Yamaha XSR900 2016

Yamaha XSR900 2016: Primera prueba

La filosofía de Faster Sons de Yamaha continúa imparable. La nueva integrante de la saga se llama XSR900 y llega para romper moldes. Viene preparada para ser modificada a tu antojo pero sin renunciar a una parte ciclo y motor poderosísimos que harán que disfrutes como nunca en una de las motos más bonitas del mercado.

Autor:
Jorge Torrecillas
Foto:
Yamaha
Publicado el 27/01/2016
Yamaha XSR900 2016

ASPECTOS POSITIVOS

Motor
Acabados top
Personalización

ASPECTOS NEGATIVOS

Modo A de motor brusco
ABS no desconectable
Precio versión 60º Aniversario (+300€)

Precio: 10.299€ / 10.599€ (60º Aniversario)

Yamaha ha vuelto a dar en el clavo con su nueva creación. Con la XSR900 ha hecho un trabajo francamente difícil ya que se marcaron como objetivo recuperar la estética del pasado de modelos tan emblemáticos como la RD pero a su vez adaptarse a la nueva tendencia de motos personalizadas sin dejar de lado el ADN deportivo de la marca. Una tarea complicada pero que han conseguido resolver de manera brillante enmarcando esta moto dentro de la filosofía Faster Sons.

¿Qué es Faster Sons?

De la mano de Shun Miyazawa, Yamaha inventó hace tres años la corriente llamada Faster Sons. El objetivo era crear una filosofía de vida partiendo de sus modelos de la familia Sport Heritage (XV950, XJR1300, XSR700 y finalmente la XSR900). De este modo y a través de sus preparaciones Yard Built empezaron a hacer ruido y a ponerse en el punto de mira de los amantes de la tendencia café racer. Así, dotaron a toda esta gama de un diseño propio y gracias a sus múltiples accesorios originales, dieron al cliente la posibilidad de personalizar su moto hasta donde quisiera. Lo mismo con su apariencia. Poco a poco la ola de Faster Sons ha ido creciendo hasta convertirse en un referente entre los mejores preparadores y su peculiar estilo de vida.

Yamaha XSR900 2016

Más cómoda, igual de salvaje

Como puedes imaginar con la base de la MT-09, Yamaha no quería renunciar a ofrecer una moto con un factor de diversión y adrenalina muy elevado. Con su nuevo asiento más alto y ancho se modifica la postura de conducción que es ahora más confortable y permiten que las rodillas vayan menos flexionadas. Su manillar ancho y alto hace que tengamos una postura muy natural y que tengamos un control absoluto sobre la moto. Nada más subir a ella te sientes como en casa, tan sólo tendrás que adaptarte a las pequeñas piñas de mando donde los controles son mucho más reducidos que en las motos estándar.

Al engranar la primera y soltar el embrague te das cuenta de que más allá de una bonita estética llevas entre las piernas una máquina de verdad. 115 caballos bastante salvajes y que se encuentran desde el primero golpe de gas. La XSR900 no se guarda nada y te demuestra cómo es desde muy abajo. El tricilíndrico empuja de manera salvaje dejando patente que Yamaha no quiere nunca renunciar al espíritu deportivo de sus creaciones.

Cambio preciso y rápido tanto para subir marchas como para bajar rápido en las reducciones. Es este apartado Yamaha ha incorporado el embrague antideslizamiento, que no antirrebote, que evita que la rueda se bloquee al reducir varias marchas de golpe, éste se regula de manera electrónica y es altamente efectivo. Además, la relación de cambio es bastante corta por lo que las aceleraciones son muy intensas en cada una de sus marchas. Al ser un modelo naked no necesitaremos una velocidad punta infinita.

Puedes adaptar la entrega de potencia en tres niveles. El STD para mi gusto es el más equilibrado, dando todo el caballaje de la manera más lineal y progresiva sin restar un ápice de emoción a la conducción. El modo A es el más salvaje, más recomendable para ir con el cuchillo entre los dientes o si quieres entrar a rodar en circuito, un poco brusco para el día a día; y por último el modo B, más dócil y suave al primer golpe de gas, ideal para carreteras con menos grip.

En cuanto al control de tracción disponemos de dos niveles que se pueden cambiar en marcha simplemente con seleccionarlo y accionar el embrague. El 1 es menos intrusivo y permite ciertas licencias como levantar la rueda o abrir gas fuerte sin que percibamos su presencia, el 2 actúa antes y nos da un plus de seguridad, por ejemplo, en caso de lluvia, es ideal para combinar con el modo B del TCS.

La Yamaha XSR900 es una máquina de altas prestaciones y, como tal, equipa un equipo de frenos a la altura. Bomba y pinzas radiales (4 pistones) se encargan de dosificar de manera certera la frenada. Un conjunto muy potente y con tacto que hace que tengamos un control enorme sobre la moto. El ABS es poco intrusivo, lo que facilita una conducción muy deportiva. Eso sí, no es desconectable.

En marcha descubrirás una moto inacabable. Con un motor lleno en todo momento y una parte ciclo muy ligera que obedecerá tus ordenes con precisión. El chasis de aluminio y suspensiones revisadas (ver detalles) son la clave de esta agilidad.

Pero además de satisfacer tus ansias de pilotar, la Yamaha XSR900 te seducirá por muchos más motivos. Acabados de primera que se perciben en cada detalle. Desde la tornillería específica, las piñas reducidas, los componentes de aluminio, o incluso en el asiento y sus costuras.  Pero lo que para mi gusto se lleva la palma es el cuadro de instrumentos minimalista en una sola pieza digital que te da toda la información que desees. Desde modos de conducción a temperatura, hora, consumo medio e instantáneo… Chapó por el trabajo de del equipo de diseño.

Es tu moto sí…

...buscas una máquina con infinitas posibilidades de personalización. Si te gustan las motos de altas prestaciones y no quieres renunciar a una estética espectacular. Si tienes un buen nivel de pilotaje ya que es una moto exigente y muy potente que puede llegar a asustar a un piloto nobel. Si buscas una moto tan válida para tus ratos de ocio como para el día a día pero con un alto factor de adrenalina.

Detalles de la moto

Yamaha XSR900 2016

Impresionante reloj que incorpora todo. Velocidad, revoluciones, indicadores de modo y control de tracción seleccionados, consumo instantáneo y medio, temperatura de motor y ambiente, reloj… Todo muy minimalista pero claro y accesible. Se maneja desde la botonera que tiene anexa y desde las piñas los parámetros digitales.

Tricilíndrico en línea de 850 cc y 115 caballos. Ofrece una entrega de potencia espectacular desde muy bajas vueltas. Cigüeñal calado a 270º y configuración crossplane. Las curvas de potencia se han modificado respecto a la MT-09 ofreciendo más bajos aún si cabe y un empuje que quita el hipo.

Yamaha XSR900 2016

El depósito es más alargado y ancho que en la MT-09. Las tapas laterales son de aluminio, pero no forman parte del tanque. Por eso son fácilmente desmontables para poderlas personalizar.

Yamaha XSR900 2016

Yamaha dispone de más de 40 artículos originales para que cada moto pueda personalizarse de manera única.

Yamaha XSR900 2016

Control de tracción en dos niveles, tres modos de mapa de potencia y ABS de serie. Todo se selecciona desde las piñas. El control de tracción es desconectable, pero el ABS no.

Yamaha XSR900 2016

Horquilla invertida de 41 mm con nuevos reglajes de suspensión para este modelo. Detrás monocross con bieletas. Ambos multirregulables.

Yamaha XSR900 2016

Poderosísimo tren delantero con doble disco y con pinzas radiales de 4 pistones firmadas por Nissin. Buen tacto y efectividad.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Jorge Torrecillas

Fotos:

Yamaha

Publicado el 27/01/2016

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #105: ¡Nueva Yamaha YZF R1 2020!

En este nuevo número de Moto1pro probamos las nuevas Yamaha YZF R1, Harley-Davidson Low Rider S y BMW R 1250 RS. Además analizamos los cambios que ha tenido la BMW F 650 GS hasta convertirse 10 años después en la BMW F 750 GS y asistimos a los BMW Motorrad Days y a la Rodibook Offroad. Además os presentamos una serie de chaquetas de moto en nuestra sección de Lifestyle, analizamos la historia del motociclismo suizo y, para finalizar, probamos la KTM Freeride 250 F en nuestra sección Offroad.