Moto y lluvia

6 trampas urbanas que debes evitar al conducir la moto con lluvia

Las calles de nuestras ciudades están llenas de trampas que nos pueden poner en peligro cuando circulamos en moto, sobre todo si ha llovido y la calzada está mojada. Con estos consejos para conducir una moto con lluvia podrás estar prevenido para evitarlas.

Autor:
Redacción Moto1Pro
Foto:
Honda, Tucano Urbano, Archivo
Publicado el 22/01/2020
Moto y lluvia

Las motos y la lluvia no tienen fama de ser buenos amigos, pero sin embargo las motos son precisamente la mejor herramienta para abrirse paso cuando la lluvia colapsa el tráfico de las ciudades. Eso sí, tan importante es saber cómo equiparse debidamente para no mojarse como saber adaptar nuestra conducción en moto con lluvia para hacerlo de la manera más segura posible.

Con el asfalto mojado la adherencia de los neumáticos de nuestra moto se reduce, y eso es un problema cuando solo tenemos dos ruedas. Es fundamental que los neumáticos de la moto estén en perfecto estado y con las presiones adecuadas, pero incluso así parece que las ciudades tienen repartidas por sus calles un buen número de trampas que se vuelven especialmente resbaladizas y peligrosas cuando la lluvia hace acto de presencia.

Por eso, y para que no te pille desprevenido, te vamos a hablar de estas 6 trampas urbanas que debes evitar al conducir la moto con lluvia. Una recomendación: evita siempre estas trampas, incluso en seco, en tu día a día, y así lo convertirás en una costumbre. Esta práctica te vendrá muy bien cuando la necesites de verdad.

Moto y lluvia

1. Alcantarillas y tapas de registros

Esto es un buen ejemplo de “esas cosas que siempre deberías evitar en moto”, independientemente de que esté seco o mojado. El metal de las alcantarillas, las tapas de registro, las rejillas del metro, etc., siempre son especialmente resbaladizas. Una pequeña capa de agua, por fina que sea, las convertirán en una pista de patinaje y te pueden da un buen susto si pasas con las ruedas ligeramente inclinadas o si frenas sobre ellas. En caso de lluvia huye de estas tapas y de cualquier superficie metálica que puedas encontrar en la calle, como las también temibles planchas metálicas que cubren zanjas u obras en la calzada.

2. Carriles bus

Un carril bus que también permita la circulación de las motos puede suponer una gran ventaja cuando más se congestiona el tráfico, pero en caso de lluvia quizá no resulte tan buena idea. Si lo utilizas, ándate con mi ojos. En un carril bus no es raro encontrar restos de combustible o aceites, y si esas sustancias ya son resbaladizas de por sí, con agua son como pisar puro hielo. Si no te queda más remedio que utilizar un carril bus trata de circular a los lados del carril, pero no por el centro. Así tendrás menos posibilidades de pisar sustancias que te puedan ocasionar un susto.

3. Gasolineras

En las gasolineras también puedes encontrar trampas resbaladizas que se acentúan en cuanto la lluvia hace su aparición. Por un lado, porque muchas utilizan pavimentos de cemento pulido que de por sí ya ofrecen poco agarre y mucho menos si está mojado. Y por otro, porque en las gasolineras es propicio que pueda haber manchas de combustible junto a los surtidores. Aunque los surtidores estén bajo techo el suelo siempre se moja porque antes que tú habrán pasado otros vehículos con las ruedas mojadas, y si a una mancha de diesel le añades además un poco de agua… más vale que ni la pises ni toques el freno delantero sobre ella.

Moto y lluvia

4. Pasos de cebra

Los pasos de cebra son otro clásico cuando hablamos de trampas urbanas al circular en moto. Y otro buen ejemplo de los elementos que debes evitar pisar siempre, llueva, haga sol, esté seco o mojado. Es una muy buena costumbre “jugar” a pasar siempre entre las líneas de los pasos de cebra y a no inclinar la moto sobre ellos. La pintura hace desaparecer la adherencia del asfalto y unos neumáticos fríos te pueden jugar una mala pasada. Si llueve y está mojado más todavía y pisar un paso de cebra cuando cambiamos de calle e inclinamos la moto para girar no es buena idea. Acostúmbrate a evitarlo siempre y te será más sencillo hacerlo en mojado. Lo harás sin pensar.

5. Charcos que esconden agujeros y socavones

Normalmente, cuando no llueve y el terreno está seco, es fácil ver los agujeros y socavones que pueden aparecer a nuestro paso, pero si llueve solo veremos charcos. Un charco puede ser un charco, sin más, pero un charco también puede ser un agujero en el asfalto lleno de agua. Conclusión: no pases por encima de los charcos. No sabes la profundidad que pueden tener y si meterás la rueda en un socavón inesperado que puede provocar un susto o incluso una caída. La acumulación de agua puede esconder muchas trampas por lo que siempre es recomendable evitar pisar cualquier tipo de charco cuando circulamos en moto por la ciudad.

6. Señalización horizontal

La señalización horizontal es aquella que está pintada sobre el asfalto. Es fundamental para la correcta circulación de los vehículos, pero puede convertirse en un peligro cuando llueve y la calzada está mojada. Ocurre exactamente lo mismo que con los pasos de cebra, la adherencia de los neumáticos de nuestra moto es escasa sobre la pintura y más escasa aún cuando la pintura está mojada. Como ya hemos repetido una y otra vez anteriormente, acostúmbrate a no pisar la señalización horizontal de las calles en todo momento. Puedes convertirlo incluso en un juego de tu día a día, solo así conseguirás que cuando llueve y las cosas se complican el hecho de evitar estos peligros te salga de manera automática.

¡Esperamos que estos consejos para evitar trampas os ayuden a conducir una moto con lluvia!

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Redacción Moto1Pro

Fotos:

Honda, Tucano Urbano, Archivo

Publicado el 22/01/2020

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #114: ¡Dulce libertad!

En el número 114 de Moto1pro retomamos las pruebas de motos después de la cuarentena con dos modelos sumamente interesantes para esta nueva era, la BMW F 850 GS Adventure, una moto que nos permitirá movernos sin límites en todos los escenarios, y la Honda Scoopy 125, una de las mejores herramientas de movilidad en ciudad. Además te contamos cómo revisar tus neumáticos, qué motos puedes llevar con el carnet de coche… y todo ello acompañado como siempre de nuestras secciones habituales.