Moto1pro
Cómo limpiar la moto: trucos y consejos

Cómo limpiar la moto: trucos y consejos

Te contamos qué pasos debes seguir para lavar tu moto correctamente para que luzca reluciente y esté como el primer día

Cómo limpiar la moto: trucos y consejos
Marisa Nocea
Archivo / Pexels

24/08/2022


Dentro de los cuidados que debes darle a tu moto se incluye la limpieza. Además de que estéticamente luzca mucho más, quitarle la suciedad también alarga la vida de tu moto (se degradará menos además del aspecto). Es por ello que debes hacerlo correctamente para evitar su desgaste e incluso alguna avería.

Ya tengas una moto o scooter, te contamos los aspectos en los que debes fijarte a la hora de hacer la limpieza de tu vehículo y qué materiales necesitarás para hacerlo de forma correcta.

Pasos previos

Previamente a la limpieza, deberás escoger un sitio adecuado donde poder hacerlo de forma cómoda sin causar molestias. Deberá ser un lugar llano, evitando los desniveles, y a ser posible con desagüe cercano para no dejar charcos y verter el agua sobrante. Recuerda que lavar tu vehículo en la vía pública está prohibido y puede conllevar una sanción que va de los 30 euros a los 3.000 euros.  En épocas de sequía, además de ser irresponsable, también puede acarrear esa multa. Si por el contrario cuentas con un garaje comunitario, deberás consultar previamente al responsable si está permitido o no.

Una vez hayas encontrado un sitio adecuado, deberás dejar enfriar tu moto para poder comenzar con la limpieza. Como mínimo, debes esperar unos minutos a que se enfríen partes calientes como el escape, los frenos o el motor. 

Materiales y pasos

Los materiales que necesitas para llevar a cabo la limpieza son: cubo con agua y jabón, agua limpia, esponja, papel de cocina, trapos, desengrasante, limpiador de llantas, cepillo de dientes, abrillantador y, para después del lavado, aceite para la cadena y mandos.

En primer lugar, limpia los mosquitos e insectos de las distintas zonas. Al igual que en la pantalla de tu casco, para ello un buen truco es impregnar papel de cocina en el agua con jabón y dejar el papel unos minutos sobre zonas como el parabrisas. Así, se reblandecerá y será más fácil su retirada. También puedes usar un trapo húmedo, así evitarás tirar papel. Para retirar los restos más persistentes, otro truco es usar una media vieja para conseguir limpiarlo sin arañar la moto.

Una vez retirados los insectos, podremos comenzar a limpiar con la esponja, previamente sumergida en el agua con jabón. Las distintas zonas de plásticos: desde los brillantes del carenado hasta los satinados del cuadro, sin olvidar la pantalla de instrumentación. No olvides también los retrovisores, faro, intermitentes y matrícula.

Tras haber limpiado todas estas zonas, volcaremos el agua limpia ya sea con un cubo o con una manguera sobre las distintas zonas para retirar el jabón. Eso sí, ten cuidado para el agua no caiga dentro del tubo de escape mientras haces la limpieza. Si vas a usar una máquina de presión, te aconsejamos colocar una bolsa de plástico con una goma para cerrar el escape (¡recuerda que no debe estar caliente!).

A continuación, pasaremos a coger el desengrasante y limpiallantas para limpiar las zonas más sucias: la cadena, basculante y llantas. Puedes comenzar limpiando la cadena con el cepillo de dientes, que penetrará mejor en ella para quitar los restos de suciedad. Después, usaremos un trapo para limpiar el resto. Para secarla, es bueno usar una gamuza o trapos de microfibra que posteriormente pueden lavarse en la lavadora. Así, evitaremos que quede algún rastro de gotas o agua sucia mal aclarada.

Toques finales

Si queremos que nuestra limpieza sea de libro, después de haber realizado la limpieza a fondo de la cadena, las llantas y el basculante, pasamos al toque final: el abrillantado. Con un abrillantador o hidratador de plásticos, conseguirás que tu moto parezca como nueva. El abrillantador de silicona es apto para todo tipo de superficies, por lo que podrás usarlo sobre piezas de goma, metálicas o fibra de carbono. Con estos productos no solo conseguirás que brillen y parezcan nuevas, sino también una mayor protección ante el envejecimiento de estas zonas pues mantiene plásticos y gomas con buena flexibilidad.

Tras aplicar el abrillantador por las distintas zonas de la moto, esperamos unos minutos a que actúe y posteriormente pasamos a retirarlo con un trapo seco, aunque lo mejor será que consultes antes las instrucciones del que hayas usado para seguir los pasos correctamente.

Una vez completada la limpieza de tu moto, llega el último paso: engrasar la cadena y echar aceite lubricante antihumedad (tipo 3-en-1 o WD40) a articulaciones de mandos (cables, manetas, pedales y estriberas) o aquellas partes que sepamos que acumulan óxido.

Una vez concluido el proceso, dispondrás de una moto reluciente y lista para disfrutar de ella.

Marisa Nocea
Linkedin Instagram

Marisa Nocea

Moto1pro
Marisa Nocea

Marisa Nocea

Periodista amante de la comunicación en todas sus formas, con la fortuna de poder combinarla con mi pasión por las motos. Si me buscan, me encontrarán o de ruta o de concierto.

Linkedin Instagram