Moto1pro

Yamaha Tracer 9 GT+ y Niken GT: ¿las motos más seguras?

Yamaha lanza en 2023 dos nuevas versiones de sus Sport-Turismo con sistemas que mejoran la seguridad del piloto y lo hacen por dos caminos diferentes

Yamaha Tracer 9 GT+ y Niken GT: ¿las motos más seguras?
Facebook
Twitter
Whatsapp
Foto
Yamaha EU

fecha27/04/2023


Hemos probado las dos novedades para 2023 en el segmento Sport-Touring de Yamaha: la Tracer 9 GT+ y la Niken GT. Son dos motos, como su nombre indica, que combinan el carácter Sport (divertidas de pilotar y rápidas) con el Touring (cómodas para usar en viajes o día a día). Pero sobre todo son dos motos muy seguras: gracias a diferentes soluciones tecnológicas, permiten al piloto aplicarse en pilotaje deportivo en carretera, o viajar tranquilamente, teniendo márgenes de seguridad superiores.

Si algo va mal, estas motos nos ofrecen más posibilidades de dejar una situación de riesgo en anécdota y nada más. Tienen en común, además de esto, la nueva versión (2021 o Euro5) del motor CP3, con 890 centímetros cúbicos y 119 CV de potencia. Veamos qué y cómo consigue cada una ser más segura y a la vez más divertida de pilotar, pero ya te anticipo algo: la Niken lo hace con medios mecánicos y la Tracer 9 GT+ con electrónica...

Yamaha Tracer 9 GT+ y Niken GT: ¿las motos más seguras?

Yamaha Niken GT: la moto de tres ruedas

¿Cómo hacer una moto más segura en curva o frenadas? Aquí la solución de Yamaha es mecánica: con dos ruedas delanteras en lugar de una sola. El concepto Niken no es nuevo, esta moto de tres ruedas lleva unos cinco años entre nosotros, y de hecho esta nueva versión 2023 (que sólo está disponible como GT es decir con más equipamiento) solo cambia ligeramente respecto a la original. El chasis se adapta al nuevo motor, de dimensiones algo diferentes, la suspensión trasera también recibe modificaciones de matiz, y delante se mantiene ese tren doble con sendas horquillas y paralelogramo superior para poder inclinar hasta 45 grados.

La Niken no lleva IMU, su electrónica es relativamente básica con los modos de motor (respuesta y control de tracción) y por supuesto frenos con ABS (normal). La nueva pantalla TFT de grandes dimensiones es una de las novedades de su equipamiento (también maletas y pantalla ajustable en marcha a mano), pero aquí como decíamos obtenemos más seguridad en marcha gracias a ese excelente tren delantero doble. Cabe recordar que Yamaha no homologa la Niken como “triciclo” (carnet de coche B) y por lo tanto es necesario carnet de moto (A) para conducirla. Aunque el concepto es similar al de los scooter de tres ruedas (como el propio Yamaha Tricity) la Niken va un paso más allá tanto en prestaciones (recuerda los 119 CV del motor) como en firmeza de pisada.

En marcha, quien no la ha probado enseguida se sorprende por el tacto fácil y manejable de esta moto, gracias a sus geometrías rápidas, y también por su estabilidad a alta velocidad. Aunque es entre curvas cuando la disfrutas, como las bonitas rutas que recorrimos por Cerdeña con ella, con firme no siempre perfecto (a la Niken la de igual y a ti en cuanto tomas confianza también). Pilotar la Niken ofrece las sensaciones de una moto, inclinando para girar y acercándonos al suelo (hasta llegar con los avisadores, un poco antes de esos 45 grados), pero también tiene algo de las sensaciones de pilotar un coche deportivo: la moto va hacia donde mandamos con el manillar, dando una seguridad y firmeza de pisada tremenda de sus ruedas delanteras. El sistema de Yamaha asegura que la rueda interior y exterior giren ligeramente diferente para una trazada limpia sin reacciones extrañas más allá del límite del agarre de los neumáticos, que es muy alto.

Yamaha Tracer 9 GT+: inteligencia artificial

Un día después de rodar con la Yamaha Niken GT, volvimos a disfrutar de las rutas sardas a los mandos de la Tracer 9 GT+ y es curioso como algunas sensaciones fueron tan similares: esa sensación de seguridad, de que puedes buscar el límite de la moto (y tuyo) en cada curva, sin temor a que algo vaya mal… Pero aquí lo que Yamaha pone a nuestro servicio es muy diferente.

Si la Niken ofrece una solución mecánica, en la Tracer es electrónica, potente y refinada. Tenemos por supuesto una centralita inercial (IMU) a la que acompañan suspensiones electrónicas (Kayaba KADS), una unidad hidráulica con el ABS, la centralita del motor con acelerador electrónico, quickshifter, y la novedad del radar (MWR o Millimeter Wave Radar), además de una gran pantalla TFT para controlarlo todo. Gracias a todo esto la moto “sabe” si estamos circulando tranquilamente de paseo o viaje, si vamos más o menos inclinados, si aceleramos o frenamos… y se adapta a cada situación para ser más eficiente. El cambio rápido por ejemplo ahora permite reducciones en aceleración (antes solo cortando o frenando).

Las suspensiones tienen dos ajustes básicos, cómodo o enérgico, que no necesitan mucha explicación. Pero pasa del segundo al primero al accionar el control de crucero, por ejemplo, porque asume que vamos más relajados (así es). Además, cuando frenamos, endurecen la compresión delante (horquilla) para evitar un hundimiento excesivo. El ABS también reacciona según estemos inclinados y con buen agarre o empezando a deslizar… Yamaha consigue que todo el sistema funcione de forma muy “transparente” y fácil de ajustar con la pantalla, y nos podemos centrar en disfrutar a sus mandos como lo hice yo rodando más de 200 kilómetros por Cerdeña.

El radar tiene una función ya conocida en otras motos, y muchos coches, la del “crucero adaptativo”: elegimos velocidad y distancia con vehículo precedente, y los mantiene. Primera diferencia: para ajustar la distancia no hay que buscar menús, basta un toque al botón de la piña derecha (muy fácil). Segunda diferencia: además de esto, tiene una nueva función, como asistente de frenada (Radar Linked Unified Braking System o “UBS” en jerga Yamaha). Si estamos frenando y detecta que nos acercamos demasiado rápido a un objeto, la moto frenará más para ayudarnos, parar antes y evitar el riesgo. Nunca frenaría sola si detecta algo (sí avisa al piloto) pero “ayuda” a pararnos antes. Lo hace también si detecta el uso del freno trasero solo (pilotos inexpertos), que por cierto ha crecido en esta moto de 245 a 267 mm precisamente para ayudar a este sistema.

La verdad es que nos divertimos mucho rodando con las dos nuevas Yamaha Niken GT y Tracer 9 GT+ por Cerdeña, pero recordando esas jornadas es llamativo percibir la sensación de seguridad que transmiten estas motos, cosa que creía merecía ser destacado, por eso, y por cómo la marca japonesa ha conseguido con dos medios tan diferentes (mecánica y electrónica).

Yamaha Tracer 9 GT+ y Niken GT: ¿las motos más seguras?
Yamaha Tracer 9 GT+ y Niken GT: ¿las motos más seguras?
Yamaha Tracer 9 GT+ y Niken GT: ¿las motos más seguras?
Yamaha Tracer 9 GT+ y Niken GT: ¿las motos más seguras?
Yamaha Tracer 9 GT+ y Niken GT: ¿las motos más seguras?
Yamaha Tracer 9 GT+ y Niken GT: ¿las motos más seguras?
Josep Armengol

Apasionado de las motos, los aviones y la tecnología, llevo más de 30 años viviendo "desde dentro" la información del mundo de la moto en los mejores medios: ahora, en Moto1Pro.