Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

Prueba - Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

Macbor ha irrumpido en el sector de las trail medias para el A2 con la Macbor Montana XR5. Si ya quedamos prendados en la presentación, hoy te la mostramos al detalle.

Pipe Hinojosa
Javier martínez
25/01/2021
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Pipe Hinojosa
Javier martínez

25/01/2021


ASPECTOS POSITIVOS

Versatilidad
Posición de conducción
Asiento magnífico

ASPECTOS NEGATIVOS

Maneta embrague no regulable
Vibración a velocidades ilegales
Piñas de aspecto pobre

Cilindrada

471cc

Motor

2 cil. EFI SOHC

Potencia

47 CV a 8.500 rpm

Peso

178kg

Carnet

A2

Precio

6.499 €

Ver ficha técnica completa

El mes de septiembre pudimos probar (pinchar aquí) la Macbor Montana XR5 por primera vez. La expectación era alta, por cuanto es la primera moto española de media cilindrada desde la aparición de la breve Derbi Mulhacén (2006), moto incomprendida por el mercado debido a una estética flat tracker adelantada a lo que ahora sí triunfa. Sin embargo, la Macbor Montana XR5 llega en el momento adecuado a un sector que bulle con numerosas alternativas para las trail de cilindrada media en general y las bicilíndricas de 500 cc en particular.

Podemos decir sin lugar a duda que las expectativas han sido superadas. Se da la circunstancia de que en el mercado hay alternativas con el mismo bloque motor. En un mundo plenamente globalizado desde hace ya muchos años, los fabricantes acuden a proveedores comunes en el que la gama de calidades es infinita. Aquí es donde Macbor ha querido marcar la diferencia, incorporando materiales y componentes de primera y ensamblados con una calidad de construcción supervisada en China por personal propio de Macbor.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

A fondo

La competencia es feroz, por eso es de agradecer la apuesta de Macbor por la calidad, un atajo eficaz en la búsqueda del éxito. Porque no solo se traduce en fiabilidad de los componentes, sino también en ligereza del conjunto. Hemos dicho que comparte motor (bicilíndrico de 471 cc DOHC) con otras alternativas del mercado, todas ellas inspiradas en la fiabilidad demostrada del bicilíndrico en línea de 500 cc de Honda y que casi roza los 48 CV de límite para los usuarios del carnet A2. Pero va más allá en términos de parte ciclo, incorporando referencias impropias en un trail media, como es la regulación total (hidráulicos y precarga) en sus suspensiones Kayaba, o que el amortiguador trasero incluye bieletas progresivas, no vistas en motos trail de mucho fuste que doblan a la Macbor Montana XR5 en cilindrada y casi triplican en precio.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

El equipamiento de frenos también es sobresaliente, destacando el doble disco delantero flotante wave con pinzas Nissin de doble pistón. Detrás monta un disco, también con pinza Nissin, pero sencilla. El resto del tren rodante lo corona unas llantas de aluminio Akront de radios exteriores para rodar con neumáticos sin cámara. Monta unos Metzeler Tourance de serie de muy buen agarre en carretera y aptos para “trailear”, que no trialear.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

Sorprendente capacidad de frenada

El calibrado de la frenada es excelente, pues a pesar de la espectacularidad de la propuesta (los dos discos son de 300 mm), dispone de progresividad en tacto y en  mordiente, muy apropiado para el uso mixto campo/carretera. Pero lo que es realmente útil es el poder desconectar el ABS a voluntad, ya sea en ambas ruedas o solo en la trasera. Detalles así muestran que la Macbor Montana XR5 no es una suma de componentes de buena calidad, sino que detrás hay un diseño enfocado obsesivamente en el usuario. Prueba de ello es que si te pones a investigar, te das cuenta de que el empeño de Macbor va más allá de lo que se ve. Los bujes de la rueda, por ejemplo; están construidos en un aluminio ultraligero que garantizan durabilidad y menos peso. Una ligereza (179 kg) por encima (o más bien por debajo) de la de sus rivales más directos del segmento trail. El uso de aluminio es profuso en muchos más componentes, como manillar, tija de dirección, basculante, estriberas y parrilla trasera. El bastidor está realizado en una aleación de acero especial un 15% más ligero que el convencional, pero un 40% más resistente.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

Ya os comentamos en la primera prueba la capacidad de la Macbor Montana XR5 para rodar suave y para rodar deprisa. Hemos podido volver a disfrutar de las capacidades dinámicas, incluso un poquito mejor que entonces. En esta ocasión la unidad de pruebas no incluía las maletas y el baúl de aluminio que Macbor ofrece a mitad de precio como oferta de lanzamiento. Si ya me pareció ligera la moto en aquélla primera prueba, la sensación es asombrosa sin ellas. Quizá también ayuda a ello el aspecto visual, pues en tramos abiertos pude constatar que la mejora aerodinámica es notable. Sin ser perfecta, la protección de la pantalla en su posición más alta (mido 1,78), junto con los puños y el encajonamiento de las piernas en el depósito, permiten rodar con lluvia ligera sin apenas mojarte.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

La ergonomía de la moto está muy estudiada. Dependiendo de la moto de la que provengas, es posible que en un principio sientas que los estribos están un poco adelantados, pero basta que hagas unos pocos kilómetros para darse cuenta de que la posición está cerca de ser perfecta si lo que buscas es una moto para hacer muchos kilómetros. No me cansaré de decir que tiene el asiento de serie más cómodo de todas las motos que he probado el último año. Eso es mucho decir en una moto disponible desde 6.499€. Su altura al suelo es de 840 mm, pero la cifra no debe asustar, porque la moto es realmente estrecha conforme el asiento se junta al depósito, pudiendo llegar al suelo con las dos plantas con facilidad. Moviendo la moto en parado o subiéndola al caballete (también de serie, ¡también de aluminio!) es cuando se vuelve a agradecer la ausencia de kilos de más. No obstante se ofrece como opción un asiento 20 mm más bajo que no hemos tenido ocasión de probar, pero que seguro que se restan de su maravilloso mullido.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

Viajando acompañado

Macbor también ha pensado en el pasajero. Dispone del mismo mullido y los estribos están situados a una altura muy confortable para largas tiradas. Las agarraderas de enorme tamaño están comunicadas con la parrilla posterior en la que se puede instalar el equipo de maletas propuesto por Macbor o cualquiera del mercado de accesorios, proporcionando al pasajero un respaldo donde descansar la espalda. Debajo de su asiento hay un pequeño compartimento en el que cabe la documentación (doblada) y la herramienta de serie. No podrás colocar nada más.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

Estéticamente la moto está muy conseguida, aunque es cuestión de gustos. No es un dechado de originalidad, pues se pueden observar detalles que recuerdan a otras motos, como las barras que rodean al faro (BMW R 1250 GS) o el mismo faro (Honda Crosstourer), que por cierto es full LED, al igual que los intermitentes. La moto rebosa “estilo Adventure” a través de las sólidas defensas que rodean al depósito, abrazan el cárter o cubren las manos. Tuvimos oportunidad de probar que funcionan en una caída (leve) en campo en el que apenas se rozó el cubremanos izquierdo. El resto de la moto quedó impoluta.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

La moto es parca en consumo, siendo difícil ver los 4 l/100 km en el ordenador de a bordo. Con los 20 litros de capacidad de que dispone el depósito de combustible tendrás que hacer más de 400 kilómetros antes de repostar, abundando en sus cualidades ruteras. Es evidente que, aunque es capaz de soportar cruceros ilegales en autopista por motor y ergonomía, es en las carreteras secundarias (y de ahí para abajo) donde disfrutarás de la esencia de la moto, capaz de llevarte a donde te propongas.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

Estarás pensando dónde está el truco. Evidentemente hay aspectos que penalizan en la búsqueda de la mejor relación calidad-precio y son básicamente visuales. El panel de instrumentos es completísimo, pero de aspecto un tanto “plasticoso”; lo mismo le ocurre a las piñas. Eso no significa que el funcionamiento no sea bueno. Consta de un tacómetro analógico (al final son los que mejor se leen) junto a una pantalla LCD a cuyos lados se informa del nivel de combustible y la temperatura del agua. De izquierda a derecha y de arriba a abajo, se puede leer reloj horario, marcha engranada, autonomía restante, consumo medio e instantáneo, odómetro total y parcial, velocidad y ¡altímetro!. Puede que sea más anecdótico que útil, pero os aseguro que funciona, al casi coincidir con las cotas que se leen en la sierra madrileña. Debajo del altímetro está el testigo de los dos modos de motor, sport y safe, si bien no hay mucha diferencia entre ambos, al menos en seco.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

Los espejos son funcionales por ubicación, ángulo de visión y vibraciones, pero la imagen se deforma un poco en los extremos del espejo, quedando una sensación un poco agridulce. La maneta del embrague no es regulable, pero la de freno sí, un aspecto a revisar (pensando en el público femenino), en una moto que sorprende más por lo que tiene más que por lo que falta. Pocas más pegas se pueden poner. El tapón del depósito cuenta con cerradura y bisagra, como debería ser en cualquier moto de serie. A ambos lados del velocímetro hay sendas tomas, una para 12V y otra para USB, para alimentar todos los gadgets que quieras instalar en el ancho manillar de duraluminio.

Pensarás que una moto así no tiene más remedio que triunfar. Y estás en lo cierto; Macbor está atendiendo multitud de pedidos de la Macbor Montana XR5, por la sencilla razón de que se nota que la moto está pensada en el usuario y eso el mercado, inapelable, también lo nota. Por poner un símil, como el cronómetro en las carreras.

La moto al detalle...

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Motor

Suave y elástico, responde bien en toda la gama de revoluciones. Las vibraciones aparecen a alto régimen en los estribos. Está convenientemente protegido por una placa de duraluminio.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Piñas

Con aspecto sencillo y estándar, responden correctamente.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Panel de instrumentos

Dispone de mucha información, pero no se puede acceder a ella manejando las piñas. Hay que apartar las manos del manillar.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Asiento

Puede que no sea el más bonito del mundo, pero sí el más cómodo. Para hacer kilómetros sin parar.

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Estriberas

Cubiertas de goma para conductor y pasajero, están situadas pensando en el confort de ambos.

Galería de fotos

Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario
Macbor XR5 al detalle: Pensando en el usuario

Pipe Hinojosa

Pipe Hinojosa

Después de muchos años en el sector audiovisual y trabajando como freelance para distintas marcas y medios, ahora disfruto de mis dos pasiones, las motos y la comunicación, en Moto1pro, la primera web de motociclismo digital en español.

Relacionados

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #127: Crossover

En el número 127 de Moto1Pro te ponemos a prueba. ¿Sabes qué es una Crossover? No solo te lo contamos sino que te mostramos cómo está el panorama crossover actual. Además, probamos la BMW S 1000 XR y la Ducati Multistrada V4. Nos equipamos con la Chaqueta Macna Empire NE y viajamos al pasado con el Shoei Glamster. Ponemos a prueba los neumáticos crossover Dunlop Mutant y te traemos la Yamaha YZ 250 de Pol Tarrés ¿Quieres más? Mete 1ª que ¡Arrancamos!