Moto1pro
España, paraíso de las motos usadas o de segunda mano

España, paraíso de las motos usadas o de segunda mano

En España se venden el doble de motos usadas que nuevas: hay muchos motivos para ello, por precio y porque se pueden encontrar modelos en buen estado

Redacción Moto1pro
Redacción
Foto
Archivo
Fecha18/01/2022
España, paraíso de las motos usadas o de segunda mano
Redaccion Moto1pro
Redacción
Foto
Archivo

fecha18/01/2022


En España hay muchas "ganas de moto": durante 2020 se ha batido el récord de los últimos 20 años de obtención de carnets de moto. Muchas personas quieren pasarse a las dos ruedas, ya sea para librarse de los atascos o del inseguro (sanitariamente) transporte urbano, o simplemente por placer y ocio. Así, la demanda global de de motos (nuevas y usadas) ha crecido notablemente, hasta un 14 por ciento respecto de 2020. Se buscan más motos, en general.

El mercado español de la moto nueva goza de buena salud: en 2021 las matriculaciones subieron respecto de 2020 un 5 por ciento, llegando cerca del nivel del año récord (2019) más reciente, siendo el anterior más destacado 2007, justo antes de la anterior crisis económica. Pero el mercado de las motocicletas de segunda mano todavía es más potente: se venden en torno a dos motos usadas por cada moto nueva.

España, paraíso de las motos usadas o de segunda mano

Dos usadas por cada moto nueva

Los fabricantes se quejan de que más de la mitad (un 54 por ciento) de esas motos usadas tienen 10 o más años de antigüedad, pero eso refleja cómo evolucionó el mercado: si en 2007 se batió el récord de matriculaciones, hay en la calle muchas motos de esa edad... Aquí vemos la primera ventaja de nuestro mercado de motos usadas: la oferta disponible. Cuando se busca una moto usada es importante elegir una unidad bien cuidada, que responda a nuestras expectativas de ese modelo, y si hay más donde elegir será obviamente más fácil acertar.

Otra ventaja de las motocicletas de segunda mano está en las etiquetas medioambientales. La norma que la DGT aprobó otorga la etiqueta más limpia "C" (excepción hecha de "Eco", que no existe en la práctica en motos, o "Cero", que se limita a las eléctricas) a motos matriculadas a partir de 2007. Aunque ha habido dos etapas Euro (límites de emisiones) posteriores, la realidad es que en 2022 una moto nueva tiene la misma etiqueta, y posibles ventajas o limitaciones de tráfico que ello implica, que una de 2007. Es, pues, otra ventaja saber que comprar una moto usada no nos está condenando a no poderla usar a corto plazo si nuestra ciudad limita la circulación según las etiquetas medioambientales.

¿Tienda o particular?

Muchos usuarios tienen claro que merece la pena buscar una moto usada, por el ahorro que representa o porque pueden acceder a una moto de un nivel que no sería posible nueva. Pero la duda que se presenta enseguida es... ¿es mejor comprar a un particular o acudir a una tienda de motos de segunda mano? Cada opción tiene sus ventajas e inconvenientes.

Comprar a un particular suele tener la ventaja del precio: la moto la compramos directamente a quien la tiene y no habrá intermediarios, además según la situación que tenga tendrá prisa en vender y eso permitirá que acepte ofertas a la baja. Por ejemplo, puede haber comprado otra y no tener sitio en el garaje, o tener el seguro de la vieja cercano a vencer... La desventaja es que estaremos en sus manos para conocer la historia de la moto, o cómo se ha mantenido. En sus manos, y en la de nuestra propia experiencia, o quizás tengamos que recurrir a un taller para revisarla. Y si cerramos la operación, aunque existe la "garantía" por vicios ocultos en el Código Civil, es raro que esas disputas salgan adelante si no es algo muy grave y muy evidente.

En el otro lado de la balanza, una tienda de motos de segunda mano contará con sus propios mecánicos que habrán estudiado las motos que han recibido, con su historial de revisiones y reparaciones. Rechazan las que no cumplen un mínimo estándar (estado y seguridad) y las habrán dejado a punto en lo que fuera necesario para sacarlas a la venta. Además están obligados a ofrecer una garantía real (de al menos un año) más allá de la responsabilidad de los particulares, algo que suelen hacer con un seguro que cubriría algo inesperado. Otra ventaja pueden ser las facilidades de financiación (una moto de particular se paga al contado) o que esa tienda puede convertirse en nuestro taller de confianza, algo siempre útil.