Honda NSR 50

7 motos de 50 cc míticas de los 90

Los ciclomotores de marchas eran los que realmente conquistaban las calles hace ya 30 años, la ilusión de los jóvenes amantes de las motos. Aquí tienes 7 motos de 50 cc que marcaron una época ¿Tuviste alguna de estas?

Autor:
Redacción Moto1Pro
Foto:
Marcas, archivo y propietarios
Publicado el 02/10/2019
Honda NSR 50

Algunos ya peinamos canas, y otros ya ni siquiera tienen pelos que peinar, pero a todos se nos rejuvenece la cara cuando nos acordamos de nuestros amores de juventud. Sí, aquellas motos de 2 tiempos, humeantes y excitantes, que nos aceleraban el corazón con su olor a aceite quemado. No hacía falta mucho, con un ciclomotor bastaba para ser el rey del instituto, y no un scooter cualquiera, sino una moto de marchas de 50 cc, para empezar por la puerta grande. Después pasamos a soñar con motos trail, pero eso ya es otra historia...

Aquí tienes algunas de las motos de 50 cc más míticas de finales de los 80, los 90 y principios de los 2000. Sabemos que hay muchas más (Derbi Sport Coppa, Rieju Marathon, RV, Derbi FD, FDS…) pero en esa década todos teníamos ojos para nuestras elegidas. Y si no teníamos una, al menos soñábamos con tenerla.

Para los que nacimos entre los 70 y los 80 los ciclomotores no tenían nada que ver con los ciclomotores de hoy en día. La pasión por las motos empezaba desde bien pequeños y todos conocíamos a alguien que nos ponía los dientes largos luciendo el modelo más innovador. Las “motos de 49” lo eran todo. Servían para desplazarse, sí, pero con ellas aprendíamos, nos entreteníamos, nos formábamos como motoristas e incluso como mecánicos, porque quien más o quien menos ha trucado alguna de ellas. Si no eras tú, era tu hermano, y si no tu vecino, o un compañero de clase. Cilindros más grandes de lo debido, escapes último modelo, carburadores de moda… Todo valía.

Pero, para bien o para mal, todo eso ya no es lo que era, así que nos consolaremos recordando algunas de aquellas motos que marcaron una época, y que a todos nos gustaban más que cualquier chica que se pudiera sentar a nuestro lado en clase.

 

Aprilia RS 50

Aprilia RS 50

Una de las motos más deportivas y más racing que se vieron en los 90, fruto de la experiencia en competición de Aprilia y que perdura hasta nuestros días con la actual y espectacular Aprilia RS4 50. Tuvo su hermana 125, y también 250, pero eso ya eran palabras mayores. Un poco más adelante Aprilia aprovechó además para decorarla con sus colores de guerra, como Nastro Azzurro o Chesterfield.

Esa parte ciclo no era ninguna tontería, con ese precioso chasis Deltabox a la vista y una línea inspirada en las carreras, incluso con un asiento del pasajero que hacía las veces de colín aerodinámico.

 

Honda NSR 50

Honda NSR 50

Seguimos con otro de los mitos más valorados: la Honda NSR 50. Quizá no fue tan popular como sus más directas rivales: la Aprilia RS50 y la Yamaha TZR 50, pero era el modelo elegido por quienes apostaban por la fiabilidad. Su fama se extendió especialmente fuera de nuestras fronteras, fue un verdadero “boom” en Japón, pero esta que tienes aquí, con esta decoración, ns ha hecho emocionarnos recordando nuestros tiempos mozos.

Era además una moto amplia y confortable, con un asiento generoso para ambos ocupantes, pero sin esconder su alma de deportiva. Eso sí, era bastante menos radical que sus más directas rivales.

 

Mecatecno Racing CR-7 50

Mecatecno Racing CR-7

Es decir la palabra “Mecatecto” y brotarnos una lágrima de nostalgia. La firma catalana Mecatecno no solo desarrolló motos de campo, sino también ciclomotores de carretera de diseño deportivo, como lo era esta Mecatecno Racing CR-7, y posteriormente lo fue su hermana CR-8. Más de 20 años después del cierre de la marca hoy Mecatecno ha vuelto a la vida con motos eléctricas de trial.

Esta Racing CR-7 poco tenía que envidiar a las rivales japonesas con las que tuvo que lidiar, estéticamente cuidaba cada detalle, como el asiento del pasajero camuflado con el color del colín, o sus llantas blancas impolutas. Aquí su motor Franco Morini era quien imponía su ley.

 

Puch Condor

Puch Condor

Los que en los 90 tuvieron una Puch Condor fue heredada, porque este modelo fue fruto de los años 80. Eso sí, su dureza y durabilidad permitió que varias generaciones pudieran pasar por él, haciendo de moto-escuela para infinidad de gente.

Como se decía, era una moto “tipo cross”, de marcado carácter offroad aunque sirviera y se utilizara para todo. La sencillez fue el secreto de su éxito y sus prestaciones sobresalían entre las de su especie. Más adelante recibió mejoras como lo fue el freno de disco trasero.

 

Rieju Drac

Rieju Drac

Rieju reinó en el mercado de los 50 cc con un sinfín de modelos que cautivaban a los más jóvenes. Ya entonces era una marca española con solera y sobrevivió a la debacle de los ochenta. A principios de los 90 apareció la Rieju Drac, un ciclomotor trail que compartió escenario con su hermana RR 50, más estilizada y con horquilla invertida.

Para muchos la Drac fue su primera moto de campo, la compañera ideal para explorar los caminos de tierra del pueblo y una base ideal, además, para experimentar algunos trucos mecánicos. Pasó a la historia como una de las motos de mayor éxito de Rieju cuando las marcas nacionales perdieron fuelle en el panorama español.

 

Suzuki DR Big 50

Syzyju DR Big 50

Si le preguntas a alguien por una moto mítica de los 90 la primera que viene a la cabeza es esta, la legendaria Suzuki DR Big 50. Esta y sus hermanas mayores, claro. La firma japonesa la puso en escena en 1989 y su acogida en el mercado fue excelente. Tuvo mucho éxito en el mercado español durante los primeros años de la década de los 90.

Fue la precursora del “pico de pato” tan presente en nuestros días, un ciclomotor de campo de marchas que no tenía nada que envidiar a motos trail de mayor tamaño. Se fabricó en la planta de asturiana de Suzuki y se mantuvo hasta 1999, en sus últimos años contó con motor de agua.

 

Yamaha TZR 50

Yamaha TZR 50

Otra pata negra entre las deportivas de 50 cc de los 90. Quizá la recuerdes mejor con asiento para el pasajero, e incluso decorada en azul, pero esta versión "R" monoplaza es espectacular, toda una declaración de intenciones para lo que esconde en su interior. Y un claro ejemplo de lo que se cocía en Japón, en esta y en otras cilindradas superiores.

Una deportiva nada que invitaba a trastear en su interior y que rara vez mantenía su tubo de escape original. Un lienzo en blanco para los más manitas, aprendices de mecánico y la suculenta industria auxiliar de componentes racing. Otra decoración muy popular fue la roja inspirada en la moto de Carlos Checa, con el número 7 incluido.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Redacción Moto1Pro

Fotos:

Marcas, archivo y propietarios

Lo más visto

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #107: ¡Comparativa Scrambler!

En este nuevo número de Moto1pro enfrentamos la Husqvarna Svartpilen 701 contra la Ducati Scrambler Full Throttle y la Triumph Street Scrambler. Probamos a también a fondo la Kawasaki ZX-6R, toda una SuperSport de calle, y la Zontes V-310. Además, viajamos a Italia para tomar parte en el Rally Transitalia Marathon de la mano de T.ur, probamos cinco cascos réplica de pilotos de MotoGP y damos una vuelta por las cinco motos de película más impactantes. Además de nuestras secciones habituales…