Harley Davidson Iron 1200

Prueba Harley Davidson Iron 1200 2020: sabor a mito

Probamos la nueva Harley Davidson Iron 1200 2020, un estilo de vida con sabor a mito que este modelo magnifica con pureza concentrada.

Autor:
Pedro García
Foto:
Alex Varo
Publicado el 26/08/2020
Harley Davidson Iron 1200

ASPECTOS POSITIVOS

Estética
Acabados
Manejabilidad

ASPECTOS NEGATIVOS

Frenos
Protección
Estabilidad

Ver ficha técnica completa

Cuando se habla de Harley Davidson supongo que a cada uno le viene a la cabeza algo diferente, pero sin duda el sentimiento de “estilo de vida” va ligado a cada uno de esos pensamientos.

Y es que, no nos engañemos, Harley Davidson es mucho más que una marca de motos. Es una manera de vivir, es un estatus, es una señal identificativa y si nos apuras, se podría decir, que para muchos es incluso una religión.

Como los grandes proyectos, Harley Davidson comenzó su andadura en un patio trasero usado como taller. William S. Harley, su amigo Arthur Davidson y su hermano Walter Davidson fueron los responsables del inicio de esta firma conocida y respetada en todo el mundo.

Fundada en 1903 en Milwaukee, Wisconsin, ha sobrevivido muchos baches de gran calado como la Gran Depresión, acuerdos de propiedad, acuerdos subsidiarios, períodos de crisis económica a nivel interno, fallos en la calidad de su producto y una intensa competencia global siendo superada a nivel técnico hace ya muchos años.

Pero Harley tuvo claro que la lucha no debería ir por la parte técnica y eso hizo labrar su propio camino que le ha traído hasta el siglo XXI con verdadera salud y un sinfín de fieles seguidores que jamás pensarían en cambiar de marca. Y conseguir esto significa alcanzar el reto más difícil que cualquier marca pueda proponerse.

Harley Davidson Iron 1200

Harley Davidson, además de vender motos tiene su propia línea de negocio a nivel merchandising y piezas de customización para sus vehículos que supera en facturación a la venta de motos en sí. Un dato significativo y de orgullo para la firma de Milwaukee.

El pasado 2018, con motivo del 115 aniversario, Harley Davidson presentó nueve nuevos modelos en la familia Softail y dos en la familia Sportster. La nueva Forty Eight y la que nos ocupa en esta ocasión, la nueva Harley Davidson Iron 1200.

El modelo que probamos en esta ocasión es el 2020 y solo se diferencia en los esquemas de color con respecto a la presentada en 2018. Sin más pasamos a contaros nuestra experiencia después de haber estado una semana a sus mandos.

Sensaciones iniciales

Para marcas diferentes, pruebas diferentes. Y es que si fuéramos punteando los apartados de siempre nos dejaríamos lo mejor y nuestra invitada quedaría por detrás en cuanto a capacidad de frenada, cifras de potencia o estabilidad, pero esta Harley Davidson Iron 1200 2020 tiene mucho más que contarnos.

Todo es diferente desde el momento que entras por la puerta del concesionario. La marca, te guste o no, respira de manera distinta al resto. Ese sabor “yankee” empapa hasta el último rincón del establecimiento. Ver los diferentes modelos juntos no deja de sorprender incluso al más experimentado. Podemos decir que son motos de película, porque aunque los modelos evolucionen con los años los diseños son atemporales.

El momento en el que nos entregaron la nueva Harley Davidson Iron 1200 2020 quedamos fascinados con su color azul (Billiard Blue) con esa gráfica setentera en degradados de amarillo a rojo que emanan “sabor California” por los cuatro costados y que recuerda mucho a cuando la marca perteneció a AMF (American Machine y Foundry), época para olvidar en cuanto a calidad y ventas pero con diseños espectaculares que hoy día rompen y gustan casi a cualquiera.

Diseño de la nueva Harley Davidson Iron 1200

Para alguien que no esté al tanto de los modelos actuales, esta nueva Harley Davidson Iron 1200 2020 parece una moto customizada por algún taller especialista con muy buen gusto dando ese toque diferenciador, nada estridente.

Harley Davidson, bajo nuestro punto de vista, ha hecho muy bien al apostar por el “all black”, dejando la nota de color al depósito y ambos guardabarros. Y es que la moto en su totalidad es negra. Los cromados desaparecen por completo y todas y cada una de las piezas son negras. Algunas satinadas, otras mate y en el caso del atractivo cupolino “speed” que enmarca el faro, es brillo. Todo tiene su lógica y la atracción visual está asegurada. No nos engañemos, los cromados no viven su mejor momento.

Su asiento monoplaza “Fast Back” recuerda y mucho a las tan de moda Cafe Racer. Tras su atractivo tapizado en rombos esconde un buen mullido y un generoso espacio para disfrutar de cada kilómetro.

El manillar, más cómodo que en versiones anteriores, le da ese toque desenfadado/gamberro tirando al “Chopper Easy” que encaja a cualquiera que ponga el radar en la firma norteamericana.

El nuevo modelo ofrece tres diferentes esquemas de color, todos ellos con gráficas setenteras que tanto nos han gustado. Vivid Black, Billiard Blue y Barracuda Silver, estos dos últimos con coste adicional de 250€ sobre su precio de 11.480€.

En marcha con la nueva Harley Davidson Iron 1200

Como todo en la vida, tenemos que saber qué vamos a probar para hacer un juicio justo. Pero da la casualidad que nosotros en el momento de la prueba deseábamos lo que esta Harley tenía preparado.

Con la llave en el bolsillo –cuenta con encendido sin llave- damos al botón de start y al momento la moto empieza a sonar y a vibrar dándote la bienvenida. Es cierto que tanto el sonido como las vibraciones se van reduciendo con el tiempo, pero sigue siendo diferente al resto. Nadie se salva de las normativas y esta con Euro4 no lo iba a ser menos.

Engranamos primera y nuestra boca esboza la primera sonrisa. Aceleramos y subimos marchas mientras sentimos desde el primer momento su contundente aceleración desde bajas vueltas con un motor muy progresivo con una curva lineal que agrada.

Su motor V Twin Evolution de 1203cc cuenta con 96 Nm a tan solo 3500 rpm. Esto se traduce en tener potencia disponible siempre en cualquiera de sus cinco marchas. Aunque 66 cv a 6.000 rpm no sea una cifra deslumbrante, es la perfecta para una moto como esta. Debemos hacer un apunte y es que esta Iron 1200 es un 41% más potente que su hermana pequeña, la 883.

En ciudad, con sus 735 mm de distancia al suelo, se siente cómoda y ágil. Incluso con sus 248 kg de peso nos movemos como pez en el agua entre coches. Cada parada en un semáforo se convierte en un show que atrae miradas y su aceleración unido al sonido dejan boquiabierto a los espectadores.

Se trata de una de las motos más ágiles dentro de la gama actual de Harley Davidson y esto también se nota a la hora de enfrentarnos a curvas. Antes de hacer sonar las estriberas contra el suelo cuentas con 28° en la estribera izquierda y 27° en la derecha. Nada del otro mundo si pretendes tumbar, pero creo que nadie que se plantee una compra así si está pensando en plegar.

Una buena manejabilidad y un dinamismo equilibrado acompañan a sensaciones de libertad intrínsecas a la marca. La posición de conducción, el sonido y todo lo que tus sentidos aprecian saben a HD. Por poner un pero, los frenos, aunque mejorados sustancialmente, siguen quedándose cortos en el tren delantero, pero con este problema te encuentras cuando decides apurar: error, esta moto no es para esto.

A velocidades legales irás perfecto en autovía. Si pretendes rebasarlas te encontrarás en serios aprietos de estabilidad y su pequeña cúpula no ayudará en tu protección contra el viento. Pero volvemos a insistir, no es una moto para correr.

Conclusiones sobre la nueva Harley Davidson Iron 1200

Llegados a este punto, si habéis leído la prueba al completo, va a ser difícil esconder nuestro entusiasmo por esta Iron 1200 que nos deja un sabor a libertad en nuestro paladares.

No es una moto para todos los públicos, pero sí para quien no le guste correr o quien ya lo haya hecho tanto que decida tomarse la vida con más tranquilidad. Que saboree cada metro con una sensación permanente de libertad y con la creencia de estar en todo momento dentro de una película mientras ruedas por carreteras de Arizona aunque estés en la provincia de Ávila. Sí, de esto y de mucho más es capaz de hacer la Harley Davidson Iron 1200.

Sin duda sensaciones a tener en cuenta por el “bajo” precio de la americana. Si tuviéramos que elegir una palabra para concluir, ésta sería “freedom”.

Detalles de la moto

Harley Davidson Iron 1200

Monoplaza, tipo “fast back”, recuerda mucho a las clásicas Cafe Racer. Su calidad y diseño de tapizado cuidado va unido a un tamaño generoso y un mullido muy confortable.

Harley Davidson Iron 1200

En este apartado se lleva la palma. Para nuestro gusto que Harley Davidson haya apostado por el negro dejando la nota de color al pequeño tanque y guardabarros ha sido un acierto. Además, mirar atrás con los gráficos setenteros de la época AMF le da un plus de originalidad.

Harley Davidson Iron 1200

Aunque han mejorado con respecto a versiones anteriores el tren delantero se queda un poco justo con este disco de 262mm y doble pistón, siempre y cuando decidas apurar en las frenadas.

Harley Davidson Iron 1200

Con una aceleración contundente, un par motor a destacar y una curva muy lineal el V-Twin de 1.202 cc y 66 cv es más que suficiente para una moto así.

Harley Davidson Iron 1200

Harley monta un velocímetro electrónico en el manillar que cuenta con cuentakilómetros, reloj horario, doble cuentakilómetros parcial, piloto de advertencia de nivel bajo de combustible, piloto de presión baja de aceite e  indicador de diagnóstico del motor. Todas estas luces de testigos son LED.

Galería de fotos

Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200
Harley Davidson Iron 1200

Relacionados

Texto:

Pedro García

Fotos:

Alex Varo

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #117: La Moto, la solución

En el 117 la Moto es la Solución. Te enseñamos sus beneficios y tras probar la Peugeot Metropolis nos preguntamos: ¿Qué es mejor, 3 o 2? Pero sois vosotros los que nos contáis por qué habéis elegido un Scooter en “Tu opinión cuenta”. Y nos ponemos el casco, un HJC RPHA 11, para probar la precisión de la KTM Duke 890 R y la deportividad de la Ducati Panigale V2, con la que no sé si podríamos haber hecho la RodiBook 2020. Lifestyle, El niño de la curva, MotoSpirit... ¿Depósito lleno? ¡Arrancamos!