Brad Binder

KTM y Red Bull: Historia de una relación

A principios de los 90 concurrieron dos fenómenos que no pudieron ignorarse, comenzando una relación que perdura y se fortalece.

Autor:
Pipe Hinojosa
Foto:
Archivo
Publicado el 20/08/2020
Brad Binder

La reciente victoria de Brad Binder en el GP de la República Checa en el circuito de Brno ha permitido a KTM y a Red Bull figurar en primer plano mundial a todos los niveles. Todavía no es la culminación de un proyecto, porque la cima es el campeonato del mundo de pilotos y constructores, la ambición de dos empresas con negocios muy diversos como son la fabricación de motos y la producción de bebidas energéticas.

Egon Donauer

KTM tal y como la conocemos se remonta a 1992, pero sus orígenes se encuentran muchos años atrás. Mucho más antigua que Red Bull, ha sufrido numerosos avatares antes de ser la compañía que es ahora. Su fundación como empresa metalúrgica se remonta a 1934, a manos de Hans Trunkenpolz en Mattighofen. Tres años después, ya estaba vendiendo motocicletas de otras marcas, y poco después, coches. No fue hasta después de la II Guerra Mundial que empezó a fabricar sus propias motos. El ADN de las carreras está presente desde el principio. El primer prototipo de KTM, la R100, es de 1951, y comienza a venderse en 1954. Ese mismo año KTM gana su primer título, el Campeonato Nacional Austriaco de 125cc. En 1956 conquistó la medalla de oro en los Seis Días Internacionales de Enduro. Y es que el motocross y el enduro son las especialidades en que tradicionalmente han brillado las motos naranjas.

Dietrich Mateschitz

El origen de Red Bull también es en el siglo XX, pero 40 años más tarde. En 1975, un empresario tailandés llamado Chaleo Yoovidhya crea el Krating Daeng (cuya traducción literal es Toro Rojo), una bebida estimulante destinada a las personas que requerían de esfuerzos de atención y físicos por encima de la media. En los años 80 ya era un negocio establecido en Asia, donde podía comprarse en las estaciones de servicio. Dieter Mateschitz, un profesional del marketing en aquel entonces (y ahora), descubre el producto y se asocia con Yoovidhya para fundar en 1984 Red Bull GmbH. Mateschitz gestionará la nueva compañía.

Felix Baumgartner

Entre 1984 y 1987, Mateschitz adapta la bebida al gusto occidental. Pero lo revolucionario es la manera en que lo presenta al mundo, definiendo una nueva categoría: la bebida energética, de la que Red Bull es para siempre primera imagen y desde su comercialización en 1987, máximo exponente. Todo en su génesis es innovación, desde la misma concepción de la empresa. La parte operativa de la empresa estaba externalizada, y el negocio se centró en el marketing y el fortalecimiento de marca. El producto funcionaba instantáneamente y conseguía “darte alas”. Buena parte de la cada año creciente facturación se invertía en acciones de marketing.

KTM RC16

En 1992 surgió la nueva KTM, época en la que Red Bull ya había comenzado a esponsorizar a deportistas jóvenes de disciplinas de riesgo, entre ellos, el motociclismo. Puestos al habla con Red Bull, destacan que “la colaboración entre ambas compañías comenzó en 2003, si bien los lazos se remontan a comienzos de los años 90. El compromiso de Red Bull con los deportes y en particular con los motorsports, a través de patrocinios y otras formas de colaboración con equipos, atletas y jóvenes promesas se remonta a los propios orígenes de la compañía, por lo que es en ese marco en el que se encuadra el trabajo junto a KTM. El origen austriaco de ambas compañías es otro aspecto a considerar, si bien Red Bull está presente en 165 países y trabaja con atletas y equipos de todas las nacionalidades”. Es así. Un ejemplo de ello es la ya casi clásica Red Bull Rookies Cup, en la que seleccionan pilotos por su talento, y de la que han salido numerosos campeones del mundo, entre ellos varios españoles, el último de ellos, Jorge Martín.

Laia Sanz y Toby Price

Pero la relación de KTM va más allá de MotoGP. Ya antes KTM y Red Bull venían trabajando juntas en otras disciplinas del motociclismo, como son MX, Supercross, Enduro, Enduro Extremo o Rally, entre otras, y en las que también se ven beneficiados del paraguas de Red Bull pilotos como Jorge Prado o Laia Sanz.

Jorge Prado

Este año está siendo muy particular en cuanto al desarrollo de competiciones, pero eventos como el reanudamiento del campeonato del mundo de MotoGP y otras categorías de offroad demuestran el gran compromiso de organizador, pilotos, marcas y patrocinadores para que la competición pueda seguir en marcha, y de ese modo volver en la medida de lo posible a la normalidad. En Red Bull lo tienen muy claro: “El objetivo de Red Bull es dar alas a personas e ideas y, esa visión se ha mantenido con más fuerza si cabe durante los últimos meses, realizando un gran número de acciones que, por razones obvias, han vivido esencialmente en el ámbito digital. Este enfoque de dar alas a personas e ideas seguirá guiando las actividades de marketing donde, una vez más, las acciones dentro del ámbito de los motorsports serán protagonistas”.

KTM RC16

Mientras tanto, las KTM de MotoGP ya no son una marca más en la parrilla. Ya han ganado un GP en Brno, y Pol ha demostrado en el GP de Austria que también está para ganar carreras, como lo está Martín en Moto2 y Albert Arenas en Moto3. Al cierre de esta edición, está por celebrarse el GP de Estiria en el mismo escenario, y todo indica que volveremos a ver los colores de KTM y Red Bull, por lo menos, en el podio.

Relacionados

Te puede interesar

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #117: La Moto, la solución

En el 117 la Moto es la Solución. Te enseñamos sus beneficios y tras probar la Peugeot Metropolis nos preguntamos: ¿Qué es mejor, 3 o 2? Pero sois vosotros los que nos contáis por qué habéis elegido un Scooter en “Tu opinión cuenta”. Y nos ponemos el casco, un HJC RPHA 11, para probar la precisión de la KTM Duke 890 R y la deportividad de la Ducati Panigale V2, con la que no sé si podríamos haber hecho la RodiBook 2020. Lifestyle, El niño de la curva, MotoSpirit... ¿Depósito lleno? ¡Arrancamos!