Norton Domiracer

Norton Domiracer: La moto de James Bond

Viajamos al corazón de Inglaterra para probar la moto más exclusiva del momento: la Norton Domiracer. Sólo hay cincuenta unidades en el mundo y Moto1Pro ha sido el primer medio español en subirse a ella… Bella y a su vez bestia. Así es la madre de todas las café racer y la moto escogida por James Bond para su última película.

Autor:
Edu Cos
Foto:
Mark Manning
Publicado el 16/07/2015
Norton Domiracer

ASPECTOS POSITIVOS

Diseño
Suspensiones y frenos
Exclusividad

ASPECTOS NEGATIVOS

Motor
Protección aerodinámica
Precio
 
Norton Domiracer

Sin duda la café racer más deseada... Prueba exclusiva de Moto1Pro de la Norton Motorcycles Domiracer. Muy pronto en la revista.

Posted by Moto1Pro on Tuesday, 19 May 2015

Te has enamorado, y lo sabes

Esta frase –coletilla de moda incluida- es lo primero que vino a mi mente tras contemplar por primera vez la Norton Domiracer. Su belleza es incontestable y da al traste con la supuesta subjetividad que esta virtud lleva asociada. Esta moto es preciosa, si te gustan las motos, te enamorará. Punto.

Hay motos bonitas, muy bonitas y luego hay motos como esta Norton, que te hacen sentir afortunado por haber elegido este mundillo como tu mundo. Son obras de arte que enseñas a tus amigos neófitos como diciendo: “mira, esto es una moto, ¿entiendes ahora por qué me gustan tanto?".

Mientras Mark Manning (nuestro fotógrafo favorito en terreno británico) prepara sus cámaras y flashes para intentar capturar la belleza de la Domiracer, yo intento recuperarme del impacto inicial y empiezo a observar los detalles.

Esta joya sobre ruedas mezcla lo antiguo con lo nuevo. Lo artesanal, con lo mejor de la industria motociclista moderna. El diseño de esta moto parece haberse realizado a partir de su depósito. Esta es una pieza que debe destacar en toda café racer que se precie de serlo y en este caso se ha conseguido de manera sobresaliente. Realizado a mano en aluminio cromado, de gran tamaño y lleno de curvas. Perfecto. Delante de este, un faro redondo de contenidas dimensiones, un único reloj cuenta-revoluciones y los obligatorios semi-manillares. Todo colocado bastante bajo, dando una imagen agresiva y algo minimalista. El punto moderno lo dan la horquilla Ohlins y unos frenos Brembo radiales, que unidos a una preciosa llanta de radios abundan en ese carácter retro/moderno que tanto me ha gustado.

El chasis de tubo de acero tipo “featherbed” y los dos grandes cilindros de refrigeración mixta aire/aceite son un guiño a las Norton de carreras del siglo pasado y a tantas café racer que usaron como base este, en su momento revolucionario, chasis. Esas Manx y Domiracer que ganaban carreras en la Isla de Man en manos de leyendas como el mismísimo Geoff Duke, tristemente desaparecido hace pocas semanas.

En la mitad trasera de la moto hace su aparición la fibra de carbono. La caja del filtro de aire y el minimalista colín monoplaza fabricados a mano en este material, entonan muy bien con el negro de chasis, llantas y motor y con el cromado del resto de componentes. Una pieza de esta moto que me ha gustado mucho es el basculante, realizado con tubos de acero rectos y curvos que se han cortado y soldado con buen gusto y acabados. Anclado a este y al chasis un amortiguador Ohlins TTX (de los buenos buenos) y la correspondiente llanta trasera de grandes medidas dan fin a mi recorrido visual por esta belleza británica.

Norton Domiracer

Música celestial

Lo que sale de los escapes tipo megáfono de esta moto no se puede llamar de otra manera. El sonido es fuerte, muy fuerte y hace temblar el suelo por el que pasas y las ventanas de coches y casas. Pero fuerte no significa malo, al contrario. Arrancar esta moto por primera vez fue bastante impresionante. Uno de esos momentos en los que el fotógrafo te mira, tú miras al fotógrafo y en vuestras sonrientes caras se puede leer, “oh my god!”. ¿Para qué intentar describirlo?

On the road

Probar motos en Inglaterra tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Entre la buenas está lo verde y bonita que es su campiña. Entre las malas, la responsable de tanto verdor: la lluvia. El día que probamos la Norton Domiracer a ésta le dio por aparecer y arruinarlo todo un poco. Pero no pasa nada. Todos los componentes deportivos que incorpora no pudimos ponerlos bajo lupa, y aunque esta Norton no ha nacido para marcar ninguna vuelta rápida, sí tiene una parte ciclo para divertirse mucho en las curvas. Ha de quedar claro que no es sólo una cara bonita, ni mucho menos, pero si el día esta feo o simplemente eres de los que se lo toman con calma, esta moto tiene mucho que ofrecer. Su estabilidad y frenada son a prueba de bombas. Siempre tienes la sensación de seguridad que da llevar unas buenas suspensiones y equipo de frenos. El motor si bien luce precioso, no es un prodigio en suavidad, elasticidad o potencia máxima (80 CV). Tiene un carácter muy similar al de la Norton Commando 861 que probamos en el número 6. Empuja con fuerza y contundencia pero parece que corre aún más por su poderoso sonido de su doble escape abierto. Pero además tiene otras cosas, como su carácter; las vibraciones y el sonido que emana te hacen poner los pies en el suelo, dejar atrás tanta electrónica y perfección que hoy en día parecen casi obligatorias.

Al final la experiencia de pilotar una moto es una mezcla de muchas cosas y a mí personalmente esta moto me ha hecho revivir sensaciones que tenía un poco olvidadas, que me acercan al placer puro de llevar una moto que te enamora por los ojos y te transmite las cosas como son, sin filtros.

El día en que James Bond nos robó la moto

Cuando en Norton se decidieron a fabricar esta moto quisieron hacer un producto que pasara a la historia, que fuera el orgullo de Inglaterra. Solo se fabricaron 50 unidades y su impactante diseño, la calidad de sus componentes y la historia detrás de la marca son suficientes para haberla convertido en una pieza de coleccionista, un icono de la industria motociclista británica. El tipo de moto que el mismísimo James Bond elegiría para una de sus misiones.

Tras el éxito de ventas (las 50 unidades se vendieron en una semana) en Norton han decidido crear una versión algo menos exclusiva y que saldrá a la venta con un precio inferior (más de 30.000 euros) y algunos componentes más baratos bajo el nombre de Norton Dominator SS. Nuestra idea original era probar esta nueva moto para ti y ser los primeros en el mundo en hacerlo. Pero al llegar a Donnington, donde se encuentra fábrica de Norton, la moto había volado. El rodaje de la nueva entrega de James Bond se antepuso a la prueba de Moto1Pro y por exigencias del guión no pudo ser. La Dominator SS se puso al servicio de su Majestad muy a nuestro pesar. Así que muy probablemente la verás antes en la gran pantalla que en esta pequeña que tienes delante. Lo intentamos, pero para los ingleses donde esté James Bond…

Detalles de la moto

Norton Domiracer

Depósito artesanal de 19 l. fabricado en aluminio. Muy curvado y en que destaca el emblema de la marca. El asiento es de fibra de carbono, monoplaza, muy corto y situado bastante alto.

El equipo de frenos de la Domiracer es uno de sus detalles de calidad. Dos pinzas radiales BremboMonobloqueen tono grisaceo, para mantener la armonía cromática, y discos de 320mm en el tren delantero. En el tren trasero, disco de 220mm y pinza de dos pistones en color negro.

Norton Domiracer

Horquilla y monoamortiguador TTX trasero firmados por Ohlins, garantía de la máxima calidad y prestaciones. Suspensiones de carreras, firmes y de aspecto muy deportivo. Eso sí, el típico muelle trasero "amarillo Ohlinsviene en negro.

Norton Domiracer

Bicilíndrico en paralelo 861 cc, refrigerado por aceite y aire. El mismo que monta la Commando 861. Rinde 80 CV.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Edu Cos

Fotos:

Mark Manning

Publicado el 16/07/2015

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #109: ¡Harley Davidson LiveWire y Triumph Street Triple 2020!

En este nuevo número de Moto1pro probamos la Harley Davisdon LiveWire, que con su potente motor eléctrico no deja indiferente a nadie. Probamos también otra de las novedades del año la Triumph Street Triple RS. Probamos a también a fondo la Honda CB500X, una trail asfáltica muy polivalente. Además, viajamos a Estocolmo para conocer más sobre MIPS, el sistema de protección incluido ya en muchos cascos. También nos damos un paseo por el Revival Cafe. Además claro, de nuestras secciones habituales…