¿Por qué todos deberíamos hacer cursos en circuito?

¿Por qué todos deberíamos hacer cursos en circuito?

Muchos “novatos” dudan si entrar o no a hacer un curso en circuito con su propia moto. Si eres uno de ellos presta atención porque al final de este artículo estarás buscando fecha…

Esther Rabadán
Archivo
01/06/2021

Hablamos de:

¿Por qué todos deberíamos hacer cursos en circuito?
Esther Rabadán
Archivo

01/06/2021


Aprender a conducir una moto es un proceso largo. En la autoescuela te enseñan unas competencias básicas: a subir y bajar de marcha, a frenar, a superar un obstáculo, a hacer un cambio de sentido… Pero siendo sinceros, si tenemos en cuenta que la marcha más alta que metes en el examen de pista es tercera y que durante el de circulación no vas tocando rodilla precisamente... Desde que te dan el “Apto” hasta que aprendes a conducir una moto realmente hay un largo camino. Por eso, desde Moto1Pro siempre invitamos a nuestros lectores a formarse y realizar cursos de conducción.

Y no hace falta ser novato. Cualquier persona, tenga la experiencia que tenga, es susceptible de realizar un curso en circuito y salir de él con una técnica mejorada. Hasta el piloto más rápido de unas tandas, ese que se cree Marc Márquez en pista, cuando se junta con un piloto profesional de verdad pone los pies en el suelo. Porque siempre se puede mejorar. Por eso os vamos a contar por qué todos deberíamos hacer cursos en circuito.

Con tu propia moto

La mayoría de los cursos que se ofertan en los muchos circuitos de velocidad que tenemos en la península ibérica están pensados para que aprendas técnicas sobre tu propia moto. De hecho, lo interesante de estos cursos es que entras en el circuito con el vehículo con el que sales de ruta todos los fines de semana. Esto te ayuda a conocer más a tu moto. Eso es porque estás en el único entorno en el que puedes ponerla a prueba. Es aquí donde debes llevarla “al límite”. ¿Por qué?

En un circuito no hay tráfico de frente, no hay carriles, no hay quitamiedos… Lo que sí hay son escapatorias, unas rectas interminables y un trazado que suele ser bastante más ancho que una carretera convencional. Un circuito es el entorno más seguro para ver cómo frena realmente tu moto, cómo acelera, cuánto corre… Todo esto de manera legal y sin miedo a tener un accidente.

Y sí, después de un día dentro de un circuito te das cuenta de que la moto con la que regresas a casa es distinta a la que llevaste por la mañana. ¿Por qué? Porque no la conocías...

¿Por qué todos deberíamos hacer cursos en circuito?

¿Qué se aprende en un curso en circuito?

Por norma general un curso se compone de distintas tandas, entre 6 y 7 (depende del mes del año), de unos 20 minutos cada una, en las cuales entre 3 y 4 sales a pista detrás de un monitor que te va indicando cosas tan importantes como la trazada, los puntos de frenada y la velocidad, todo acorde a tu nivel. El resto de las tandas puedes hacerlas por tu cuenta (lo que sería una tanda libre) para ponerte a prueba o puedes pedir al monitor, si no te sientes lo suficientemente seguro, que te acompañe a la pista.

Durante los descansos entre tanda y tanda, el monitor te corrige y te da las claves necesarias, según tu nivel, para que en tu próxima salida a pista sigas mejorando tu técnica. No solo te enseñan a colocarte encima de la moto sino que también ponen muchísimo hincapié en la gestión de la mirada, el equilibrio de pesos sobre la moto, cómo, cuándo y dónde frenar y la posición de los pies sobre las estriberas.

¿Cuántos cursos debo hacer?

Esta pregunta no tiene respuesta. Cada motorista tiene un nivel, cada moto es diferente y cada persona es distinta por lo que solo tú, con ayuda de tus monitores, sabrás cuándo ha llegado el momento de pasarte a las tandas libres para, simplemente, disfrutar de la pista aplicando toda la técnica aprendida.

¿Cuánto cuesta un curso en circuito?

Esto depende del organizador, del circuito en el que quieras realizar el curso y de la época del año. Por norma general rondan entre los 120 € y 220 € a los cuales debes añadir 25 € más del seguro obligatorio de pista.

Además hay otros gastos “secundarios” con los que tienes que contar. Entre ellos encontramos el gasto de combustible, el gasto de neumáticos, el importe del fotógrafo que esté en pista ese día (a todos nos gusta tener las fotos de ese día), el gasto de deslizaderas… Todo suma, pero merece muchísimo la pena.

¿Por qué tengo que hacer un curso en circuito?

Porque cuando sales de uno de estos cursos, esta experiencia te ofrece una mayor confianza sobre la moto. Además, como conoces mejor a tu moto, sabes cómo te va a responder realmente en distintas situaciones. Y todo esto sumado a que adquieres una mejor técnica que te ayuda a que, a la hora de tomar una curva, no necesites tumbar tanto la moto para pasar por ella por lo que aumentas tu seguridad a la hora de pilotar.

Como podéis ver, realizar cursos en circuito con tu moto solo te trae ventajas. Así que anímate y prueba, porque cuando salgas del circuito estarás deseando repetir.

 

Esther Rabadán

Esther Rabadán

Amante de las motos desde que tengo uso de razón, llevo toda la vida sobre dos ruedas. Tras realizar colaboraciones en distintos medios, en Moto1Pro he hecho de mi pasión, mi modo de vida. Curiosa, analítica y muy digital, además de probar motos, coordino la redacción con mano de hierro en guante de seda.

Número #130: ¿Cuál es tu tipo?

En el número 130 de Moto1Pro os traemos una moto para cada tipo de motorista. Y es que probamos todas las novedades para que puedas elegir: Yamaha R7, KTM 1290 Super Adventure S, Suzuki GSX-S950, Brixton Crossfire 125 XS, BMW R18… Te contamos qué es lo que más se vende por segmentos y, como siempre, nos equipamos con lo mejor: en la cabeza el Shoei NXR 2 y para el tren inferior los pantalones Levior Meraki WP. ¿Quieres más? Mete 1ª que ¡Arrancamos!