FJR 1300
Prueba Yamaha FJR 1300 2016: el mundo a tus pies

Manteniendo la esencia que caracteriza a la Yamaha FJR 1300 desde el primer modelo, la quinta generación de esta Sport Touring llega con pocos pero importantes cambios para ofrecer una conducción más segura y más cómoda para viajar a cualquier parte del mundo combinando lo mejor de ambos mundos.

Autor:
Nacho Aróstegui
Foto:
Francesc Montero, Yamaha
Publicado el 13/03/2016
FJR 1300
Suavidad en marcha
Faros adaptativos
Polivalencia
Peso
Protección aerodinámica de la pantalla

Precio: FJR 1300 A - 18.499€ / FJR 1300 AE – 21.299€ / FJR 1300 AS – 22.499€

Nos hemos ido a Barcelona a la presentación de la nueva Yamaha FJR 1300, la legendaria Sport Touring. Este modelo apareció en el 2001 marcando un antes y un después en este tipo de motos por su planteamiento diferente al de su competencia y llegando a vender en todo el mundo más de 100.000 unidades. Tras 15 años en el mercado, no es de extrañar este éxito, pues ofrece una combinación ideal para los que buscan una moto rutera sin renunciar al carácter deportivo.

Continua evolución

Con este nuevo modelo, Yamaha ha dado un salto adelante adaptando la FJR 1300 a los nuevos tiempos con cambios mecánicos, una estética más moderna y un equipamiento tecnológico sin precedentes en la historia de Yamaha. Han querido mantener en el mercado sus 3 versiones, la Yamaha FJR  1300A, la versión más básica, la Yamaha  FJR 1300 AE (unidad de prueba) y la Yamaha FJR 1300 AS, la más equipada.

Durante los 400 kilómetros de autovía y curvas de montaña que recorrimos desde Barcelona hasta Port de Comte pudimos probar en detalle la versión AE, dotada de todo el equipamiento, menos del cambio YCC-S, sistema de cambio robotizado con embragado y desembragado automático, incorporado únicamente en la versión AS.

Quizás el cambio más importante en este modelo 2016 sea la nueva caja de cambios de 6 velocidades con dientes helicoidales (piñones más finos que hacen el trabajo más suave y silencioso), incorporados por primera vez en una Yamaha. Esto sumado a unos desplazables de cambio independientes, reduce el peso del conjunto y hacen que se incremente la eficacia del engranado de la marcha. Con todo esto se consigue un taco increíblemente suave que te permite circular en marchas largas incluso a baja velocidad y aprovechar al máximo el histórico motor de cuatro cilindros de 1298 cc y 146 cv que, aunque parezca una potencia excesiva, la entrega de esta es más suave de la esperada y ofrece una conducción realmente sencilla. Además la sexta marcha es un “overdrive”, una marcha para velocidad de crucero, disminuyendo las revoluciones un 10% y en consecuencia disminuir el consumo.

La conducción se suaviza todavía más gracias al embrague antirrebote A&S, que cuenta con unos muelles un 20% más ligeros, lo que hace la operación del embragado más suave al tacto en aceleraciones y un deslizamiento con un 50% más de juego que permite afrontar cada curva con mayor facilidad gracias a un deslizamiento del embrague más suave en reducciones fuertes.

FJR 1300

Tecnología a la altura

Otra de las novedades en este modelo solo los faros, con un diseño más moderno y con una funcionalidad más acorde a una moto de estas características. Parte de la ruta la hicimos por la noche y pudimos probar el alumbrado y señalización full LED, además del sistema de alumbrado direccional dinámico, una serie de leds situados a cada lado de la moto en la parte superior de los faros que se encienden en función la inclinación de la moto. Estos se activan progresivamente desde 5 km/h y una inclinación de 5 grados hasta los 45 grados. La detección del ángulo de inclinación está medida por el sensor de inercia (IMU). Este nuevo sistema se agradece mucho en curvas reviradas y en momentos de baja luminosidad, ya que amplía el campo de visión de la parte interna de la curva. Por poner una pega, eché de menos que alumbrase más hacia delante y no tanto hacia los lados.

En el apartado de suspensiones nos encontramos con una horquilla invertida KYB con ajuste electrónico. A través de los mandos del manillar podemos ajustar la precarga del muelle trasero en cuatro posiciones diferentes: piloto, piloto más maletas, piloto más pasajero y piloto más pasajero más maletas. Este ajuste deberemos hacerlo en parado, ya que en movimiento no te deja ni acceder a esta opción.

Por el contrario, el ajuste de hidráulicos sí que te permite hacerlo en movimiento y dispone de tres modos: soft, standard y hard. Cada uno de estos niveles ajusta los hidráulicos tanto delante como detrás en extensión y compresión, de manera que equilibra la moto según la demanda de la carretera o nuestras preferencias. Dentro de estos ajustes, podemos definir hasta 7 niveles diferentes dentro de cada modo (desde -3 a +3), por lo que existen 21 posibles configuraciones.

Además de las suspensiones, podemos elegir entre dos modos de conducción: T (touring) y S (sport), donde varía únicamente la entrega de potencia, siendo más brusca en el modo S. Durante el tramo de autovía llevé la moto en el modo T y realmente es una delicia, lo baches apenas se notan y la sensación es de ir flotando. Adentrándonos en los tramos de curvas, la moto en el modo S demuestra de lo que es capaz. Ya saliendo desde parado se aprecia la entrega de la potencia a bajas vueltas y en la salida de las curvas sale disparada como si de una deportiva se tratase, a pesar de sus 292 Kg en orden de marcha.

En tramos revirados se aprecia el carácter deportivo que caracteriza a la FJR. A pesar de su gran tamaño y peso, la moto se desenvuelte con total confianza y soltura, gracias a un alto par (138 Nm) a bajas vueltas. Anque son cifras que podrían imponer, la realidad es otra, pues el motor ofrece la potencia de manera muy lineal. Si le buscas las cosquillas, estará todo bajo control gracias a un control de tracción (desconectable desde un botón en el cuadro de instrumentación) que funciona de manera muy sutil y sin cortes bruscos. En la salida de las curvas la moto te permite salir acelerando con decisión y la moto ni se inmuta, es estable en aceleraciones y en frenadas, gracias a unos frenos de 320mm delante y unas pinzas Nissin de 4 pistones. Además la frenada es combinada, por lo que el freno trasero no hace falta ni usarlo para obtener una frenada eficaz. Cuenta además con ABS, sistema que funciona a la perfección, entrando solo en acción en  frenadas muy fuertes.

Detalles que marcan la diferencia

Además de todas las mejoras, Yamaha ha querido dotar a la FJR 1300 de una serie de detalles que completan la moto y gracias a los cuales no echarás nada en falta:

Sistema de Control de crucero que se activa desde la piña izquierda y que una vez activado, podemos regular la velocidad con dos botones, ideal para rutas largas por autopista.

Ajuste electrónico de la pantalla, pudiendo subirla o bajarla según nuestras necesidades. Durante la ruta fuimos variando la altura y realmente se agradece, aunque para lo aparatosa y grande que aparenta ser, para mi 1,84 m de estatura no cumple al completo con su función. Para ello, Yamaha pone a disposición una cúpula opcional más alta y ancha.

Los puños calefactables ajustables en 3 niveles que agradecimos mucho por la época y la zona en la que estuvimos, llegando a los -2 grados.

Dispone de dos alturas diferentes de asiento y ajuste del ángulo del manillar para regular la posición de conducción a tu gusto. Además tenemos una toma de 12V para conectar cualquier aparato electrónico.

Únicamente en el modelo tope de gama (AS) nos encontramos con el cambio de marchas YCC-S. Con esta opción la maneta de embrague convencional desaparece, de tal forma que para cambiar de marchas solo tendrás que accionar el pedal con el pie o con los botones en la piña izquierda y la moto se encarga del resto. Tanto en las salidas desde parado como en las detenciones, la moto desembragará automáticamente. Además este sistema, a diferencia del sistema convencional, se engranan todas las marchas hacia arriba. Es algo muy novedoso a lo que, sin duda, habría que adaptarse, pero es cuestión de uso y tiempo.

En el cuadro de instrumentos podemos encontrar toda la información que podamos necesitar en nuestros viajes: reloj, medidor de combustible, indicador del modo de conducción, indicador de marcha, dos odómetros parciales, alcance, temperatura exterior, temperatura del motor, testigo de TCS, ABS, avería de motor y dispositivos y consumo medio e instantáneo. Además del indicador analógico de revoluciones, de velocidad digital y en la pantalla de la derecha los diferentes elementos a configurar (pantalla, hidráulicos, amortiguador, puños calefactables, etc).

En los 400 km de ruta conseguimos un consumo medio de 5,5 litros, una cifra nada desproporcionada para las características de esta gran moto y para el uso, pues gran parte de la ruta fueron carreteras de curvas de segunda y tercera. Con un depósito de 25 litros podemos asegurar trayectos de varios cientos de kilómetros sin repostar.

Con todo esto podemos decir que la Yamaha FJR 1300 no es una moto Touring, ni una moto Sport al cien por cien, pero combina lo mejor de ambos mundos para ser la referencia en su sector. Yamaha lo ha hecho siguiendo la evolución lógica, incorporando detalles que hacen la vida encima de la moto más fácil y a la vez ha sabido adaptar las nuevas tecnologías a una moto con mucha historia y que continúa mejorando para ofrecer una conducción más segura, más cómoda y más divertida para los que hacen grandes viajes pero necesitan su dosis de adrenalina.

Detalles de la moto

FJR 1300

Aparentemente parece la misma moto que la versión anterior, pero, manteniendo la línea que la ha caracterizado durante 15 años, ahora el aspecto es de una moto más moderna. Sigue ofreciendo el lado deportivo gracias a un frontal afilado y un carenado con líneas muy dinámicas. Las maletas y los escapes quedan perfectamente acoplados para darle un aspecto deportivo sin renunciar a las ventajas de una moto Touring.

FJR 1300

Una de las novedades más importantes que recibe la FJR. Una iluminación full LED para mejorar la visibilidad tanto de la carretera como de la propia moto para el resto de conductores. En las luces delanteras cuenta con 2 leds para las luces de posición, 2 para las cortas y 2 para las largas. En el faro trasero cuenta con 12 leds de posición y 6 de freno. Los interitentes también son LED. Destaca sobretodo el sistema de alumbrado direccional dinámico, 3 leds situados en la parte superior de los faros que se encienden progresivamente según la inclinación de la moto aumentando notablemente la seguridad.

FJR 1300

Mantiene el mismo motor de 4 cilindros en línea de 1.298 cc y 146 cv con el que apareció hace 5 años. Un motor muy lleno y con un par de 138 Nm que empuja desde abajo que te permite realizar una conducción muy suave para trayectos largos y tranquilos y a la vez una conducción deportiva con emociones fuertes por carreteras reviradas.

FJR 1300

Esta nueva versión viene cargada de electrónica, con ajuste electrónico de la suspensión, TCS, regulación de la pantalla, control de crucero o modos de conducción, algo que no podía faltar en una moto de estas características. Todo esto se combina para ofrecer una conducción lo más segura y cómoda posible para el piloto y pasajero.

FJR 1300

Unos discos de 320 mm con pinzas de 4 pistones y un disco de 282 mm con pinza de 1 pistón consiguen frenar sin problemas la FJR. Sin duda unos frenos acordes a la embergadura de esta moto. Además cuenta con el sistema ABS de serie en todas las versiones y la frenada es combinada, de tal forma que accionando únicamente la maneta delantera, se reparte la frenada en ambos ejes.

FJR 1300

Uno de los detalles que más nos ha gustado de la FJR ha sido la protección que ofrece. Con un robusto frontal, una gran cúpula (ajustable electrónicamente en altura) y un amplio carenado apenas notarás en aire en el cuerpo, algo que para largos viajes o en días de frío o lluvia agradecerás.

Texto:

Nacho Aróstegui

Fotos:

Francesc Montero, Yamaha

Publicado el 13/03/2016

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #94: ¡El límite lo pones tú!

Nos ponemos en ruta con la Honda Goldwing más europea y más ligera de la historia del mítico modelo y descubrimos como son las nuevas Royal Enfield bicilíndricas. Comparamos tres modelos de otra saga de leyenda, la de las Kawasaki Z y charlamos con su máximo responsable sobre el presente y el futuro de Triumph. Probamos una superventas; la BMW R 1200 GS y repasamos las últimas novedades presentadas en los salones de Colonia, Y hablando de carreras, descubrimos que para Yamaha cualquier tiempo pasado no fue mejor...