Silence Motosharing

Moto Sharing: Guía para alquilar una moto eléctrica

El Moto Sharing te permite alquilar una moto o scooter eléctrico en las grandes ciudades por minutos y por poco dinero. Solo tienes que desgarte la aplicación de las principales empresas que prestan estos servicios y debes tener en cuenta algunos detalles como la edad mínima exigida o las coberturas de sus seguros.

Autor:
Juan Solo
Foto:
Marcas
Publicado el 12/08/2019
Silence Motosharing

Los servicios de alquiler de motos eléctricas, el llamado moto sharing, ya forman parte del paisaje habitual en nuestras ciudades. Al tráfico diario se han incorporado estas pequeñas motos, algunas ciclomotores otras motos del carnet A1, que son silenciosas y que por poco dinero son capaces de ponernos fácilmente de un punto a otro de la ciudad. Si todavía no has probado un servicio de moto sharing, necesitarás tener en cuenta algunos detalles antes de contratar sus servicios, como por ejemplo la edad mínima exigida, si debo tener o no carnet de moto, si necesitaré casco o qué coberturas tiene el seguro incluido en el alquiler.

¿Quién puede usar los servicios de moto sharing?

Lo primero que debes tener encuenta es que para llevar una moto de alquiler debes tener como mínimo 18 años, pero en algunos casos la edad puede subir a los 21 años. Evidentemente deberás de estar en posesión de la licencia de ciclomotor o del carnet de moto o de coche que te habilite para conducir el vehículo de las características que vayas a conducir. Recuerda que si lo haces con el carnet de coche, como mínimo debes contar con tres años de experiencia, lo que significa que hasta los 21 años no podrás llevar una moto sharing.

No menos encontrado ninguna empresa de moto sharing que alquile un vehículo a una persona con 15 ó 16 años y la licencia AM o el A1 en su poder. Si eres menor de edad, tendrás que esperar.

¿Qué tipo de motos puedo alquilar?

Fundamentalmente podrás alquilar un ciclomotor o el equivalente a una moto de 125 cc, pero con motor eléctrico. Ambas son perfectas para desplazamientos urbanos, pero la más grande te dará algo más de radio de acción y mayor fluidez en el tráfico urbano. Si vas a ir lejos, mejor la de tipo 125. En los dos casos la facilidad de conducción es muy grande, sólo tienes que preocuparte de ponerla en marcha, acelerar y frenar. Al ser un motor eléctrico no tienes cambio de marchas.

¿Cómo me doy de alta en la aplicación de moto sharing?

Casi todos los servicios de moto sharing funcionan igual, con una aplicación que debes descargarte en tu teléfono móvil. Una vez descargada la APP tienes que registrarte para lo que te pedirán tu premiso de conducir, un método de pago (una tarjeta de crédito), tu dirección de email y un password. Algunos te pedirán además una foto tuya, un selfie que podrás hacerte con el propio movil. Algunas empresas requerirán que previamente te registres a través de su página web y una vez realizado tu perfil que lo utilices en la APP.

Muving presta servicios de Moto Sharing en nueve ciudades españolas

¿Qué seguro tengo con moto sharing?

Una moto eléctrica de alquiler tiene un seguro, como cualquier vehículo a motor. Casi todas las empresas de alquiler ofrecen seguro a terceros, el más básico, que te protegerá de los daños que puedas ocasionar a una tercera persona, incluido tu acompañante, pero no tiene cobertura de los daños que puedas ocasionarte a tí mismo en el caso de que seas declarado culpable del accidente. Debes leerte detenidamente las condiciones que te ofrece la compañía porque no todas son iguales. En la mayoría tienes una franquicia que deberás abonar en el caso de que la moto sea dañada por tu culpa. Por ejemplo si circulas negligentemente y te estrellas contra un muro podrías tener que pagar 500 euros de la reparación de la moto; el resto del importe estaría cubierto por la empresa de moto sharing.

En el caso de que se demuestre que conducías negligentemente o bajo los efectos del alcohol o drogas, el seguro no te cubrirá. Tampoco si la moto se la prestas a alguien y éste tiene el accidente. No se cubre el robo de los objetos que puedas dejar en el interior de la moto, la pérdida o daño de los accesorios o, el algunos casos, si sufrieras un pinchazo. Es muy importante este punto, consulta las condiciones antes de ponerte a los mandos de una de estas motos.

¿Cuál es el equipamiento adecuado... Si no uso la moto habitualmente?

La regla de oro es que en moto, en cualquier moto, cuanto más equipamiento lleves más protegido irás. Pero hay que entender que si vas a alquilar una moto de estas características es que o bien estás en otra ciudad que no es la tuya, o bien que no tienes moto propia. El único equipamiento que encontrarás cuando uses los servicios de moto sharing es el casco, única prenda de momento obligatoria para circular, y unas fundas higiénicas para la cabeza. Algunas compañias también te ofrecen algún detalle extra como toallitas húmedas, que encontrarás en el interior de la moto o en el cofre posterior.

Cuando circulas por la ciudad y ves a algunos usuarios de moto sharing piensas, ¡madre mía, como se vaya al suelo se despelleja! Se trata de una moto y corres con los mismos riesgos que el resto de las personas que vamos sobre dos ruedas. Como mínimo lleva pantalones largos, unos vaqueros, y los brazos protegidos. Hay chaquetas de moto, casi sudaderas o cortavientos, urbanas con alguna protección que son muy recomendables en el caso de sufrir un pequeño accidente urbano y que nos entrarán perfectamente en una mochila. Nunca lleves zapatos que no estén abrochados, sobre todo mucho atención a las usuarias de moto sharing con zapatos con algo más de tacón o con muy poca sujección. A algunos usuario de moto sharing se les ve con protecciones de rodillas y espinillas tipo skate.

Guantes para moto

Pero lo que sí encontramos impresdincible es el uso de guantes, un complemento que nos cabrá en cualquier lugar, muy fácil de llevar y que nos dará un confort extra en nuestra experiencia urbana en moto.

La primera vez usando un servicio de moto sharing

Una vez que tenemos claro todo la parte legal y de equipamiento de un servicio de moto sharing, es el momento de buscar nuestra primera moto. La verdad es que es una experiencia muy buena, porque las aplicaciones y el sistema está hecho de maravilla... Sencillo e intuitivo.

La aplicación primero te localizará y segundo te dirá la o las motos que tengas más próximas. Una vez seleccionada tienes un espacio de tiempo razonable para llegar a ella andando, esta moto ya no estará disponible para otro usuario. Si no llegas a ella, pasado ese tiempo se desbloqueará y volverá a quedar disponible para otra persona.

Cuando llegues a la moto comprueba primero que esté en buen estado, mira que no tenga algún espejo roto por ejemplo o algo que pienses que está mal. Mira también en el suelo que no haya alguna mancha, por ejemplo que perdiera líquido de frenos. Si ves alguna cosas que no te cuadre, puedes llamar a la empresa de moto sharing, indicarlo y que ellos te digan la manera de proceder. De cualqueir forma las motos suelen estar revisadas y listas para su uso porque se suele hacer una revisión y mantenimiento por la noche.

La APP te dirá el estado de carga de la batería de la moto que has elegido, mira bien que te llegue perfectamente hasta tu destino... Si vas a ir lejos necestirás que la carga sea casi completa; si no lo tienes claro, busca otra unidad.

Con la aplicación podrás desbloquear la moto y desde ese momento comenzará a contar el alquiler. En el hueco para el casco o el baúl encontrarás el casco y en un lugar muy obvio las instrucciones de funcionamiento. Suele ser todo esto muy sencillo.

E Cooltra

Normas de uso básicas para moto sharing

Igual es la primera vez que llevas en moto por la ciudad. Si es así debes de observar algunas normas básicas de seguridad y, tambíen, de urbanidad. Si tienes experiencia en bici y has rodado en ciudad tendrás algo ganado, porque al menos tendrás respeto al tráfico que te rodea. Si sólo has conducido en coche, debes tener siempre en cuenta que lo que en coche puede ser un rozón y una pequeña discusión con otro conductor, en moto puede significar que te hayas ido al suelo y te hayas echo daño. El primer consejo es mucha prudencia y conduce siempre con unos exagerados márgenes de seguridad.

Baja la moto de la acera o sácala de la plaza reservada para motos en un momento en el que el tráfico haya perdido intensidad, por ejemplo con un semáforo cerrado. Intenta que los primeros metros los hagas con poco tráfico a tu alrededor, para tomar una primera impresión del peso de la moto, como frena y el tacto de su acelerador. Ten paciencia y toma confianza. Ve despacio y no fuerces la marcha por ejemplo intantando colarte entre los coches o cambiando de carril.

Ten precaución con las paradas de autobuses y taxis, que suele indicar que pueden aparecer peatones de forma imprevista. No circules nunca demasiado cerca de los coches aparcados y vigila sus puertas.

Mira siempre el asfalto su rugosidad y, sobre todo, sus manchas de aceite... Un sustancia resbaladiza que te encontrarás sobre todo si circulas en los carriles BUS, Taxi y Moto. Con tráfico detenido te podrás mezclar entre los coches y llegar a la cabeza del semáforo. En esta maniobra mucha precaución, mira bien a ambos lados, ojo con los retrovisores de los coches y, sobre todo, con sus puertas que se pueden abrir de forma inesperada.

Indica tus maniobras con antelación y hazte ver, evitando los ángulos muertos de los coches. Realmente no te verán. Estas precauciones tomalas al pie de la letra cuando te acerques a un ceda el paso, donde es muy frecuente que no te lo cedan a pesar de tener toda tu preferencia.

Circular en moto con soltura por la ciudad es un placer, pero requiere tiempo y experiencia. Tómatelo con mucha calma y verás que las motos no son tan peligrosas como las pintan.

Scoot moto sharing

Vamos a devolver la moto

Cuando termines de usar la moto tienes que devolverla en cualquier punto de la ciudad, siempre que estés dentro del perímetro de servicio de la compañia. Lo marcará en un plano dentro de la aplicación. Puedes ir con la moto hasta donde quieras, pero la devolucion debe de ser dentro de este area, porque de no ser así seguirás pagando el alquiler. Si vas a hacer una parada breve, la moto cuando no está en marcha tiene una tarifa mucho más baja. Calcula qué es lo que más te interesa.

Debes dejar el casco nuevamente en su sitio y bloquear la moto para que deje de estar a tu nombre.

Dependiento de la cuidad en la que hayas usado el servicio de moto sharing, podrás aparcar en las aceras o en espacios reservados para motos. Si puedes dejarla en la acera, recuerda que también hay unas normas, como que por ejemplo no puedes aparcar en aceras de menos de tres metros de ancho, ni en las proximidades a las paradas de bus o los pasos de peatones. Las motos se dejan en la zona del bordillo de la acera, a unos 50 cm. de éste, en la línea de árboles, y nunca en la línea de la fachada de las casas. En Madrid puedes circular libremente con una moto sharing por la almedra centrral.

Se educado y deja tu moto sharing perfectamente aparcada... Es lamentable ver como han dejado algunas de estas motos tras un fin de semana en algunas calles de las grandes ciudades.

Texto:

Juan Solo

Fotos:

Marcas

Publicado el 12/08/2019

Lo más visto

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #104: ¡KTM vs Triumph, comparativa Touring de altas prestaciones!

En este nuevo número de Moto1pro probamos dos de las motos Touring más tecnológicas del mercado, la KTM 1290 Super Duke GT y la Triumph Tiger 1200 XRt. Además, probamos la Macbor Johnny Be Good, rodamos de la calle al circuito con Continental y volvemos a poner a la Yamaha Niken a prueba, en un recorrido de 400km desde sierra Nevada hasta el Cabo de Gata. También entrevistamos a José Rovira, CEO de Corver y comparamos a las dos Trail medias del momento.