patinete eléctrico

Los riesgos de los patinetes eléctricos

Nuestras ciudades acogen cada vez más vehículos de movilidad personal (VPM), en especial patinetes eléctricos, pero encierran riesgos que debéis tener en cuenta.

Autor:
Redacción
Foto:
archivo
Publicado el 21/11/2019
patinete eléctrico

Nos están invadiendo, los patinetes surgen de donde menos lo esperamos: al doblar una esquina, sobre las aceras, sobre la calzada, por los arcenes de vías interurbanas, están por todas partes, con el evidente riesgo que entraña este visible descontrol, por supuesto sin menospreciar los aspectos positivos de carácter medioambiental para el entorno urbano.

Desde AGM abogados se hacen eco de esta novedad que, además de un caos circulatorio, hacen que afloren muchas preguntas de difícil pero necesaria y urgente respuesta:
¿Se sabe exactamente su clasificación administrativa o jurídica? ¿Dónde se encuentra la frontera entre un juguete y un vehículo? ¿Por dónde se puede circular con ellos? ¿Qué responsabilidad habrá que aplicar en caso de daño a un peatón? ¿Serán necesarios dispositivos de seguridad para quien los conduce? ¿Qué normas deben cumplir para respetar al resto? ¿Se puede considerarlo como un vehículo a motor?

Hasta el momento en España los patinetes eléctricos no se consideran vehículos a motor, están a medio camino en el limbo pudiendo circular pero sin estar sujetos a autorización administrativa con ciertas matizaciones que más adelante veremos. La frontera la pone la velocidad punta, siempre y cuando no alcance los 45 km/h, aunque en otros países, como Holanda o Francia, se ha estimado que a partir de los 25 km/h se asimilan a un ciclomotor.

En previsión está un Real Decreto de ciertas medidas urbanas de pacificación del tráfico que tratará de acotar de una manera exhaustiva esta definición tan básica añadiendo más elementos que definan estos vehículos. Como ejemplo, que su motor sea de origen eléctrico con una velocidad punta que esté entre los 6 y los 25 km/h, y que sólo pueden estar equipados con un asiento o sillín si están dotados, asimismo, de sistema de auto-balanceo; de esta manera, si no cumplen estas características no podrán considerarse VMP. Serán otra cosa.
 

patinete eléctrico

Además, se está estudiando un sistema de identificación utilizando un código QR permitiendo la distinción entre éstos y juguetes. De esta manera garantizaría que se cumplen los requisitos técnicos establecidos para la circulación; velocidad punta, potencia, etc y no sería necesaria la matriculación convencional y no estarían sometidos a autorización administrativa.

En la UE gana peso la opción de dejar a cada Ayuntamiento que regule por dónde deben circular los patinetes, de ésta manera sufriremos grandes diferencias por los criterios dispares de las corporaciones locales, sino por las características concretas de cada ciudad.

En cuanto a la  Responsabilidad Civil que se aplica a este tipo de vehículos en caso de accidente se diferenciará si nos encontramos ante un VMP de alquiler o de titularidad privada, pero es en este campo donde abogados especializados podrán hacernos saber bien las diferencia entre ambos seguros y su responsabilidad.
 

Relacionados

Texto:

Redacción

Fotos:

archivo

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #114: ¡Dulce libertad!

En el número 114 de Moto1pro retomamos las pruebas de motos después de la cuarentena con dos modelos sumamente interesantes para esta nueva era, la BMW F 850 GS Adventure, una moto que nos permitirá movernos sin límites en todos los escenarios, y la Honda Scoopy 125, una de las mejores herramientas de movilidad en ciudad. Además te contamos cómo revisar tus neumáticos, qué motos puedes llevar con el carnet de coche… y todo ello acompañado como siempre de nuestras secciones habituales.