto prefiere potenciar, si las sensaciones o la funcionalidad.

La frenada me gustó algo menos. Por supuesto cumple a la perfección su tarea y el ABS Bosch permite tirar de leva sin mayores preocupaciones, pero estando la parte ciclo tan bien ajustada esperaba un tacto más elegante, a la altura del bastidor, más “sport” mientras que -por contra- resulta algo esponjoso, especialmente el delantero.

Circulando a un ritmo alegre, el HD busca siempre apoyarse en ambos frenos ya que el anterior entrega toda su potencia ya muy al final del recorrido de la leva. La frenada, haciéndolo de este modo, se me antojó más estable y mejor repartida. Para ser justos hay que decir que en ningún momento la marca ha presentado su HD 300 como un scooter deportivo y por tanto su frenada tampoco tiene porque serlo. E incluso me atrevería a decir que, en carretera, estamos llevando un scooter que necesita tirar muy poco de freno y puede -de hecho, casi “debe”- conducirse sólo abriendo y cerrando gas.

Motor SYM HD 300

La excelente parte ciclo -repito, de las mejores de su segmento- hace que las bondades del motor pasen totalmente desapercibidas... y es una pena, porque es un magnífico propulsor directamente heredado del ya visto en el Cruisym 300. Son 27 CV aprovechados del primero al último; su rendimiento en bajos es muy bueno y recupera con alegría, incluso viniendo desde muy, muy abajo, aunque se estanca algo en los regímenes medios para volver a brillar en los altos.

También esto me parece algo buscado con intención por los ingenieros; el rol natural de este scooter serán mayoritariamente las vías rápidas -tanto urbanas como interurbanas- en las que el usuario lo que le pedirá a su HD 300 es una buena salida que le permita incorporarse lo más rápido posible a la marcha y después ya tirar de gas y de altas vueltas.


Obviamente que esto no quiere decir que en medios el HD sea perezoso, no lo es en absoluto... sólo que resulta más brillante a regímenes altos y uno no puede evitar pensar que ese chasis y esa suspensión aguantarían sin problemas y hasta con brillantez un motor de mayor enjundia que esos 27 CV. 

Soy de los que cree que, a diferencia de una moto -en las que gusta que haya una personalidad marcada- en los scooter la ausencia de ella, la “no personalidad” es un valor. No me refiero a cuestiones estéticas sino a comportarse siempre del modo más neutro y homogéneo posible. Para mí un buen scooter es el que se comporta igual en manos de un usuario experto que en las de un debutante y el SYM HD 300 es, en eso, escrupulosamente neutral.

Los amigos de Bordoy repitieron en varias ocasiones a lo largo de la jornada que era un scooter “para motoristas” y no les falta razón. El conductor más avezado encontrará en el taiwanés muchas sensaciones moteras familiares... acercarse a la curva sin sufrir por si lo aguanta la suspensión... dejarlo correr por el viraje confiando en el chasis... volver a dar gas a la salida...

Enlazando virajes es extraordinariamente divertido, porque el HD 300 en esas circunstancias -ya lo he comentado antes- casi te pide ser conducido solamente desde el puño del gas, a base de ir por el sitio, abrir y cerrar y olvidarse de todo lo demás, siendo en todo momento controlable. Sin embargo también es capaz de agradar a ese otro tipo de usuario que únicamente busca un scooter puro y duro, sin mayores veleidades dinámicas y al que no preocupan tanto las sensaciones como la funcionalidad.

Hace mucho, mucho tiempo que SYM dejó de ser solamente una “marca económica”. Es verdad que sigue teniendo en su catálogo productos sencillos y baratos -líderes de ventas en su segmento, por cierto- pero ya no puede disimular su vocación de abrirse a productos de más calado. De un lustro a esta parte la evolución en calidad, equipamiento y diseño de sus productos “top” de gama es impresionante y las propuestas de la taiwanesa se han merecido ser vistas con un interés que vaya más allá de su precio.

Este SYM HD 300 es la mejor prueba de ello. Sus responsables están tan orgullosos de él que lo ofrecen con 5 años de garantía y disponible en blanco con asiento y puños marrones, gris mate y negro mate a un precio de promoción de lanzamiento de 4.499 euros con 1 año de seguro incluido y un “welcome pack” personalizado.

Detalles de la moto

SYM HD 300

Debajo del asiento encontramos un hueco de 38 litros de capacidad que permite guardar un casco integral además de un amplio espacio para el pequeño equipaje diario tipo cartera, tablet, equipo de lluvia...

SYM HD 300

Todas las luces y pilotos del HD 300 están formados por LED de gran potencia, duración y bajo consumo eléctrico. La óptica anterior es de doble lámpara en vertical, con un par de guías LED para las luces de posición perfilando los flancos del escudo. Detrás, un doble piloto en forma de uve.

SYM HD 300

Completa al cofre una práctica y cómoda guantera con toma de corriente para poder cargar el teléfono y el tradicional gancho escamoteable tras el escudo.

SYM HD 300

Muy completo pese a su compacto tamaño. Incluye velocímetro, cuentakilómetros, nivel gasolina, testigo intermitencia y luz de carretera, testigo de cambio de aceite, tacómetro, reloj y temperatura del motor.

SYM HD 300

Estilísticamente el diseño del nuevo SYM HD 300 se caracteriza por sus detalles “Premium” como los acabados cromados o el asiento y empuñaduras de cuero color café. 

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Gonzalo de Martorell

Fotos:

J.C. Orengo/SYM España

Publicado el 25/06/2019

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #107: ¡Comparativa Scrambler!

En este nuevo número de Moto1pro enfrentamos la Husqvarna Svartpilen 701 contra la Ducati Scrambler Full Throttle y la Triumph Street Scrambler. Probamos a también a fondo la Kawasaki ZX-6R, toda una SuperSport de calle, y la Zontes V-310. Además, viajamos a Italia para tomar parte en el Rally Transitalia Marathon de la mano de T.ur, probamos cinco cascos réplica de pilotos de MotoGP y damos una vuelta por las cinco motos de película más impactantes. Además de nuestras secciones habituales…