Moto1pro
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino

Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino

Voge, la marca del fabricante chino Loncin, lanza su propia versión del scooter 400 cuya mecánica es pariente de los BMW C400, con un precio cañón de lanzamiento
Facebook
Twitter
Whatsapp
Jaime de Diego
26/02/2023
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Facebook
Twitter
Whatsapp
Jaime de Diego

26/02/2023


ASPECTOS POSITIVOS

Equipamiento y precio
Motor enérgico y suave
Estabilidad y ergonomía

ASPECTOS NEGATIVOS

Control de tracción algo sensible
Hueco con “forma” para cascos (pierde volumen)
Manetas no regulables, parabrisas manual

Cilindrada

349cc

Motor

1 cil. EFI SOHC

Potencia

34 CV a 7500 rpm

Peso

214kg

Carnet

A2

Precio

5789 €

Ver ficha técnica completa

Voge, la marca propietaria del potente fabricante chino Loncin, no esconde el origen de su nuevo scooter: procede del desarrollo de los “alemanes” BMW C400X y C400GT, que fabrican para ellos (de ahí las comillas), una colaboración que dura ya dos décadas con otros modelos. De hecho tanto el propulsor como el chasis del Voge SR4Max son compartidos con los modelos germanos, y pensamos que acertadamente han diseñado un scooter a medio camino del “naked” C400X o del turístico C400GT. El Voge SR4Max es un scooter sport-turismo cuyo precio es irresistible: 5789 euros con 5 años de garantía (es el de lanzamiento que pasará a 6289 euros, todavía bien por debajo de sus “parientes” alemanes).

Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino

Voge SR4Max: 34 CV y 214 kg

La mecánica de este scooter es pues una vieja conocida de quien conozca los BMW C400: un motor monocilíndrico de 349’8 cc que curiosamente no apura la cilindrada supuesta en su nombre, es un 350, no un 400. De moderno diseño, lleva eje de equilibrado y un árbol de levas en culata con 4 válvulas y ofrece una respetable potencia de 34 CV a 7500 rpm, es decir en línea con lo mejor de la categoría: aparte de los BMW, el KYMCO Xciting 400 y el SYM MaxSym 400 lo igualan en potencia y aventajan ligeramente en par máximo.

Un rígido bastidor en tubos de acero de secciones redondas y cuadradas sujeta una horquilla con barras de 35 mm delante y una suspensión tradicional (motor portante) detrás, y por diseño impide contar con plataforma plana (gana rigidez y deja espacio al depósito de gasolina, de 12,8 litros). El peso sube hasta los 214 kg, como el BMW GT (el minimalista “X” pesa 8 kg menos), y se explica por un equipamiento muy bien dotado: como puedes ver el carenado es deportivo pero amplio (protege bien), con un asiento que acoge muy bien al piloto y también bien al pasajero. Debajo del asiento hay un hueco grande, cuyo volumen queda un poco comprometido por la manía de ponerle “formas” de casco al fondo. Está bien si cabe un casco, o dos (integral y abierto aquí), pero es mejor dejar el mayor espacio posible, aunque sea de formas cuadradas o irregulares, y así nos cabe una mochila o portátil medio (ahora, no).

Sí contamos con sendas guanteras frontales, cuyo cierre es centralizado con el contacto, y que disponen de toma de mechero (12 V) y USB. Y otra cosa: ranura para tarjeta microSD… para la cámara frontal. ¡Sí! Me alegra esta novedad mucho y algún día todas las motos tendrán una: aparte de para subir rutas a las redes sociales, es algo que puede ser vital en caso de accidente, dando testimonio de lo que pasó. Otra cosa que todas las motos tendrán algún día son manetas regulables… pero por desgracia en este Voge no es así. Sí que tiene otro “imprescindible”: freno de mano con un ingenioso sistema de bloqueo de la maneta izquierda. La pantalla parabrisas es grande, pero deberás decidir en qué posición la dejas (se hace con herramienta), para mí en la alta (como ves en las fotos) era ideal.

Pero de poco más me puedo quejar, la llave electrónica funciona perfecta (y tiene oculta una mecánica si algo fallara) y la pantalla TFT ofrece buena información, incluso de las presiones de los neumáticos (genial). Por cierto un excelente detalle montar de serie Pirelli Angel Scooter: pocos cambian los neumáticos de su scooter y contar con “gomas buenas” de entrada es garantía de comportamiento y seguridad (lleva 15 pulgadas delante y 14 detrás como los BMW claro). La frenada va bien servida (dos discos de 265 mm delante con pinzas radiales JJuan) y además de ABS contamos con control de tracción, que en un scooter de estas prestaciones es una ayuda bienvenida con suelo resbaladizo (el embrague y variador no permiten “jugar” como en una moto de marchas). Todas las luces son LED (la de freno con indicador de emergencia y del control de tracción distrae demasiado) y me gustó que las frontales iluminan bien y te hacen visible. Tiene hasta “luz de curva”: al encender el intermitente activa otro LED hacia ese lado (buena idea aunque muy urbana).

En marcha: buen equilibrio

A muchos nos parecía que entre los BMW C400X y C400GT faltaba algo intermedio, ni tan desnudo (y poco agraciado) como el X ni tan relativamente voluminoso en ciudad como el GT. Pues aquí lo tenemos: el Voge SR4Max está más en línea con el GT pero siendo algo más compacto y, claro, con un precio mucho más asequible. Incluso disponen de una financiación atractiva con entrada de 1800 euros y 72 cuotas de 69 al mes… Pero precio aparte, lo cierto es que nos convenció en marcha este Voge: el motor y chasis eran conocidos y se han equipado bien, así que sin sorpresas el motor tira con suavidad (más que otros 400 algo bruscos) pero bastante energía, me parece que está más en línea con los Honda (Forza y ADV 350) aunque corre un poco más.

Dos cosas curiosas nos pasaron, que no sé si serán tema de primeras unidades: a veces entraba el control de tracción de forma imprevista (incluso en recta en autovía), quizás el cálculo está ajustado demasiado “fino”, y por otro lado la luz de freno era demasiado activa (no había que frenar muy fuerte para activar la “emergencia”).

El comportamiento en marcha es muy neutro, es decir que es ágil y no presenta complicaciones si llegamos a una curva más rápido de lo que pensábamos. Para mis 1,82m me resultó cómodo con todo a mano, y los menos altos de esta primera prueba por Valencia no se sintieron incómodos a sus mandos, llegando correctamente al suelo (el asiento está a 761 mm y la plataforma tiene “recortes” donde pasan las piernas hacia el suelo). De momento solo se trae en colores blanco y negro, y el precio de 5789 euros no sabemos cuánto durará, pero parece que Voge con este scooter tiene otro éxito entre manos…

La moto al detalle...

Cuadro de instrumentos
Cuadro de instrumentos

El cuadro es una pantalla TFT color de buen tamaño y visibilidad, ofrece dos diseños (ambos claros) con información, y puede representar la pantalla del móvil (Bluetooth). Bien.

Luces full LED
Luces full LED

Las luces son todas LED: el piloto trasero es visible y llama la atención cuando frenamos (un poco) fuerte. Delante se combinan pilotos "de día" con luces potentes de noche e incluso luces cuneteras que se activan con los intermitentes.

Asiento
Asiento

Alargado como es costumbre en scooter, al abrirlo se queda arriba sin sujetarlo gracias a un amortiguador (bien). Cómodo y no muy alto, especialmente bueno para el piloto.

Hueco bajo el asiento
Hueco bajo el asiento

Es voluminoso (declaran 41 litros) y lo sería más sin los plásticos interiores que imitan la forma de un casco. Cabe un integral detrás y uno abierto delante, pero sin eso cabría una mochila mayor...

Guanteras
Guanteras

Dos guanteras de buen tamaño que se quedan cerradas con la cerradura centralizada (muy bien). Además hay toma de 12V/USB y en la derecha la ranura para la microSD de la cámara frontal.

Parabrisas
Parabrisas

La pantalla tiene buen tamaño y forma (desvía bien el aire/frío) pero en cuál de las dos posiciones la dejamos hay que elegirlo en casa (hace falta herramienta).

Galería de fotos

Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Prueba Voge SR4Max: un scooter con ADN alemán y precio chino
Josep Armengol

Apasionado de las motos, los aviones y la tecnología, llevo más de 30 años viviendo "desde dentro" la información del mundo de la moto en los mejores medios: ahora, en Moto1Pro.

Relacionados