Moto1pro
Viaje México en moto

México en moto: muchos países en uno solo

Ponemos punto y final a nuestro viaje por Latinoamérica descubriendo los secretos de México. Un país que debes recorrer sin prejuicios y que te llenará de experiencias y energía para continuar el camino. Es nuestro país número 39.

Facebook
Twitter
Whatsapp
Around Gaia
Around Gaia
04/04/2016

Hablamos de:

Viaje México en moto
Facebook
Twitter
Whatsapp
Around Gaia
Around Gaia

04/04/2016


La mariposa monarca no lo duda, desde el momento que rompe el capullo en la otra punta del continente abre sus alas para empezar un viaje por meses que le trae hasta México. También bajan desde Alaska las ballenas para reproducirse en las aguas del mayor acuario del mundo, el Mar de Cortes. Los más pobres de Centroamérica sueñan con EEUU mientras se convierten en peregrinos de estas tierras que incluso atraen a los muertos animándoles a realizar el viaje desde el inframundo una vez al año para reencontrarse con los vivos y recordar las historias del pueblo, las cantinas y los amores que cantan los mariachis. Todos viajan a México siguiendo sus instintos y desde que nuestra moto dejó atrás Belice para entrar en el último país de nuestro recorrido por Latinoamérica, él se encargó de recordarnos que estamos en el camino correcto. Viajar por sus rutas es poner de repente delante de ti la belleza que se encuentra al final del largo y duro viaje, una parada en boxes en mitad de nuestra aventura que nos despierta y llena de energía para seguir adelante.

Y aunque viajar constantemente a veces puede convertirse también en rutina, no podemos dejar que esta nos desconecte de nuestro instinto. Solo cuando nos acordamos de él conseguimos el empujón que necesitamos para hacer aquello que la mente no nos permite, como por ejemplo atrevernos a ignorar la reputación de violencia de sicarios y narcos que estos días tiene México. No quisimos que nuestro país número 39 fuera solo un país de paso, queremos atravesarlo despacio y disfrutarlo y, a cambio de nuestra confianza y 5 meses de nuestra vuelta al mundo, él nos lleno la ruta de color a cada kilómetro.

Viaje México en moto

Muchos países en uno solo

Si planeas un viaje en moto pero quieres evitar la planificación y trámites de hacerlo por varios países, entonces México es tu opción. Aquí encontrarás muchos países en uno solo, y además de poder practicar tus habilidades en la moto sobre algunos de los terrenos más excitantes te encontrarás con los mexicanos, una persona que le gusta la música, las cantinas y la compañía de los amigos. Ellos serán la guinda de los lugares que te recomendamos ahora y que no puedes perderte y que no suelen venir en las guías de viaje:

La ruta maya: Chiapas es el estado indígena por excelencia de México. No lo atravieses a la ligera y haz un pequeño `loop´ junto a la frontera guatemalteca para adentrarte en la selva. Empieza con las ruinas de Palenque para conocer la historia maya, sigue con las cascadas de Misol - Ho o Agua Azul que te guiarán hasta la tierra de los lacandones para conocer la naturaleza y llega hasta Ciudad Hidalgo para conocer algunas historias de sacrificio de los inmigrantes que cruzan en lancha el río buscando su dorado. Antes de abandonar este estado pasa por Chamula para tomarte un caliente arroz con leche junto a la iglesia, el espectáculo vivo y auténtico que te rodeará será lo más parecido a una máquina del tiempo que te lleve al pasado.

Ruta del El Cuyo a Río Lagartos: Yucatán, además de algunas de las playas más hermosas del Caribe, ruinas mayas y cenotes, tiene lugares a los que solo cuando viajas en tu moto tendrás la posibilidad de llegar. Si quieres desconectar de todo el circuito turístico de este estado apunto hacia lo más al norte posible y desde el pueblo pesquero de El Cuyo, podrás empezar una ruta off road paralela al mar y entre dunas de arena blanca hasta Río Lagartos. Una ruta de unos 60 km relativamente fácil si no estas en temporada de lluvias, pero los miles de flamencos rosados que serán tus compañeros de viaje por esta tierra harán que el esfuerzo y la deshidratación merezcan la pena.

México alucinógeno: Este país ha sido una tierra mística por excelencia y la sabiduría heredada de los aztecas y mayas está en tus manos si te atreves a dar el paso a conectarte más contigo mismo y con el universo que nos rodea. Nosotros te recomendamos dos lugares inhóspitos donde llegar puede ser realmente una aventura. El antiguo pueblo minero de Real de Catorce, cuna del peyote y San José del Pacífico, hogar de duendes y hongos. Una limpieza mental completada con un baño de vapor en los temazcales puede ser la medicina a grandes problemas si encuentras a la persona correcta. Y si prefieres esquivar los rituales, igualmente no debes evitar estos dos puntos. Puestas de sol cayendo sobre las nubes y un pueblo imposible construido en la montaña no son lugares que la ruta te ofrezca todos los días.

Sinaloa: Seguramente hace tiempo mucha gente no reconocería el nombre de este estado, aunque hoy todos hemos oído hablar alguna vez del Cartel de Sinaloa. Si intentas que tu subconsciente no se apodere de tu voluntad y te atreves a cruzar esta zona, verás que allí vive una de la gente más hospitalaria del país. El narcotráfico realmente está instalado en el sistema pero, si no te introduces en él, difícilmente te convertirás en objetivo e incluso podrás hacer un recorrido turístico con toda tranquilidad para intentar entender de qué va todo. Sin duda te recomendamos su cementerio donde los más poderosos narcos construyeron exuberantes mausoleos, la calle donde se cambian los dólares y por supuesto el templo de Jesús Valverde, santo y protector del narcotráfico donde las mulas le piden ayuda en el cruce de la frontera y donde los que lo lograron con éxito vuelven para dejarle lujosos regalos.

Bahía de San Ignacio: Hay varios lugares para el avistamiento de ballenas en Baja California si estás en su temporada. Pero si viajas en moto tienes que elegir la Bahía de San Ignacio. La ruta de tierra se adentra en el desierto, cruzando salares y enormes cactus que te enamorarán. Pero al final de la ruta encuentras una serie de pueblecitos que te enseñarán a ser autosuficiente. Usando el viento y el sol generan la energía que necesitan y, aunque seguro les falta algunas de las comodidades de la ciudad, el local nunca abandonará este lugar que hasta las ballenas eligieron por su belleza y paz.

La ruta del Mezcal y Hierve el agua: Desde la capital de Oaxaca puedes empezar una ruta hacia Mitla que te lleve por la ruta del Mezcal, sobre la ruta verás a los cultivadores de maguey que hicieron sus pequeños hornos y allí mismo destilan la bebida que identifica a los oaxaqueños, pero si sigues un poco más, te encontrarás con uno de esos lugares que te transportan a otro planeta. Tranquilo, no bebiste demasiado por el camino, estás en Hirve el Agua.

Playas de Mulegé: El turista elige las playas del Caribe, el viajero eligirá las de Baja California Sur y, de todas ellas, las que se encuentran en la Bahía de Concepción. La ruta por el caluroso desierto de cactus terminaba cada día acampando en una de las playas más mágicas. Solo llegas allí, abres la tienda de campaña y te sientas mirando hacia el Mar de Cortes, entonces empieza el espectáculo. Lobos marinos, tiburones ballenas, delfines y por supuesto, un gran repertorio de aves marinas. Todos empezarán a aparecer frente a ti para mostrarte cómo vivir con armonía e invitándote a nadar con ellos. Hazlo sin miedo y vuelve para acabar el día con una fogata bajo millones de estrellas.

Coco´s corner: Si eres amante de los rallys, seguro conocerás la Baja 1000 y si quieres recorrer alguno de sus tramos, elige el que te lleva hasta el rincón de Coco, un personaje que se enamoró del desierto y eligió hace 27 años irse a vivir allí solo. Y con una voluntad de hierro, allí sigue, aunque el desierto ya le robase sus dos piernas y mucho más. A pesar de ello y con sus 80 años, a este hombre no le falta la sonrisa en su cara y te recibirá para darte gratis una de sus viejas caravanas que reserva para el descanso de los viajeros.

Playa de la Bamba: Aunque parezca una playa desierta, si pones atención verás que esconde cosas interesantes. Buenas olas para los surfistas, rutas para poner a prueba tu moto, vistas paradisíacas y enormes dunas desde las que puedes descender haciendo `sandboarding´. Este pequeño pueblo de unos 200 habitantes atrae a un tipo muy particular de viajero que será una gran compañía durante la noche. Pero también esconde una historia de amor y odio entre la naturaleza y el hombre que tienen a las tortugas marinas como protagonistas.

Tijuana: Nuestra puerta de salida, es hora de decir adiós y tenía que ser en Tijuana... tequila, sexo y marihuana. Hay muchas fronteras en este planeta pero pocas que tengan dos mundos tan diferentes a ambos lados. Esa mezcla de cultura, el muro, los sueños que hasta allí llegan, el desenfreno y dos conceptos de libertad muy diferentes. Si algo le agradecemos a México es que, al final, nos regalase Tijuana.