KTM 1290 Super Adventure

KTM 1290 Super Adventure / KTM 1050 Adventure: Quiero Aventura

En 2015 la gama travel-enduro de KTM se fortalece con dos nuevos miembros, la todopoderosa 1290 Super Adventure, ofreciendo lo más de lo más como nuevo buque insignia naranja, y la 1050 Adventure, un modelo más comedido que intenta enamorar a los conductores A2 de aspiraciones trail.

Autor:
Alejandro Alonso
Foto:
KTM / Sebas Romero / Francesc Romero
Publicado el 31/03/2015
KTM 1290 Super Adventure

ASPECTOS POSITIVOS

1290: Prestaciones, electrónica y reducción de vibraciones
1050: Ligereza, prestaciones y electrónica

ASPECTOS NEGATIVOS

1290: Peso en tren delantero, posición estriberas pasaj y pantalla manual.
1050: Horquilla no ajustable y falta de caballete central

Hace justo ahora dos años, os hablábamos en estas páginas del nuevo ‘Macho Alfa’ del segmento trail que nos habíamos encontrado al probar la KTM 1190 Adventure. En aquel número 26 de nuestra revista, destapamos las muchas virtudes de la todavía hoy vigente 1190 Adventure, un auténtico derroche de tecnología tras varios años de desarrollo e investigación (y millones de euros) en la fábrica de Mattighofen.

Como decimos, sin retirar la todavía jovencísima 1190 Adventure, KTM ha sorprendido esta temporada 2015 con dos nuevos miembros para la familia naranja más aventurera. Por un lado, tenemos la imponente KTM 1290 Super Adventure, un paso más en la escalada de lujo y prestaciones, mientras que con una visión más lógica, se nos presenta por otro lado la 1050 Adventure. Para conocer de primera mano las nuevas trail de KTM, Moto1Pro acudió como medio invitado a la presentación internacional en Gran Canaria, isla ideal para probar a fondo las nuevas trail austriacas.

KTM 1290 Super Adventure

KTM 1290 Super Adventure: Más lujo, más tecnología, más prestaciones

Cuando probamos en la redacción la KTM 1190 Adventure en su momento, nos bajamos de ella pensando que era una de las motos definitivas. Sin embargo, cuando KTM anunció en el último Salón de Colonia la llegada de la 1290 Super Adventure, algunos nos preguntamos “¿aún puede haber más?”.

Inspirados por la brutalidad demostrada por la naked 1290 Super Duke R, a los austriacos se les ocurrió utilizar el ya conocido motor LC8 con la misma cilindrada de 1301 cc de la supernaked. Este bicilíndrico en V de 75º se antojaba ideal para darle a su nueva trail de altos vuelos un plus de prestaciones. Tanto es así, que supera en 10 cv a su hermana 1190 (160 cv frente a 150 cv), algo que se nota sobre todo cuando de verdad exigimos su máximo. Aun así, en KTM han preferido rebajar ese ‘pico’ y beneficiar la entrega de potencia desde abajo con 140 Nm de par máximo y con mayor suavidad que la Super Duke R (recordemos que la naked declara 180 cv). Pero ya es a la altura de las 2.500 rpm donde tienes a tu disposición un par de 105 Nm, lo que te permite olvidarte del cambio de marchas en casi cualquier condición.

Electrónica sofisticada

Los tremendas cifras de esta Super Adventure las puedes gestionar mediante unas asistencias electrónicas realmente abrumadoras. Para empezar, contamos con un acelerador electrónico a través del cual podemos manejar 4 modos de motor diferentes: Sport, Street, Rain y Offroad. En los dos primeros dispones de los 160 cv con una entrega más suavizada en el modo Street, mientras que en los dos últimos la potencia se limita a 100 cv y la entrega de potencia también parece hacerse entre algodones, aunque realmente no hemos echado en falta los 60 cv restantes en estas condiciones. Según el modo elegido, el control de tracción MTC también se adapta controlando férreamente el derrapaje en las opciones deportiva y de lluvia mientras que en Offroad deja a elección de tu puño cuándo y cómo derrapar con la rueda trasera. En cualquiera caso, puedes desactivar el control de tracción, aunque es algo que no recomendamos ya que el manejo de esta bestia se haría apta sólo pilotos muy expertos… o muy osados.

Si bien el chasis multitubular de cromo-molibdeno de sólo 9,8 kg te ofrece un indiscutible aplomo en viaje y una agilidad asombrosa para una moto de estas dimensiones, uno de los básicos que más hay que destacar de esta 1290 Super Adventure es la suspensión semi-activa (con recorridos en ambos trenes de 200 mm) que puedes modular con cuatro modos diferentes: Sport, Comfort, Street y Offroad. La adaptación a las irregularidades en tiempo real hace realmente imperceptibles los rebotes. Además, puedes indicar si llevas equipaje o acompañante para que el sistema distribuya la carga correspondiente a las suspensiones.

A un ritmo rápido por las serpenteantes carreteras ‘canarionas’ y un asfalto en perfectas condiciones, la combinación que más nos gustó es la del modo de motor Sport con las suspensiones Confort. En marcha normal, la suspensión absorbe perfectamente todas las irregularidades y hace muy cómodo el viaje (algo que pierdes ligeramente en el modo deportivo), pero a la vez se endurece cuando entras fuerte en las curvas cerradas o haces frenadas agresivas o de emergencia. De alguna manera, podría decirse que el modo Sport está latente hasta que el sistema interpreta que es necesario. ¡Sorprendente!

La base de la 1190 se sigue notando en las ruedas de radios de 19 pulgadas delante y 17 detrás y se sigue confiando en los Continental Trail Attack 2, en los frenos Brembo delante (320 mm) y detrás (267 mm) asistidos por un solvente C-ABS y en el completísimo cuadro de instrumentos con el que es muy fácil interactuar a través de sus menús. También hereda el innovador MSC desarrollado conjuntamente con Bosch, un control de estabilidad que actúa combinando el antibloqueo de ruedas y el control de tracción cuando estás en plena tumbada. Nos quitamos el miedo y lo quisimos probar en alguna curva para ver cómo se sentía. Diabluras. La KTM 1290 Super Adventure no se mueve, parece que va en un carril y, si te vas largo en medio de una curva cerrada y crees que ya estás perdido, puedes frenar sin miedo y ‘tirar’ la moto para que termine de negociar la curva. No te lo creerás. Lo mismo ocurre cuando sales de una curva y aceleras como si no hubiera mañana. La rueda trasera sigue pegada al suelo y, aunque la rueda delantera pueda querer despegarse del asfalto, el amortiguador de dirección firmado también por WP evita cualquier amago de shimmy del tren delantero.

Como buena devoradora de kilómetros se ha trabajado en la aerodinámica, incluída la pantalla regulable, con un nuevo diseño muy llamativo y que mejora ligeramente las vibraciones percibidas en la 1190. Sin embargo, quizá se echa de menos que en una moto de tal alcance se empiece a pensar en un ajuste electrónico. La altura del asiento se mantiene en 860 mm, no tan exagerado como cabría pensar en una moto así.

Los detalles que marcan el lujo

Thomas Kuttruf, uno de los máximos responsables de marketing de KTM, nos avisó de lo que buscaron: “Todo lo que una moto pueda tener”. Así es y hay que tenerlo claro. La KTM 1290 Super Adventure es una moto de lujo, con lo que ello conlleva en el precio...

Además de todo lo visto hasta ahora y la calidad de acabados típica de la casa austriaca, hay que añadir algunos detalles que te sitúan en el exclusivo segmento al que pertenece esta viajera. Un ejemplo es el TPMS. De momento, no estamos a salvo de un pinchazo o de que el neumático pierda aire. Sin embargo, ahora la Super Adventure tiene unos sensores que te lanzan una advertencia si detectan pérdidas de presión en las ruedas. También se han añadido tres luces LED en cada lateral que se encienden progresivamente según tumbas la moto en una curva para asegurar la iluminación completa de todo lo que tienes por delante (como puedes ver en las fotos y el vídeo), algo que suele quedar penalizado cuando estamos tomando una curva en moto y que en los coches ya está conviertiéndose en equipamiento habitual.

Los LED son protagonistas también en las luces de día. Y no podemos olvidar los puños y asientos calefactables (también para pasajero de manera independiente) y el sistema de anclaje de maletas ya instalado de serie. Por supuesto, en autovía te recomendamos utilizar la comodísima opción de velocidad de crucero, nada brusca cuando afinas la velocidad marcada a través de la piña derecha y que hace de tu tramo por vía rápida un viaje lleno de confort.

Para los que quieran dar un paso más en comodidades y seguridad, existen como opciones el MSR, un sistema electrónico avanzado que permite corregir fallos como cuando bajas de marcha y vas demasiado rápido. La moto gestiona el par automáticamente para que no te lleves ningún susto. También está a tu elección la instalación del HHC, una asistencia que te frena la moto antes de salir desde cero en una cuesta arriba evitando que ruede hacia atrás, la verdad muy práctico en una moto tan pesada.

La mayoría de los 180 km de ruta que hicimos con la Super Adventure fue por las reviradas y estrechas carreteras del sur de Gran Canaria. Su manejo es realmente fácil y la posición sorprende por su naturalidad, teniendo en cuenta las dimensiones de esta trail. Sin embargo, el crecimiento de su depósito de gasolina hasta los 30 litros (frente a los 23 litros de la 1190) le ha hecho perder un punto de agilidad del tren delantero cuando entras en curva. Lo mismo ocurre cuando la manejas en parado o por tráfico urbano. Su peso asciende a 229 kg en seco (217 kg la 1190), que honestamente no es mucho teniendo en cuenta todo lo que ofrece esta ‘motaza’, pero es verdad que te exigirá mayor atención en estas maniobras de corto alcance. Ahora bien, su autonomía se dispara con este plus de gasolina ya que aún podíamos haber recorrido otros 150 km, según lo estimado por la moto. Pero no temas, el dinamismo de la mayor de las Adventure te hace pensar que vas en su hermana Super Duke. Cada vez que atacas una curva o empuñas decidido el gas, no puedes evitar sacar a relucir tu vena más ‘gepera’, algo en lo que ayuda su transmisión por cadena (algo ruidosa) y su magnífico embrague antirrebote al estilo de una superdeportiva. Sin embargo, su posición acomodada te hace tomártelo con calma y disfrutar del viaje, en este caso por los preciosos paisajes montañosos de Gran Canaria.

La KTM 1290 Super Adventure está disponible desde el mes de febrero en un solo color, un llamativo blanco perlado, por un precio de 18.666 €.

KTM 1050 Adventure: Más lógica, misma calidad

La familia Adventure se había convertido en una escalada de cilindrada y potencia que con la llegada de la 1290 Super Adventure parecía ya desbocada. Lo que para algunos es un sueño de moto, se convierte a la vez en algo inalcanzable o simplemente demasiado ambicioso para sus aspiraciones más terrenales.

En Mattighofen se dieron cuenta y han querido hacer una viajera llena de calidad, pero aplicando como virtudes la accesibilidad en cuanto a precio y cualidades dinámicas más sosegadas. No en vano, el carnet A2 se impone en la Unión Europea como barrera para acceder a motos de mayor potencia, por lo que llega a la familia naranja la KTM 1050 Adventure como una de las mejores opciones para estos conductores que quieren entrar en el segmento travel-enduro.

Se puede decir que este nuevo modelo es una 1190 dulcificada. Desde la estética, pasando por el motor, chasis y otros componentes, la nueva 1050 es igual a la versión nacida en 2013. Empezamos bien, pues. Sin embargo, no queda otra que renunciar a algunas prestaciones. El motor LC8 que comparte con el resto de la familia de gran cilindrada ha reducido levemente su capacidad hasta los 1.050 cc. Declara una potencia de 95 cv para que pueda ser limitada para el A2, pero no te engañes ya que desde el primer momento sientes que el bicilíndrico podría dar mucho más de sí. De hecho, los gráficos de par que nos mostró KTM son casi calcados a los de la 1190, cuya cifra máxima se queda en 107 Nm, sólo superados por su hermana mayor cuando el tacómetro va más allá de las 6.000 vueltas.

Desde el cuadro de instrumentos, puedes controlar la electrónica que monta la 1050 Adventure. Sí, a pesar de estar destinada a un público menos extremo, la pequeña aventurera te ofrece también diferentes modos de motor (Sport, Street y Rain) combinados con sendas opciones de control de tracción. Es evidente que el nivel de comportamiento es mucho más simple que el de la 1290, pero también es más adecuado para esta moto y su potencia. No se necesita más. En este apartado, puedes incluir como opción un modo de control de tracción Offroad con menor nivel de intervención, una opción que sí tenía nuestra unidad y que pudimos probar levemente en un tramo con un asfalto muy roto y con gravilla, de donde salió muy airosa.

Las ruedas son más finas que la 1190 y 1290 (110/80 delante y 150/70 detrás frente a las 120/70 y 170/60 de sus hermanas), lo que le aporta un punto más de agilidad a la hora de enlazar curvas. Esto unido a su contenido peso de 212 kg, una altura del asiento rebajada a 850 mm y sólo un día después de probar la grandiosa 1290, nos da la sensación de que la 1050 ¡parece casi una naked!

Tanto es así que en algunos puntos de la ruta nos parecía ir más rápidos que con la 1290. Sientes que estás más cerca del límite, sobre todo cuando la luz roja te avisa literalmente de que estás llegando al corte de encendido… Sólo tenemos la duda de si con la limitación del A2 en 47 cv, éstos resultan demasiado escasos para mover la bestia.

Quizá donde más hemos notado la contención del modelo es en las suspensiones. Por supuesto, sin las tecnológicas suspensiones semi-activas de la 1290, la horquilla está firmada también por WP y es 5 mm más corta de recorrido (185 mm) que el de su hermana 1190. Ésta se combina con un monoamortiguador trasero de 190 mm que permite ajustes de precarga y rebote, más que suficientes para el nivel de exigencia de una moto de 95 cv. Por lo demás, el equipo de frenos con ABS (y opción extra Offroad) es el mismo que sus hermanas por lo que trabaja muy sobrado, aunque evidentemente no tan bien acompañado electrónicamente. Su depósito se mantiene con 23 litros y su autonomía siempre la podrás mantener muy por encima de los 300 km.

La KTM 1050 Adventure llega en este mes de febrero y también tiene una única decoración en negro y naranja. Su precio es el más bajo de la familia: 12.690 €.

Cuatro modelos, el mismo objetivo: Aventura

La familia trail se completa con la 1290 Super Adventure, lujo, tecnología y comportamiento, y con la 1050 Adventure, lógica y accesibilidad sin mermar la calidad.

Pero hay que recordar que la 1190 Adventure y su versión R siguen también a la venta. Y, ojo, en 2015 tienen ciertas mejoras ergonómicas. Sus precios se quedan en 15.599 € y 15.989 € la versión R. Tú eliges.

Detalles de la moto

El motor es el conocido LC8 bicilíndrico de KTM. Hereda la cilindrada de 1301 cc de la Super Duke R, pero rebaja sus datos a 160 cv y 140 Nm de par máximo, más aptos para un uso trail. Puedes elegir entre 4 modos de motor (Sport, Street, Rain y Offroad) con diferentes entregas y limitación a 100 cv en Rain y Offroad. Sorprenden sus brutales prestaciones, pero también su entrega en todo el rango de revoluciones y suavidad.

La 1290 Super Adventure destaca por sus suspensiones semi-activas que responden a tiempo real a las imperfecciones del asfalto y según el modo elegido (Sport, Comfort, Street y Offroad), el cual puedes elegir desde la piña de instrumentación sin necesidad de parar. Uno de los puntos fuertes de la nueva trail. Cuenta con amortiguador de dirección, también firmado por WP.

El control de tracción MTC pega al asfalto la rueda trasera a pesar de la potencia brutal que desprende su motor. Cuenta también con el innovador control de estabilidad MSC, que actúa con increíble eficacia al frenar en plena curva en coordinación con el C-ABS. De serie tienes a tu disposición el TMPS para controlar la presión de los neumáticos o el control de crucero con el que que hacer cómodas travesías por vías rápidas. Opcionalmente puedes tener adquirir un control de par motor MSR y y el HHC, un asistente de arranques en pendiente.

El LED toma protagonismo en los grupos ópticos delantero y trasero. Lo más innovador en este aspecto es que se han instalado tres luces LED en cada lateral que se encienden progresivamente cuando la moto se inclina, con el objetivo de iluminar esas zonas laterales que se quedan oscuras cuando tumbamos la moto. También cuenta con luz de día y una pantalla con nuevo diseño en la que quizá se echa de menos un ajuste electrónico.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Alejandro Alonso

Fotos:

KTM / Sebas Romero / Francesc Romero

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #107: ¡Comparativa Scrambler!

En este nuevo número de Moto1pro enfrentamos la Husqvarna Svartpilen 701 contra la Ducati Scrambler Full Throttle y la Triumph Street Scrambler. Probamos a también a fondo la Kawasaki ZX-6R, toda una SuperSport de calle, y la Zontes V-310. Además, viajamos a Italia para tomar parte en el Rally Transitalia Marathon de la mano de T.ur, probamos cinco cascos réplica de pilotos de MotoGP y damos una vuelta por las cinco motos de película más impactantes. Además de nuestras secciones habituales…