Puntapunta 2016

PuntApunta 2016: épico

El puntApunta 2016 cambia totalmente de aires. Esta vez atravesamos la península de Sur a Norte, desde Isla Cristina a San Sebastián, durante 4 días pasados por agua. Así lo hemos vivido.

Autor:
Ignacio Cano
Foto:
BMW, Ignacio Cano
Publicado el 26/05/2016
Puntapunta 2016

Como en las ocasiones anteriores, los hermanos moteros que asisten intentan cumplir con el reto de trasladar agua de un mar a otro, en un rito de hermandad que da sentido a un viaje en moto que en esta ocasión ha tenido a la lluvia como invitada inesperada.

En los anteriores puntApunta el agua mediterránea se vertía en agua del Atlántico en un recorrido Este-Oeste, que empezaba en España y acababa en Portugal. Para este año los organizadores nos sorprendían con Sur-Norte, trasladando agua del Atlántico al mar Cantábrico.

A las 16h del miércoles 11 se abría en el recinto ferial de El Carmen en Isla Cristina (Huelva) empezado así el puntApunta 16 más duro de los 3 celebrados hasta el momento. Aunque BMW nos cedía una flamante moto 2016, preferí llevar mi vetusta R850R del 99 para esta aventura.

Lluvia, nueva invitada

Casi todos los que estábamos allí, ya habíamos tenido un “pequeño” aperitivo de lluvia para llegar a las verificaciones y al briefing. Durante la cola para la firma y presentación de acreditaciones las condiciones atmosféricas pasadas y futuras eran el tema de conversión de casi todos los presentes.

El sol que brillaba en Isla Cristina durante la presentación del evento era solo un respiro despistante que nos hacía pensar y desear que quizás los del tiempo se equivocaban estrepitosamente con las previsiones y que tal vez lo peor ya había pasado, pero no.

Durante la presentación del evento de la mano de Alexander von Scheidt, director de BMW motorrrad España, la alcaldesa de Isla Cristina, la concejala de turismo y la organización del puntApunta, se confirmaba lo que la cantidad de motos y participantes atestiguan claramente: que el puntApunta se ha convertido en todo un evento de importancia nacional e internacional. Ya no solo es  único y sino además el más grande de los que puedan ser similares a nivel mundial

Para este año la organización confirmaba la inscripción de unas 550 motos y un total de 600 personas. Estos números ya no son una anécdota, y el impacto económico y turístico del evento empieza a suscitar el interés político. Las inscripciones de pilotos portugueses y latinoamericanos lo confirman. Los puntApunta trascienden fronteras y son razón de peso para entender la importancia de la implicación de los patrocinadores: Metzeler, Touratech y BMW que aciertan claramente, pues los valores de marca y producto no solo se ven sino que se sienten.

Puntapunta 2016

LAS ETAPAS

Jueves 12. Etapa 1: Isla Cristina-Cáceres.

A las 8 de la mañana, se daba la salida y en la preciosa playa de isla Cristina llenábamos nuestra cantimplora de agua del mar Atlántico. Empezaba la ruta con la amenaza permanente de caernos el diluvio universal.

Con las primeras instrucciones del roadbook nos adentrábamos en esta ceremonia y la ruta nos metía y sacaba de Portugal zigzagueando. La atmosfera estaba totalmente limpia y los colores de los paisajes parecían estar en alta definición. Increíbles escenarios. El asfalto estaba mojado y no daba confianza. Mi hermano motero, mi hermano cofrade desde la primera edición me trasmitió su malestar por las condiciones del tiempo. De momento nos íbamos salvando, pero era incómodo. Durante la comida “cayó la del pulpo”. Que penoso resulta montar en moto así. Desde el cristal del restaurante veíamos a nuestros hermanos jugársela. ¿Tiene sentido?

El día anterior a muchos nos pilló un aguacero tremendo encima de la moto que nos hacía plantearnos el sentido de la vida y la posibilidad de abandono. En la llegada la organización me informaba de la no existencia de accidentes. ¡Increíble! ¡Grandísima noticia!

Viernes 13. Etapa 2: Cáceres- Burgos.

Mas familiarizados con el roadbook, iniciamos segunda etapa. Las carreteras escogidas no podían ser más increíbles y si no es por este roadbook, jamás se nos hubiese ocurrido pasar por aquí. Los olores a tierra mojada, a encinas y alcornoques mojados es indescriptible.

En estos momentos y a pesar de la amenaza de lluvia me reencuentro con mi fe motera y se me olvida la posibilidad de abandono. En los coches no hueles, no te mojas, no puedes quitar el parabrisas, no sientes frío. ni puedes sentir el aire fresco en tu cara, ni oyes el motor, ni tienes toda la potencia de tu moto en el puño. ¡¡Por eso me gusta montar en moto!!

La lluvia volvía a amenazar, pero nos da un respiro hasta que, llegando a Burgos, me lo recuerda: ¡Ja!, ¡ya he llegado!

La organización y el ayuntamiento se marcan un diez con un parque cerrado, en el paseo Sierra de Atapuerca, en todo el centro de la ciudad, que suscita mucha curiosidad y expectación. Nos da la bienvenida la concejala de turismo, confirmando así la importancia y trascendencia de lo que hacemos.

Sábado 14. Etapa 3: Burgos - San Sebastián

En el briefing de Burgos, la organización nos indica que la etapa de ayer fue la más larga y que la de hoy será las corta y más técnica. ¿Pero cuantas curvas he tomado hoy? A mí nunca se me han cansado los brazos en moto de carretera y este día acabé sin sentirlos.

Increíble recorrido. La entrada en el País Vasco en moto me recuerda la película de 7 apellidos vascos. Tengo la misma emoción en llegar, como si mi pareja me esperase. Montar en moto por la Rioja, por las riberas del Duero, oler las cepas, oler a canela, es una experiencia inolvidable. La lluvia, el famoso chirimiri del norte nos acompañó en la segunda mitad de la etapa, pero el asfalto es bueno y no transmite desconfianza. El punto de control y sellado intermedio se realiza en un lugar no accesible a vehículos, pero para el que teníamos permiso los inscritos. Es épico.

La niebla en la espesura de los verdes bosques vascos, me hacía pensar en el Señor de los Anillos. Los hermanos de la organización se han salido este año. La llegada a San Sebastián y culminar el objetivo del viaje vertiendo nuestro valioso líquido en la playa de Zurriola me hizo respirar profundo. Sentí mucha satisfacción al no haberme dejado acobardar por el agua. Sentí mucha empatía con los compañeros que veía llegar. Sus risas, sus gestos de brazos en alto, las parejas que van en moto se besan, los colegas se abrazan.

En esta última etapa rodé a mi bola. Me gusta mucho la sensación de espectador, testigo y protagonista. Sí, este puntApunta 2016 será recordado por todos los asistentes como el más duro y épico de los tres. Estoy seguro.

Los paquetes

Siempre el punto de vista de estos puntApunta parece referirse al piloto en su soledad, pero no es así, y quiero hacer notar que sobre muchas de las motos participantes van dos personas y que los “paquetes” son igual de motoristas o más y tienen todos los derechos del mundo a ser reconocidos como finishers y aceptados como hermanos de pleno derecho en esta hermandad, aunque no tengan carnet de moto.

Muchos de estos "paquetes" asumen papeles de copiloto y la responsabilidad de no equivocarse, así que es fácil imaginar malos entendidos y cabreos. Estos hermanos y hermanas demuestran desde la espalda del piloto una fe infinita y un disfrute que merece todo nuestro reconocimiento. ¡Va por ellos!

La importancia del roadbook

Este año la organización ha tomado buena nota de las quejas de ediciones anteriores y ha elaborado un roadbook que rozaba la perfección. Además este año por 10€ más en la inscripción se daba la posibilidad de tenerlo en rollo, con lo que su manipulación en el porta-roadbook, ha sido mucho más sencilla.

No ha tenido errores. Efectivamente y como la organización comentó en la presentación inicial este roadbook no tenía fallos, salvo los que de interpretación se tuviesen. Una idea muy buena fue que la ruta de la primera etapa no fuese muy difícil a este nivel dando tiempo a los novatos para que se familiarizasen con su lectura para las dos etapas siguientes.

La situación de algunos puntos clave mediante coordenadas GPS, ha sido una cesión entendible. Gracias a esto, los que disponían de GPS y motos no aptas para el off road podían evadir los tramos de tierra introduciendo las coordenadas indicadas. Los que no disponíamos de medios digitales o seguimos las instrucciones de la organización o bien seguíamos al motero que si disponía de esa ayuda. En esta edición fue además necesario pues estos tramos fueron anulados por estar impracticables por la lluvia.

La navegación por roadbook es todo un reto, exige atención y además es parte del placer ir descubriendo el viaje que los hermanos cofrades del puntApunta han preparado  hay mucho trabajo y muchas horas en la preparación y creo que no seguirlo es perderse el viaje además de una falta de respeto. En el primer puntApunta me limité a seguir a moteros que si lo seguían y puedo asegurar que no es lo mismo.  Viajar en analógico es un placer añadido al gusto por viajar en moto

Balance: mejor que nunca

De los tres puntApunta este es el que me ha parecido más emotivo y épico. Hemos sido muchos los que temimos que el agua anunciada mermara las inscripciones y no fue así; y también fuimos muchos los que pensamos en renunciar a jugarnos el tipo. Fuimos muchos los que en algún momento nos preguntamos qué demonios hacíamos sobre la moto. Fuimos muchos los que pensamos en abortar, pero no. no ha habido ningún accidente. Todo un éxito de responsabilidad general, del que debemos felicitarnos todos.Este puntApunta es la consolidación de  una experiencia totalmente recomendable. Un viaje increíble, un rito, un cúmulo de sensaciones inolvidables y únicas muy vinculadas con los valores  BMW.

Por último, hay que felicitar a la organización por el esfuerzo realizado. Gran despliegue logístico y humano que se hizo notar en todo momento.

¿Con que nos sorprenderán el año que viene?

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Ignacio Cano

Fotos:

BMW, Ignacio Cano

Publicado el 26/05/2016

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #115: Movilidad, prestaciones y seguridad para todos

En el número 115 de Moto1pro probamos la nueva Yamaha Tricity 300, la nueva apuesta de Yamaha que sin necesidad de carnet ofrece todo lo mejor del mundo de la moto. Probamos también dos bestias de la carretera, la Triumph Rocket 3 GT y la KTM 1290 Super Adventure S, todo un derroche de prestaciones. Además probamos material Galfer de discos y pastillas, os contamos 6 rutas para hacer este verano por España y …Todo ello acompañado, como siempre, de nuestras secciones habituales.