Yamaha Tracer 700
Prueba Yamaha Tracer 700: evolución trail

Yamaha ha presentado la Tracer 700, una moto que completa la gama Sport-Touring de la marca y que abre la puerta a los usuarios con el carnet A2 que quieran iniciarse en el mundo de los viajes de media-larga distancia con una trail ligera, accesible y manejable.

Autor:
Nacho Aróstegui
Foto:
Alessio Barbanti
Publicado el 05/07/2016
Yamaha Tracer 700

ASPECTOS POSITIVOS

Agilidad
Peso
Frenos

ASPECTOS NEGATIVOS

ABS trasero
Manillar estrecho

No hay montaña suficientemente alta para la Tracer 700, la última trail de Yamaha. La hemos podido probar a fondo por las carreteras que recorren las imponentes montañas de Los Dolomitas, en Italia y solo podemos decir que, aunque fue un viaje express, mereció la pena cada segundo que estuvimos disfrutando de las vistas.

La lógica manda

Si hay algo claro, es que el mercado está evolucionando. La demanda, cada vez mayor, de los usuarios de motos más lógicas y prácticas es evidente y las marcas lo saben. Es una tendencia clara y no hay más que ver las cifras y darse cuenta que el scooter manda en la ciudad y las motos tipo trail están subiendo posiciones en cuanto a ventas se refiere. La Yamaha Tracer 700 entra dentro de este mercado, completando la gama Sport-Touring de la marca, categoría en la que se encuentran su hermana mayor Tracer 900 y la FJR 1300 y situándose como la trail más ligera, manejable, accesible y fácil de conducir para los nuevos usuarios del carnet A2 que quieran una moto con carácter.

Si bien es verdad que la Tracer 700 es un modelo nuevo, la base de la que parte es más que conocida, pues deriva de la Yamaha MT-07. Con algunos cambios estéticos y técnicos, se convierte así en una evolución trail de la versión naked. Lo más destacable es el carenado, que recuerda mucho a las líneas de la Tracer 900 con el doble faro y líneas agresivas. Incorpora además unos cubremanetas que hacen a la vez una función estética y de corta viento para mayor comodidad. El tarado de las suspensiones, algo más duro que en la MT-07, se ha modificado para adaptarla a un uso más rutero y el basculante se ha alargado 50mm para otorgar mayor estabilidad al conjunto. Además el manillar ha subido gracias a unas torretas para una posición más cómoda para viajar. Tanto el desarrollo como la fabricación de esta nueva Tracer 700, se ha realizado en Europa, una de las causas que favorecen el precio contenido de la moto.

El precio de la Yamaha Tracer 700 es de 7.899€

Conociendo los precedentes de su orígen, la MT-07 y su hermana mayor, la Tracer 900, no podíamos esperar más para conocer el comportamiento de esta Trail ligera. Al subirme a ella, la primera impresión es buena, una moto cómoda, con un asiento estrecho y mullido y una altura suficiente para llegar bien al suelo con los dos pies. El manillar, algo estrecho para mi gusto, te permite colocarte en una posición natural y erguida con la que no te cansarás con el paso de los kilómetros. Como siempre que me subo a una moto nueva o desconocida, toqueteo todos los botones posibles. Esta moto tampoco tiene muchos, un par en el cuadro de instrumentos para ver la diferente información y los botones que incluye la mayoría de motos. No existen mapas de potencia, modos ni nada por el estilo, como en su hermana mayor, así que arrancamos la moto y ponemos rumbo a las alturas.

Yamaha Tracer 700

Dolomitas y Tracer 700, diversión asegurada

Los primeros kilómetros que recorrimos lo hicimos atravesando pueblos a un ritmo lento, donde aprovechamos para probar el cambio. Una relación de marchas acorde a una moto de este tipo que permite circular en marchas largas, aunque el tacto era algo duro. Gracias a un motor bicilíndrico de 75 cv, el cambio de marchas se puede hacer a bajas vueltas y no tendrás problemas para salir de las rotondas o algún badén en una marcha más larga de lo normal. Es una potencia más que suficiente para superar los límites permitidos de la vía y comedida para no echar de menos ningún tipo de ayuda electrónica.

A medida que fuimos avanzando, ascendíamos y con ello aumentaban las curvas, el ritmo y por supuesto, la diversión. Los pocos kilómetros que recorrimos antes bastaron para sentir que conocía la moto a la perfección, era como si llevase usando esa moto durante meses. Una vez metidos de lleno en las carreteras reviradas y en las curvas, comprobamos de qué es capaz esta "pequeña" Tracer.

Enlazar curvas con esta moto fue una verdadera delicia. Con un par a bajas vueltas suficiente para traccionar desde velocidades bajas y sin necesidad de bajar de marchas. Sale más que de sobra acelerando con decisión y sin miedo a que la rueda trasera patine. En cuanto a la frenada, es contundente, como las motos de la familia MT y Tracer, a pesar de no llevar pinzas radiales. Dos dedos en la maneta son suficientes para detener la moto con firmeza y con la seguridad que proporciona saber que está el ABS (de serie) por si frenamos en exceso. Funciona a la perfección, entrando justo en el momento oportuno para no tener ningún susto. Incluso llegué a levantar la rueda trasera antes de que el ABS entras en funcionamiento. El freno trasero apenas lo utilicé, puesto que el ABS salta con demasiada facilidad y no te permite jugar con él en las frenadas. Las suspensiones han mejorado con respecto a la MT-07, siendo algo más duras como he comentado antes, hacen la moto más estable y firme sobre el asfalto, siendo más cómoda en carretera y en las curvas, pero algo menos en las zonas bacheadas.

Si algo destaca esta moto es por su agilidad, gracias entre otras cosas a su reducido peso (196kg llena) en comparación con sus competidores. La tracer 700 hace realmente fácil la entrada en las curvas y en mitad de ellas, te da mucha confianza. Los Michelin Pilot Road 4 que monta de serie aguantaron todas las exigencias, incluso al final de la ruta, donde nos pilló por sorpresa la lluvia. Fue inevitable mojarnos, a pesar de la buena protección aerodinámica que ofrece el carenado y la estrecha cúpula, ajustable en altura de forma manual. Toda la ruta, de principio a fin, la realizamos con el mismo depósito. Con una capacidad de 17 litros te asegura una autonomía de unos 300 km aproximadamente.

Las exigencias de la ruta, en la que hubo mucha carretera revirada y muchos cambios de ritmo, hizo que el consumo subiera a 5,5 l/100km, una cifra que seguro se puede bajar llevando una conducción más tranquila. Esta información la facilitaba un completo cuadro de instrumentación, con odómetro, marcha engranada, hora, parcial o consumo medio e instantáneo. Eché de menos un botón en la piña para poder cambiar la información, ya que solo dispone de botones en el propio cuadro y te obliga a soltar la mano del manillar.

En definitiva, la Yamaha Tracer 700 es una moto práctica, para todo tipo de usuarios, tanto para los que se acaban de sacar el carnet A2 y quieran explorar todo tipo de carreteras, como para los que tengan más experiencia y quieran una moto lógica para todo uso, el día a día, escapadas de fin de semana o viajes largo. Una moto muy polivalente y a un precio muy comedido que pondrá muy difícil las cosas a sus competidoras.

Yamaha pone a disposición del cliente una serie de accesorios para añadir a la Tracer 700 para darle un toque más rutero y hacer más cómodos los viajes, así como puños calefactables, maletas laterales, top case, barras de protección o una cúpula más alta, todos los accesorios disponibles en su catálogo.

Esta moto estará disponible en este mismo mes de julio a un precio de 7.899€ y en tres colores diferentes, rojo, azul Yamaha y negro mate.

Detalles de la moto

Yamaha Tracer 700

Recordando a su hermana mayor, la Tracer 900, cuenta con unas líneas agresivas que la hacen más imponente de lo que es en comportamiento, una moto suave, dócil y realmente manejable. El doble faro delantero con la cúpula estrecha estiliza y aligera mucho el frontal. Además los paramanos, aparte de proteger del viento, le dan aspecto deportivo y rutero. El colín sigue las líneas de la gama MT, con un asiento de doble altura.

Yamaha Tracer 700

La combinación de un asiento cómodo pero estrecho, las estriberas bajas para llevar relajadas las piernas y un manillar alto consigue que el piloto adopte una postura natural en la que ninguna parte del cuerpo va forzada, algo que ayuda a recorrer kilómetros sin fatigarse.

Yamaha Tracer 700

El motor de la Tracer 700, heredado de la MT-07, es el denominado CP2, un bicilíndrico de 75 cv con un par que permite rodar cómodamente a bajas vueltas sin traqueteos. Salir de las curvas en marchas largas y que la moto traccione es una de las virtudes de esta moto que garantizan la diversión.

Yamaha Tracer 700

El carenado de la Tracer 700 no es precisamente voluminoso, pero gracias a un cuidadoso diseño y detalles, como los cubremanos, la protección aerodinámica es suficiente para que el aire no moleste a velocidades legales. Un frontal ancho y una cúpula estrecha pero regulable en altura hará que no tengas problemas en recorrer kilómetros sin molestias, independientemente de tu altura.

Yamaha Tracer 700

Uno de los fuertes de esta moto son los frenos. Con un disco de 282mm y una pinza de 4 pistones, solo hacen falta dos dedos para detener la moto de forma segura. El ABS (de serie en este modelo) actúa de forma muy eficaz en la rueda delantera, pero no tanto en la trasera, siendo demasiado intrusivo.

Yamaha Tracer 700

Las suspensiones han sido modificadas partiendo de la base de la MT-07. Ahora tienen 130 mm de recorrido y son más suaves y turísticas. Una de las razones es para poder aguantar mejor el peso si decidimos cargar la moto con las maletas o llevar pasajero y equipaje.

Yamaha Tracer 700

Ahora es 50mm más largo que el de la MT-07, proporcionando así más estabilidad a la moto.

Yamaha Tracer 700

La información del cuadro de instrumentación es muy completa, aunque algo complicado llegar a ella en marcha, ya que te obliga a soltar una mano del manillar. Dispone de una pantalla LED con odómetro, parcial, hora, velocidad, tacómetro digital, consumo medio, consumo inmediato, marcha engranada y temperatura del motor.

Texto:

Nacho Aróstegui

Fotos:

Alessio Barbanti

Publicado el 05/07/2016

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #103: KTM vs Honda ¡Duelo Naked!

En el nuevo número de Moto1pro enfrentamos a las Naked de cilindrada media de Honda y KTM, la KTM 790 Duke y la Honda CB 650 R. También asistimos a las presentaciones de las nuevas SYM HD 300 y Rieju Tango 2.0 y entrevistamos a los responsables de Marketing y Comunicación de Yamaha España en una jornada de E-MTB. Además, asistimos a un espectáculo de saltos sin comparación en el Nitro Circus, y en la sección Off-Road probamos la nueva gama de enduro 2020 de Husqvarna.