Moto1pro
Gunner 50: la moto bazooka

Gunner 50: la moto bazooka

Este ciclomotor destaca por su diseño único y ha sido fabricado por la empresa tailandesa Phoenix Engineering con la premisa de crear un vehículo divertido.

Ildefonso García
Ildefonso García
Foto
Phoenix Engineering/motor-fan.jp
Fecha02/10/2022

Hablamos de:

Gunner 50: la moto bazooka
Ildefonso García
Ildefonso García
Foto
Phoenix Engineering/motor-fan.jp

fecha02/10/2022


Phoenix Engineering es una compañía tailandesa especializada en la fabricación de la Gunner 50, un ciclomotor que no se parece a ningún otro y pone de manifiesto la importancia de este país asiático en la industria motociclista. Allí no solo producen marcas como Honda, Yamaha o Triumph, sino que las compañías locales ofrecen productos capaces de competir con los fabricantes japoneses o europeos.

Cada vez que miramos esta moto nos parece una cosa diferente: ¿insecto? ¿cigarrillo? ¿bazooka? ¿palillo? Lo cierto es que no recuerda a ninguna otra, los responsables de Phoenix Engineering han tirado de imaginación a la hora de diseñar la Gunner 50.

Gunner 50: la moto bazooka

Gunner 50

La moto es diminuta, con una distancia total de 1670 mm y un peso de 80 kg, además de una estética que no dejará a nadie indiferente. La parte superior del chasis, esa especie de tubo, en su zona central hace las veces de depósito de gasolina que tiene 4,5 litros de capacidad. La palabra gunner en inglés significa artillero, y quizá se ha usado porque la parte superior del chasis recuerda al cañón de una escopeta o, ya puestos, a un bazooka (o mejor, bazuca, que es la grafía que la RAE recomienda al hablar de un lanzagranadas).

El monocilíndrico de 4T, refrigerado por aire, y con 49 cc de capacidad entrega 3,3 CV a 8000 rpm y ofrece un valor de par máximo de 3 Nm a 7500 revoluciones. Una potencia modesta pero suficiente para divertirse con este artilugio que atraerá las miradas del personal. Si te fijas verás que hay una palanca de arranque, aunque la Gunner 50 cuenta además con el mágico botoncito para ponerla en marcha. El sonido del propulsor no llega a molestar al resto de los usuarios de la vía y emite un tono agradable y potente que casi hace que nos olvidemos que vamos a lomos de un humilde ciclomotor.

La hormiga atómica monta frenos de disco en ambos ejes (220 mm delante y 190 mm detrás) desprovistos de ABS. Mientras que las suspensiones constan de una horquilla convencional y un monoamortiguador trasero. Elementos sencillos para un vehículo en el que prima el diseño y la diversión. En Japón la Gunner 50 cuesta 225 500 yenes (alrededor de 1600 euros), un precio ajustado para un ciclomotor diferente.

Gunner 50: la moto bazooka
Gunner 50: la moto bazooka
Gunner 50: la moto bazooka
Gunner 50: la moto bazooka
Gunner 50: la moto bazooka
Gunner 50: la moto bazooka
Ildefonso García

Ildefonso García

Moto1pro
Ildefonso García

Ildefonso García

Tras estudiar periodismo e inglés, en los 80 me publicaron una entrevista con Kenny Roberts y desde entonces estoy en este mundo. Dispuesto a aprender hasta la caída de la bandera ajedrezada.