Aquellos maravillosos años: las trail para adolescentes.

Aquellos maravillosos años: las trail para adolescentes

En los años 80 se produjo la explosión del fenómeno trail. Comercialmente se inició con la Yamaha XT500 de 1976, pero el verdadero tirón vino de una prueba deportiva: el París-Dakar.

Autor:
Pipe Hinojosa
Foto:
Archivo
Publicado el 29/08/2020
Aquellos maravillosos años: las trail para adolescentes.

La aventura está presente en la historia y la literatura desde siempre. El viaje siempre estará presente (salvo otro tipo de aventuras) de una manera u otra. En siglos pasados, el hecho de subir a un barco ya era una aventura, pero a finales del siglo XX todo está descubierto, todo es conocido.

En 1977 Thierry Sabine inventa una prueba deportiva que combina velocidad y resistencia.Desde París, la cómoda civilización europea, a través de paisajes recónditos e ignotos para los medios y público en general, hasta Dakar, capital de Senegal y, antaño, puerto africano de abastecimiento camino de las Indias. Ha nacido el París-Dakar. Es el final de siglo y el viaje vuelve a ser la aventura.

Yamaha XT500
Un vehículo autónomo, veloz y resistente, capaz de llegar a los lugares más remotos. Parece la carta a los Reyes Magos de un publicista. La sola imagen en televisión y prensa de las motos cubiertas de polvo, con mostrencos de 1,90 sedientos y exhaustos, fue la chispa del nacimiento de un segmento, el de las motos trail, que ahora se ha convertido en otra opción más para viajar por carretera y goza de plena salud.

Suzuki Dr 800 Paris Dakar

Cómo no, los modelos de motos destinadas a los adolescentes no podían abstraerse de un tirón semejante. Tanto en ciclomotores como en 80 cc (en los años 80 y 90 se podían llevar desde los 16 años) surgieron multitud de modelos de la industria nacional y extranjera a imagen y semejanza de las grandes trail africanas.

La publicidad de la época es un reflejo de lo que se estaba vendiendo, aventura e independencia. Los modelos más avanzados estéticamente generalmente venían de Italia y estaban lejos del alcance de la mayoría de los bolsillos. Esa época coincidió con la incorporación de España a la CEE y la apertura a los fabricantes extranjeros. Las marcas japonesas encontraron en España calidad de manufactura y precios contenidos (entonces) y se instalaron asociándose con fabricantes españoles.

Publicidad Suzuki Dr Big 50
Suzuki se afincó en Asturias, en la factoría de Puch. De ahí surgieron dos modelos míticos, la Puch Cóndor, con estética de motocross en sus primeras versiones y que tornó a dakariana en su última versión. Suzuki lo tenía mucho más fácil, pues tenía en el mercado la icónica Suzuki DR Big 750, el monocilíndrico mas grande del mercado cuyo “perolo” creció más tarde hasta los 800cc. y que se veía con asiduidad en la salida de París. El pico de pato era su otra característica distintiva, hoy en día presente en multitud de modelos trail, si bien se usó por primera vez en la Suzuki Katana, otro modelo icónico de carretera.

En Barcelona, Honda se había asociado con Montesa, y construiría primero la Honda MTX 75 y más tarde la Honda CRM 75, si bien ambas con vocación más endurera y con intención de disputar las ventas a la Yamaha DT 80 LC.

Derbi Jumbo FD

Derbi adaptaba sus chasis y motores y sacaba modelos como la Derbi FD y la Derbi FDS, estéticamente menos agraciadas y también más cerca del enduro, pero con unos precios muy competitivos que se traducían en ventas. Rieju se apuntó a la refrigeración líquida en la célebre Rieju MR80, objeto de deseo entonces y ahora.

Con cualquiera de ellas podías llegar donde quisieras. Por aquel entonces no había limitación en cuanto a rodar en moto por el campo y las excursiones con la panda de amigos son ahora recordadas como míticas. Su aspecto de moto gorda servía para otro aspecto muy importante: fardar de moto. Hacerlo a la puerta del colegio o del instituto siempre fue un extra point en el proceloso mundo del ligar, aunque solo servía de rompehielos. El valor y el pico de oro eran necesarios para rematar faena.

Yamaha DT80

En la actualidad apenas quedan unidades en buen estado de aquellas motos. La legislación las dio la espalda y hoy no tiene sentido fabricarlas; los motores de 2 tiempos, aunque baratos, potentes y ligeros, no cumplen la estricta normativa actual de emisiones de gases. En muchos casos fue la primera moto de sus dueños, y la mayoría la vendieron o cambiaron como parte del precio para la siguiente moto, pero su carácter iniciático las convierte en inolvidables y aun perduran en la memoria, último testigo de nuestras aventuras de juventud.

Relacionados

Te puede interesar

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #117: La Moto, la solución

En el 117 la Moto es la Solución. Te enseñamos sus beneficios y tras probar la Peugeot Metropolis nos preguntamos: ¿Qué es mejor, 3 o 2? Pero sois vosotros los que nos contáis por qué habéis elegido un Scooter en “Tu opinión cuenta”. Y nos ponemos el casco, un HJC RPHA 11, para probar la precisión de la KTM Duke 890 R y la deportividad de la Ducati Panigale V2, con la que no sé si podríamos haber hecho la RodiBook 2020. Lifestyle, El niño de la curva, MotoSpirit... ¿Depósito lleno? ¡Arrancamos!