Moto1pro

Vídeo: Vuelven las motos con turbo: Historia Ficción

Publicado el 11/10/2022

Nota de prensa: “La comisión europea ha acordado una moratoria de al menos 10 años para las motocicletas en función de su eficiencia en las ciudades, en aras de disminuir o mantener su precio y en función de la creciente disponibilidad de combustibles sintéticos”. Bruselas 2022.

¡Os lo aviso, esto es una ficción! En Garaje Hermético hacemos vídeos de historia ficción, cambiando el pasado y hoy, aquí, en Moto1Pro hacemos vídeos de “Ciencia Ficción”, cambiando el futuro.

Y muchos os preguntaréis: ¿Qué tiene que ver esto con la aplicación del turbo en las motos? Pues absolutamente todo. Porque nunca la utilización del turbo en las motos con motores térmicos ha sido más recomendable y más posible que ahora, pero… ¿qué marca va a invertir en unos motores que no llegarán a una década de existencia? De momento, ninguna… aunque puede haber sorpresas.

En este enlace profundizamos sobre el tema de las motos con turbo.

Moto y turbo, los comienzos

Los comienzos de las motos de serie con motor Turbo se remontan a 1981 cuando aparece la Honda CX 500 Turbo (1981-1982) y prácticamente al mismo tiempo la Yamaha XJ650 Turbo.

Pero no podían ser más distintas. La Yamaha era una moto potenciada con un turbo, buscando potencia y bajo peso, pero era una moto sencilla y, digámoslo así, “poco turbo”. Todo lo contrario a lo que hizo Honda que le metió un turbo a la modesta CX500 para pasar de 50 CV a 82 CV con un motor con un largo tiempo de respuesta difícil de gestionar y con un chasis preparado para 50 CV. ¡Si a eso le sumas los neumáticos de la época, no hace falta que te diga por qué esta moto ocupa un lugar de privilegio en nuestro video “Las 10 motos más peligrosas de la historia! Que, por  cierto, ya ha rebasado en millón de visitas… ¡como os gusta el peligro!

En coche, sí

Pero en los coches, el turbo nunca desapareció y ahora está más presente que nunca. El problema del tiempo de respuesta en coche es menos grave que en moto…pero también era un inconveniente. Pero a las marcas de coches les interesaba el turbo por dos motivos principales: Los Diesel, un tipo de motores que no existen en moto, se llevan especialmente bien con el turbo; y luego que para muchas marcas les resultaba más rentable económicamente desarrollar un motor que ya tenían con turbo, que hacer otro. Fue el caso de Saab, que en vez de diseñar de 0 un motor V6 colocaron un turbo de bajo soplado a sus cuatro cilindros.

A esto hay que sumar el efecto de la competición, pues en la mayoría de las disciplinas el límite de cilindrada compensaba el uso del Turbo, como demostró, aunque le llevo un tiempo, Renault en la F1.

Evolución del turbo

La evolución de los motores turo ha sido impresionante. Primero se consiguió disminuir el tiempo de respuesta con turbos más pequeños y con menos inercia, incluso con dos turbos, con válvulas de escape que, cuando se cerraba la admisión, no “frenaban” la turbina del turbo, sino que la dejaban libre par que no perdiese velocidad de giro.

Pero luego se llegó más lejos, desde la combinación de sistemas turbo y de compresor, que anulan el tiempo de respuesta a sistemas tan sofisticados como recircular los gases o poner un motor eléctricos al turbo para que no pierda revoluciones.

¿Cuál ha sido el resultado? Que ahora llevas un coche con turbo y no te enteras, el tiempo de respuesta es casi inexistente… y esto permitiría el uso del turbo en las motos.

Ventajas en las motos

Cuáles serían las ventajas de una moto con un moderno motor turbo. Salta a la vista, porque el tamaño y el peso de un motor son claves en el diseño y en la eficiencia de una moto, incluso en su practicidad y capacidad. Y un motor turbo, a igualdad de potencia, sería más pequeño, más ligero y consumiría menos…hasta el depósito de combustible podría ser más pequeño.

Por ejemplo, fíjate en el motor de la moto que, en este momento, es un verdadera Best Seller: La BMW 1250 GS. Fíjate en su motor… ¡es enorme! Con turbo para conseguir esa potencia y par te bastaría un motor de 600, de la mitad de tamaño, y un pequeño turbo. Podrías quitar a esa moto unas decenas de kg, hacerla más estrecha y más eficiente. Entonces, ¿por qué no se hace?

Opinión: Las motos con turbo y la ecología bien entendida.

Agenda 2030

Porque desarrollar un moderno motor turbo partiendo desde cero, es caro, carísimo. Si piensas que es meter a un motor un turbo y ya está, técnicamente tu mentalidad está en los años 80, porque eso es lo que se hacía entonces… con los resultados que hemos visto.

Hoy día para construir un motor de gasolina con turbo hay que diseñarlo desde el principio como un motor nuevo, pues con turbo los esfuerzos son mayores, la generación de calor y la necesidad de lubricación también, e incluso el sistema de alimentación y encendido debe ser de nuevo diseño. Ten en cuenta que en un motor atmosférico metes aire en el cilindro y luego lo comprimes y en un motor con turbo metes aire ya comprimido y se vuelve a comprimir.

Por hacerlo fácil: Si el turbo sopla a 2 bares, es decir, más o menos el doble de la presión atmosférica, si la compresión es la misma el motor está cometido a un trabajo el doble de duro. Por cierto, un turbo que sople a 2 bares es una barbaridad.

Volvamos a la ficción

Por un momento vamos a ser felices y volvamos a la ficción. La Unión Europea se vuelve inteligente y descubre que una moto térmica puede ser más ecológica que un moderno coche eléctrico. Se da cuenta que la solución más fácil para resolver el tráfico en las ciudades es el uso de la moto. Y se da cuenta de que, si se apoya con subvenciones, se puede acelerar la fabricación de combustible sintético… Realmente que la Unión Europea sea ten inteligente es verdadera ficción.

Pero si eso ocurriese, a las marcas sí les compensaría invertir en diseñar motores térmicos más eficientes en vez de hacer como hacen ahora, que es simplemente evolucionarlos.

Y no olvidemos que hay marcas como Audi-Ducati, BMW u Honda, por citar algunas, que dominan la tecnología del turbo por lo usan en sus coches. O sea, que no partirían totalmente de cero.

Conclusión

La conclusión esta vez en sencilla, pero algo traumática: La agenda 2030 nos va a robar la ilusión de ver una nueva generación de motos turbo ligeras, rápidas, eficientes y muy divertidas de llevar…

Pero soñar es gratis así que en este vídeo nos hemos permitido solar un poco… espero que os haya gustado.

También en formato Podcast

Puedes escuchar el contenido de este vídeo también en formato podcast.

Relacionados