Rotonda

Cómo circular por las rotondas

No mucha gente sabe circular por las rotondas, lo que provoca situaciones de peligro y afecta a la seguridad de todos los que circulamos. A continuación os explicamos cómo se debe circular por ellas para hacerlo de forma segura.

Autor:
Nacho Aróstegui
Foto:
Archivo
Publicado el 04/05/2017
Rotonda

Hace unos días os contábamos el poco uso que se le da al carril derecho en nuestro país, una práctica que afecta tanto al tráfico como a la seguridad. Algo parecido sucede con las rotondas. Algo que debería ser sencillo y seguro, se ha convertido en algo peligroso y odiado por muchos conductores. En España existen más de 23.000 rotondas. Con tantas distribuidas por nuestro país, resulta difícil no encontrarse con alguna a lo largo del día. Aún así, sigue siendo una asignatura pendiente para la mayoría de los conductores.

Hay que tener en cuenta que existen distintos tipos de rotondas, pero la mayoría se rigen bajo las mismas normas básicas. A pesar de ser pautas claras y no precisamente difíciles de cumplir, sigue habiendo conductores que, por falta de conocimiento o por indiferencia, siguen inclumpiendo estas normas que hacen, no solo difícil circular por las rotondas, sino peligroso.

Una rotonda no deja de ser una vía circular, normalmente de varios carriles, de sentido único y con salidas hacia la derecha, semejante a cualquier autovía ¿Acaso en una autovía o autopista se toman los desvíos desde el carril izquierdo obstaculizando el paso y cruzando el carril derecho? Entonces, ¿Por qué en las rotondas sucede? No hay día que no tenga algún susto en una rotonda y es que los que vamos en moto somos extremadamente vulnerables en estas situaciones. Cualquier frenazo mientras estamos dando la rotonda, cualquier giro inesperado o cualquier movimiento extraño puede hacernos ir al suelo. Por eso creo que debemos tomar nota y ser conscientes de cómo hay que hacerlo de forma correcta, no solo por nosotros, sino por los que circulan a nuestro alrededor.

Acceder a la rotonda

Quizá sea el momento más importante a tener en cuenta, puesto que depende de cómo entremos en la rotonda que luego podamos abandonarla de forma segura y por donde queremos. Lo primero que debes saber es que debes ceder el paso a los que circulan dentro de ella, salvo que haya señales que indiquen lo contrario. Si tienes vehículos delante de ti, no te olvides de ellos, hasta que no salgan ellos, tú no podrás hacerlo. Por desgracia se ven demasiados alcances en rotondas por mirar hacia ella, en lugar de a los vehículos de delante. Si tu intención es abandonar la rotonda por la primera salida, deberás incorporarte desde el carril derecho. Si vas a coger otras salidas, podrás incorporarte por ambos carriles.

Salir de la rotonda

Esta es la maniobra más peligrosa y donde se produce el mayor número de accidentes. Debes saber que circulando dentro de la rotonda, tienes preferencia sobre los que se quieren incorporar a ella. La rotonda, siempre y repito, siempre, debe abandonarse desde el carril exterior. Es lógico, es una salida de una carretera como otra cualquiera. Si has accedido desde el carril interior y ya sabes qué salida vas a tomar, deberás colocarte en el carril exterior antes de abandonar la rotonda. Tanto la maniobra de cambio de carril como la de abandonar la rotonda, se deben señalar con el intermitente.

Pongamos como ejemplo práctico una rotonda de dos carriles con cuatro salidas. Llegamos con nuestra moto a la rotonda y queremos coger la primera salida. Deberemos colocarnos previamente en el carril derecho, puesto que saldremos de la rotonda inmediatamente. Entraremos en la rotonda sin cruzar ningún carril y antes de abandonarla, pondremos el intermitente derecho para coger la salida.

Ahora estamos en la misma rotonda, pero queremos salir por la segunda salida, por la tercera o incluso cambiar de sentido. En este caso podemos acceder desde ambos carriles. Si decidimos entrar desde el carril derecho, circularemos por este hasta que llegue nuestra salida, teniendo preferencia sobre los que se incorporan y los que circulan por el carril interior. Se recomienda poner el intermitente interior para indicar que no saldrás por la primera o segunda salida. En la teoría, esta es la manera correcta, aunque sabiendo que no todo el mundo lo respeta, el circular por el carril derecho implica exponerte a los vehículos que se cruzan desde el interior para tomar las salidas, por lo que si podemos circular por el interior hasta que llegue el momento de salir de la rotonda y colocarnos previamente en el carril derecho, mejor. Hay que tener en cuenta que los que ya circulan por el carril derecho tienen prioridad, por lo que, si es inviable colocarnos en el carril derecho, tendremos que dar la vuelta completa a la rotonda para hacerlo.

Turbo rotonda

Turborotondas

Es una de las alternativas a las rotondas convencionales. Reciben ese nombre porque agilizan la circulación dentro de las rotondas y evitan incidentes. La disposición de los carriles y líneas en el suelo hacen que, al entrar en la rotonda, puedas únicamente realizar maniobras legales. Aquí te explicamos qué son y cómo circular por ellas.

Ya existen algunas en España y no han tenido una gran aceptación. Yo soy partidario de que lo sencillo es siempre mejor, solo hace falta concienciar a la gente y que quede claro cómo circular de forma correcta tanto dentro como fuera de las rotondas.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Nacho Aróstegui

Fotos:

Archivo

Publicado el 04/05/2017

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #118: Moda Retro

En el número 118 de Moto1Pro demostramos que lo vintage nunca ha pasado de moda. Probamos la Harley Davidson Iron 1200 y la BMW R18, unas motos que rompen cuellos a su paso. Os contamos la historia del motor R boxer de BMW y os enseñamos los 10 cascos vintages que están a la última. Y, para los más racing, traemos la Kawasaki Z H2 y un reportaje con las RR del siglo XX vs las RR del siglo XXI ¿Necesitas más? Equipamiento, tu opinión cuenta, el niño de la curva… ¿Depósito lleno? ¡Arrancamos!