Moto invierno

Cuidados de la moto en invierno: que el frío no le pase factura

En invierno, la utilicemos o no, es importante tomar ciertas precauciones para que las bajas temperaturas no afecten al estado de salud de nuestra moto.

Moto invierno
R. Ruiz
Archivo, Pxhere.com

04/01/2021


Con el invierno llegan las bajas temperaturas y eso nos afecta a todos, incluida nuestra moto. Por el bien de ella, y de nuestra propia seguridad, es conveniente que tengamos en cuenta una serie de cuidados para que el frío no pase factura a ninguno de sus elementos, tanto si la vamos a usar como si no.

Pensando en quien sigue utilizando la moto a pesar de las bajas temperaturas y pensando en quien prefiere dejarla de casa hasta que el tiempo mejore, te sugerimos unas cuantas cosas que viene bien tener en cuenta para que el invierno no afecte a nuestra moto ni al funcionamiento de componentes tan delicados como la batería, los neumáticos, los frenos o el propio motor.

Si sí utilizas la moto en invierno

Moto invierno

¿Utilizas la moto en invierno? ¡Bravo! Somos de los que defienden el uso de la moto durante todo el año, incluso cuando bajan las temperaturas. Si sabes cómo, la moto podrá darte alegrías los 365 días del año, y a no ser que vivas en algún lugar donde el invierno es duro de verdad, el frío no debería dejarte sin utilizar la moto. Eso sí, otra cosa es que las carreteras estén transitables, claro.

Tanto si la usas a diario como si no, y sobre todo en el segundo caso, cuando la dejes aparcada por la noche es mejor hacerlo bajo techo. Es una obviedad, sí, pero en invierno cobra aún más sentido. Las bajas temperaturas llegan a primera hora de la mañana y puedes encontrar una buena capa de escarcha sobre ella como te descuides. Si no es bajo techo y tu moto duerme en la calle, al menos utiliza una funda impermeable protectora que la proteja de la intemperie.

Con las bajas temperaturas y el clima adverso es conveniente prestar especial atención al estado de los neumáticos. Ten en cuenta que tardarán más en entrar en calor y, por tanto, en agarrar, y que han de tener dibujo suficiente para evacuar la posible lluvia. No pierdas de vista la presión, pues si el calor hace expandir el aire y aumentarla, el frío causa exactamente el efecto contrario. Además, si tu moto duerme en la calle, echa de vez en cuando un vistazo para encontrar posibles desperfectos si las temperaturas llegan a ser extremas.

Del mismo moto, fíjate bien en comprobar el tacto de los frenos de vez en cuando. El líquido de frenos es hidrófilo y puede coger humedad, pudiendo provocar burbujas al coger de nuevo temperatura.

Si llueve es posible que el agua penetre hasta lugar insospechados, provocando humedades y condensaciones. Por ejemplo, no es raro encontrar este efecto dentro de algunos cuadros de instrumentos. Si ves que pasan días y que no coges la moto, arráncala de vez en cuando para que se caliente y hacer salir estas humedades de los recovecos del motor.

Y por último, si utilizas la moto en invierno y circulas por zonas donde están previstas heladas y nevadas, ten en cuenta que en las carreteras se esparce sal para evitar la congelación del agua. Esta sal acaba por toda nuestra moto y puede ser muy perjudicial y corrosiva, por lo que es muy importante lavar la moto con frecuencia para quitar todos esos restos de sal y suciedad.

Si no utilizas la moto en invierno

Moto invierno

¿No utilizas la moto en invierno? ¡Bravo también! Si crees que no la vas a disfrutar, donde mejor está es guardada en casa. Pero eso sí, bien guardada.

Si sabes que mientras que dure el frío no vas a coger la moto, te recomendamos encarecidamente que la hibernes como es debido. Sí, que hiberne, como los osos, para estar en plena forma el día que suban las temperaturas y vuelvas a salir con ella a la calle.

Antes de dejar la moto reposando durante un largo tiempo tómate un pequeño tiempo en mimarla un poco. Como siempre, siempre que puedas, deja la moto bajo techo, en un garaje cerrado, eso hará que las temperaturas no caigan tanto como en el exterior. Incluso así, te recomendamos usar una funda para taparla.

Déjala bien limpia y seca, que no se quede con humedad en ninguno de sus rincones. Y si la dejas con el filtro del aire limpio, mejor mejor, así evitarás que el polvo termine por incrustarse en él. Un buen chorro de aire comprimido te será de gran ayuda.

Es conveniente que dejes el depósito lleno de gasolina, al menos si el depósito de tu moto es metálico. Así evitarás que en su interior pueda haber humedad que lo pueda oxidar. Además, aprovecha y haz un cambio de aceite del motor antes de hibernarla, así quitarás las impurezas del aceite usado y no terminarán por adherirse al cárter tras una larga inactividad.

A la batería le tienes que prestar una especial atención. Sí o sí, desconéctala de la moto. Pero las bajas temperaturas y la inactividad harán que pierda carga, por lo que siempre viene muy bien recurrir a un cargador o a un mantenedor de baterías, el mejor aliado para que la batería se mantenga activa y en perfecto estado hasta que vuelvas a poner la moto en marcha.

No dejes las ruedas de la moto apoyadas en el suelo. Si tienes caballete úsalo, mucho mejor que la pata lateral. Y si además una vez que está sobre el caballete te sirves de algún palo, soporte o palanca que la levante también de delante, mucho mejor todavía. Así las suspensiones descansarán en el aire y estiradas.

Engrasa bien la cadena antes de dejarla parada y sube la presión de las ruedas por encima de lo normal, así ayudarás a que la carcasa no se deforme, sobre todo si no has conseguido dejar la moto con las ruedas en el aire.

R.Ruiz

R.Ruiz

Comencé sobre dos ruedas en una Bultaco Chispa y antes de terminar la carrera de periodismo ya trabajaba en una revista especializada, donde me formé y empecé a escribir de motos. Formo parte del equipo de Moto1Pro desde hace casi 10 años y procuro aportar todo lo posible desde mi “joven” experiencia.

Número #130: ¿Cuál es tu tipo?

En el número 130 de Moto1Pro os traemos una moto para cada tipo de motorista. Y es que probamos todas las novedades para que puedas elegir: Yamaha R7, KTM 1290 Super Adventure S, Suzuki GSX-S950, Brixton Crossfire 125 XS, BMW R18… Te contamos qué es lo que más se vende por segmentos y, como siempre, nos equipamos con lo mejor: en la cabeza el Shoei NXR 2 y para el tren inferior los pantalones Levior Meraki WP. ¿Quieres más? Mete 1ª que ¡Arrancamos!