Técnica: El setting de la moto adecuado

'Setting' es el anglicismo con que ahora nos referimos a una buena puesta a punto adecuada a las condiciones de cada momento. Estamos hartos de oírlo referido a las carreras, pero ¿tienes en tu moto el setting adecuado?

Autor:
Máximo Sant
Foto:
Archivo
Publicado el 04/12/2015

Dentro de los consejos de mantenimiento de la moto, poca gente se molesta hoy día en adaptar su moto del día a día a su estilo de conducción, peso o altura. Se da por hecho que la moto tal cual la compras de serie será perfecta para ti, pero no es así. Las marcas hacen unos reglajes muy amplios que permiten a un amplio abanico de personas estar a gusto en la moto, pero si queremos ir un poco más allá, será necesario que dediques un poco de tiempo a ponerla perfecta para ti.

Cuestión de ajustes

Hasta hace no mucho tiempo, si las condiciones climáticas cambiaban, había que cambiar los reglajes de la moto. Hoy en día, gracias a la inyección, gran parte de los reglajes que se hacían en el motor se hacen “solos”. No hace falta variar la-s aguja-s de el-los carburador-es en función de la altura, la humedad o el combustible. La enorme cantidad de sensores que tienen los sistemas de inyección miden eso y mucho más y adaptan el motor a esas condiciones, también en las motos “de calle” con sistemas de inyección, hoy día la mayoría. Así que, incluso en competición, gran parte de estos reglajes se hacen por sí mismos. Muchas motos ya incluyen “mapas” distintos para situaciones distintas, como lluvia o conducción en circuito: Úsalos.

En cuanto a los desarrollos de cada una de las marchas, hoy en día, en competición vienen montadas desde la fábrica.  Gracias a la gran cantidad de información acumulada que tienen los equipos, saben de antemano los desarrollos más adecuados. Antes, en la "época" 2T, era frecuente ver en los boxes las cajas de cambios tipo “cassette” que se desmontaban fácilmente para cambiar desarrollos. Hoy, ya es historia. No es necesario modificar ningún desarrollo ya que tanto motor y parte ciclo están pensados y probados para una caja de cambios cerrada y kit de transmisión determinado.

Pero la parte más importante de la puesta a punto de una motocicleta tiene que ver con el chasis y el piloto, tanto por su situación como por el hecho de que pueda manejar con soltura todos los mandos. Y esto, sin duda, lo puedes hacer tú mismo en tu propia moto.

Sentados al manillar: Todo lo que puedes regular

Cuando un piloto cambia de equipo dedican mucho tiempo a conseguir que pilote a su gusto: altura del manillar, ángulo del mismo, manetas, altura del asiento, etc. Esto se puede aplicar a tu moto de todos los días, cuando compres una moto dedica tiempo a ponerla a tu gusto.

El asiento a tu altura
Lo más recomendable es comenzar por la altura del sillín en aquellos casos, cada vez más, en que ésta es regulable. En ocasiones, frecuentemente en motos de campo, no hay regulación de altura del asiento, pero si asientos de diferentes altura; y no es un juego de palabras. Mi consejo es poner el asiento relativamente alto, sin que llegue a ser un problema para manejar la moto en parado. Los motivos son diversos. En motos de campo, resulta obvio: Se conduce haciendo “sentadillas”, poniéndose constantemente de pie y al ir el asiento más alto, nos cansamos menos. En motos de asfalto, salvo en casos concretos de motos tipo custom y similares, el piloto situado algo más alto hace que la moto sea más ágil.

Manillar y manetas
No en todas las motos se puede regular la altura del manillar y el ángulo de los mismos, aunque hay modelos RR en los que es posible. En este caso, como en otros que veremos más adelante, nuestro gusto particular es un buen consejero. Pero en casi la totalidad de las motos se puede regular el ángulo de las manetas y su distancia y esa regulación resulta importante para el confort, la seguridad y la salud.

Casi todos los motoristas llevan las manetas de freno y embrague que se desplazan paralelas al suelo, que es como suelen venir de fábrica. En modalidades off road se suelen poner un poco más “caídas” de forma que la maneta sigue la línea del antebrazo: De este modo la muñeca está recta sobre el manillar y no hace ángulo, lo que favorece el control, nos permite apoyarnos mejor en el manillar y, en el caso del off road, hace más cómodo el conducir en pie. Esta es la posición que yo recomiendo aunque, como te decía antes, los gustos personales son una buena referencia.

Seguimos con las manetas. Mucha gente tiene el vicio, sobre todo con la del freno, de accionar la maneta con la punta de los dedos. Permite que te cuente una anécdota: En cierta ocasión acudí al médico porque me dolía mucho el pulgar derecho y para mi sorpresa me preguntó si montaba mucho en moto, a lo que respondí que sí; su respuesta fue: “acerca más la maneta del freno”. Lo hice y me dejó de doler el pulgar. Haz la prueba: La mano funciona mejor si hace fuerza casi con el puño cerrado que si se hace fuerza con la punta de los dedos (por cierto, este médico ahora es amigo mío y una referencia en estos asuntos).

Palanca de cambios y freno
Parecerá una tontería pero llevar bien situadas las palancas de cambio y freno nos facilitarán mucho las cosas en el día a día. En las motos de carretera debemos poder meter el empeine bajo la palanca de cambio con facilidad para poder subir marchas sin problema, lo mismo para bajarlas. Si tenemos un pie grande o bien pequeño puede variar su ajuste. Hacerlo solo te llevará unos minutos ya que la mayoría de las motos permiten bajar o subir la leva sin demasiada complicación. Sin duda mejoraremos el confort ostensiblemente. Lo mismo ha de hacerse con la palanca de freno, ésta debe ser prácticamente una extensión de tu pie derecho. Con solo bajar la puntera debe accionarse. Si queda por arriba o por abajo, debemos reajustarla.

Suspensiones, ajustes básicos

Y vamos ya con el chasis-suspensiones. No te voy a decir que cambies el set-up si llueve, pero si hay situaciones especiales que hacen que valga la pena dedicar unos minutos a esto.

Cuando estrenes la moto coge las herramientas, el libro de instrucciones y dedica una horita a poner la suspensión a punto. Casi todas las motos ofrecen posibilidad de reglajes de suspensión, las deportivas aún más. El primero debe ser la precarga del muelle posterior, que en unos casos es manual y en motos más modernas se puede regular con una simple tecla.  En función de tu peso, debes “tensar” más o menos el muelle. Si tienes posibilidad de regular los hidráulicos parte de lo que te recomienda al fabricante y luego puedes suavizar o endurecer en función de tus sensaciones

Con carga

Respecto a un coche, en la moto la carga influye mucho más. Por una parte la proporción entre la carga y el peso del vehículo es muy diferente: Una moto de 200 kg puede admitir una carga (dos personas y equipaje) cercana a esos 200 kg, es decir, dobla su masa total. Un coche de unos 1.500 kg (hoy día, un simple utilitario pesa eso) admite una carga en torno a los 450 kg, lo que no llega a un tercio de su tara. Por otra parte, esa masa la tendrás que mover tu con los antebrazos y sostener con tus piernas en parado.

Por eso es importante, con carga, poner más precarga en el muelle posterior, cerrar un poco los hidráulicos especialmente detrás y a extensión y, no te olvides, ¡subir las presiones! Entre otras cosas, si circulamos de noche, de no hacer las cosas bien iremos deslumbrando al resto de los conductores. De nuevo te recuerdo que hay motos que con una simple tecla puedes regular las suspensiones para la carga… pero no te olvides de hacerlo.

En circuito

Si acudes a un circuito con tu moto, seguro que encuentras personas allí que pueden aconsejarte, pero al menos unos mínimos cambios hay que hacer. Lo primero, precarga de muelle detrás, porque las aceleraciones son más violentas y porque al subir de atrás “cerramos” la dirección (menos avance) y la moto gira mejor. En las motos que se dedican a circuitos es muy frecuente “calzar” el muelle para subir la moto de atrás.

Lo segundo, cerrar todos los hidráulicos, en especial el de compresión de la horquilla para evitar topes en frenadas fuertes. Y, como no podía ser de otra manera, ¡revisar las presiones! La delantera puede ser más o menos igual, pero la de la rueda trasera hay que bajarla, pues el neumático posterior, rodando en circuito, se calienta mucho y aumenta la presión. Huelga decir que las presiones se miran siempre en frío.

Si tu moto lleva cadena y corona y quieres “rizar el rizo” puedes poner una corona con un par de dientes menos o un piñón con un diente más, así la moto acelerará más y las revoluciones caerán menos entre marcha y marcha. Cuestión de gustos y necesidades.

Y como siempre, si te quedan dudas, acude a nosotros (email, Facebook, Twitter) y nos preguntas.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Máximo Sant

Fotos:

Archivo

Publicado el 04/12/2015

Lo más visto

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #107: ¡Comparativa Scrambler!

En este nuevo número de Moto1pro enfrentamos la Husqvarna Svartpilen 701 contra la Ducati Scrambler Full Throttle y la Triumph Street Scrambler. Probamos a también a fondo la Kawasaki ZX-6R, toda una SuperSport de calle, y la Zontes V-310. Además, viajamos a Italia para tomar parte en el Rally Transitalia Marathon de la mano de T.ur, probamos cinco cascos réplica de pilotos de MotoGP y damos una vuelta por las cinco motos de película más impactantes. Además de nuestras secciones habituales…