Moto1pro
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas

Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas

Con una estética retro que gusta mucho o no gusta nada y una mecánica basada en las KTM 890 Adventure, la Norden 901 es la trail más polivalente que he probado

Josep Armengol
Javier Martínez
19/09/2022
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas
Josep Armengol
Javier Martínez

19/09/2022


ASPECTOS POSITIVOS

Comportamiento noble y ágil
Prestaciones y consumo motor
Auténtica trail “on y off”

ASPECTOS NEGATIVOS

Protección aerodinámica
Asiento algo alto

Cilindrada

889cc

Motor

2 cil. EFI DOHC

Potencia

105 CV a 8000 rpm

Peso

204kg

Carnet

A

Precio

14.349 €

Ver ficha técnica completa

La Husqvarna Norden 901 fue desvelada como prototipo en el ya algo lejano Salón de Milán de 2019 y ha llegado en 2022 al mercado. Aunque entraremos más en detalle, se trata de una moto que toma la base mecánica de las KTM 890 Adventure, con lo mejor de cada versión (R y normal) a lo que añade su propio toque estético y de equipamiento.

El resultado es una moto del más puro estilo trail, con un toque retro y una estética que a algunos gusta mucho (a mí) y a otros no convence, y además con un precio justo en medio de las dos KTM 890. Pero sobre todo me parece una moto que de verdad responde al espíritu trail original: buena para cualquier uso, capaz de rodar eficazmente por campo y una máquina de hacer curvas en asfalto, mejor cuando más roto y más cerradas sean esas curvas. Lo probé de primera mano en la RodiBook ¡un examen duro!

Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas

Con el ADN de las KTM 890

El motor LC8 (bicilíndrico en línea DOHC refrigerado por agua) de 889 cc y 105 CV es el mismo de las KTM 890 Adventure, y también comparte con ellas chasis (multitubular de acero, marca de la casa, y las suspensiones, WP Apex: horquilla con barras de 43 mm delante y amortiguador con fácil regulación de precarga detrás. Pero estas suspensiones tiene un recorrido justo entre la Adventure normal y la R, y en este caso monta ruedas de 21 pulgadas delante y 18 detrás (de radios pero sin cámara), equipadas de serie con Pirelli Scorpion Rally STR. Gomas que permiten apurar en asfalto, sin problema si está mojado, y que nos dejan llegar muy lejos fuera del asfalto (pero si insistimos con eso, lo suyo sería montar tacos o las Rally sin STR de Pirelli).

La electrónica también es compartida, con cambio rápido, los modos de marcha Street, Rain y Off-Road (más un Explorer opcional ajustable que no descubrí), y lleva IMU Bosch o sea que el ABS funciona en curva y la electrónica del motor “sabe” cómo está la moto para ayudarte mejor. Tiene control de crucero, importante para su faceta viajera, por cierto muy sencillo de manejar. Y otra cosa que me gustó mucho: el ordenador de a bordo calcula muy bien consumos y autonomía. Pero cuidado, no es alarmista sino realista, y cuando dice que te quedan menos de 20 kilómetros, hazle caso… reposté una vez 18’7 litros (y caben ¡19!). La pantalla tiene diferente presentación a las KTM (me gusta más ésta) y es fácil ajustar los menús y opciones.

La posición no estoy seguro si es igual a las KTM o no, pero sí sé que es cómoda si eres alto (yo mido 1’83m). El asiento es muy cómodo (lo subrayo) aunque está algo alto (854 mm dicen), yo dejé la precarga al mínimo y llegaba justito al suelo. Estaba como digo muy cómodo a sus mandos: las distancias al manillar y pedales son perfectas (y ajustables). Ya que estamos con el factor comodidad, dos críticas ambas de cara a la faceta viajera (por autovías, no entre curvas). La pantalla es corta y no ajustable: si mides más de 1,70 el aire te molestará en casco y hombros, una parte de mi viaje con ella fue con viento de cara y… “mal”.

La otra es que también en ese ambiente (autovía) llegan vibraciones del motor al manillar: en velocidades entre 130 y 150 km/h acabas con hormigueo en las manos salvo que lleves guantes muy gruesos (quizás deben revisar los contrapesos internos o añadir externos). Son -parece- cosas de las bicilíndricas de ahora, por mucho eje de equilibrado que lleven. Por cierto el desarrollo en sexta está bien, algo largo (25 km/h cada 1000 rpm), así que a esos cruceros vas entre 5 y 6000 vueltas. Visto cómo va yo quizás lo alargaría otro poco si fuera mi moto, pero en campo seguramente sería lo contrario (acortar) o dejarlo así, un buen equilibrio.

Husqvarna Norden 901, la máquina de hacer curvas

Lo comenté más arriba, los días que tuve la Norden además de mi uso habitual o la sesión de fotos, viajé hasta Viella (600 km) y allí participé con ella en la RodiBook (On Road Pro): te puedo decir que fueron 700 km hechos a (muy) buen ritmo y tardé más de 12 horas… así que imagina qué carreteras, puertos y demás afronté a sus mandos. Pese al buen ritmo, el motor permite usar marchas algo largas (paellas en 2ª e incluso 3ª si la dejas correr) y eso ayuda a su excelente consumo, en torno a 4 litros en este ambiente. Con sus 19 litros (no sé por qué no tiene 20 como las KTM) la autonomía es sobresaliente (400 km sin problema). En autovía, que no es su ambiente como comenté antes, sí puedes llegar o superar los 5 sin jugarte puntos del carnet.

Pero lo que enamora de la Norden, estética aparte, es su comportamiento. Han conseguido una geometría perfecta, la moto es estable y muy ágil, totalmente neutra inclinada con estos neumáticos a sus presiones correctas (es bueno subrayar esto). Ayuda que sea ligera, desde luego. Si necesitas tocar el freno delantero, no tiende a abrir trazada, y de hecho entre eso y el ABS moderno descubres que no necesitas “timonear” con el freno trasero para redondear trazadas. Excelente.

En esas 12 horas y 700 km te aseguro que era muy fácil pasar algún apuro, cansancio aparte, o tener algún susto… pero no, siempre pude mover la moto a mi antojo y colarme por donde quería. También descubrí que el modo Rain es quizás muy conservador, más para uso diario en ciudad (con lluvia): en carretera, incluso con asfalto roto y mojado, con el Street podía acelerar con ganas y la moto controlaba las (discretas) derrapadas que en algún caso provocaba eso. Entre eso y el “seguro” del ABS, la verdad, mentalmente te puedes concentrar más en el pilotaje y vas más seguro, rápido o no. Sí, la Norden es una máquina de hacer curvas, pero parece sobre todo una gran moto para cada día, aunque es algo contradictorio que sea alta de asiento pero luego la pantalla sea bajita.

La moto al detalle...

Cuadro de instrumentos

Pantalla a color que podría ser algo mayor pero se lee y configura bien. Lo que ves es el resultado de tres días de viaje: ida y vuelta a Viella por autovía “ligerito” y 700 km de RodiBook (así baja el promedio).

Tapón gasolina

Tradicional, con llave y articulado. El depósito recibe 19 litros (¡doy fe de que al menos caben 18,7 sin quedarme tirado!) y como gasta poco llegas lejos.

Luces

Buen diseño del faro “clásico” redondo, que en realidad esconde varias luces LED para posición, cortas y largas. Genial los “antinieblas” de serie, que claramente ayudan a que te vean más.

Protecciones

La Norden lleva un ADN muy campero y de ahí sus ruedas de 21+18 pulgadas o las protecciones del motor: así si “te metes en líos”… no te meterás en líos. Bien.

Asiento

Buena sorpresa con este asiento: cómodo de verdad, y pasé muchas horas ahí sentado. Además se puede colocar más bajo (aún así queda alto) y el del pasajero también es cómodo. Bravo.

Ajuste suspensión trasera

Ese pomo facilita el ajuste de la precarga trasera (y con ello la altura). No me cansaré de pedir que todas las motos tengan algo así de accesible y fácil… En la foto se ve el sensor (sin contacto) del cambio rápido por cierto.

Frenos

De origen J.Juan (españoles) las pinzas radiales delanteras me dieron siempre buen tacto y potencia, y el trasero tacto cuando lo necesité. El ABS funciona muy bien (y se puede desconectar para campo).

Galería de fotos

Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas
Prueba Husqvarna Norden 901: una máquina de hacer curvas

Josep Armengol

Moto1pro
Josep Armengol

Josep Armengol

Apasionado de las motos, los aviones y la tecnología, llevo más de 30 años viviendo "desde dentro" la información del mundo del motor en los mejores medios: ahora, en Moto1Pro.

Relacionados